CityLab Medio Ambiente

Diez íconos del turismo americano que están en riesgo por el cambio climático

Un nuevo reporte revela los sitios patrimoniales que se podrían perder o dañar en los años que vienen.
Logo CityLab small
26 May 2016 – 10:05 AM EDT

Cada vez es más claro que los seres humanos ya vivimos en un mundo donde los fenómenos meteorológicos extremos están aumentando en frecuencia e intensidad.

Esta mañana, el Programa Ambiental de las Naciones Unidas, junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y la Unión de Científicos Preocupados, publicaron un reporte que analiza el peligro que el cambio climático presenta para una serie de íconos turísticos y patrimoniales del mundo.

El informe detalla la situación de 31 sitios en 29 países que podrían verse afectados, incluyendo Venecia, Stonehenge y el parque Yellowstone, entre otros. La creciente incidencia de desastres naturales, inundaciones, sequías, el aumento del nivel del mar y otros eventos extremos pueden causar la desaparición de unos veinte de estos sitios. Esto además pone en riesgo las economías locales de estas áreas, que han crecido alrededor del turismo a los sitios.

“El cambio climático está afectando los sitios de Patrimonio de la Humanidad a través de todo el planeta”, dijo Adam Markham, autor principal del reporte y vicedirector del Programa de Clima y Energía en la Unión de Científicos Preocupados. “Algunas de las estatuas de Isla de Pascua están en riesgo de perderse al mar por la erosión de la costa... El cambio climático podría eventualmente implicar que algunos de estos lugares pierdan su estatus como sitios de Patrimonio de la Humanidad”.

Estos son algunos de los lugares en América que están en riesgo, de acuerdo al reporte:

1. La Estatua de Libertad, EEUU

El aumento del nivel del mar y las tormentas extremas son lo que más amenazan el futuro de este sitio tan famoso. Desde la década de 1850, el nivel del mar en esta área ha aumentado alrededor de medio metro. Por toda la costa atlántica, incluyendo en Nueva York, este incremento ha sido cuatro veces más rápido que en el resto de la costa de Estados Unidos.

El peligro se hizo muy claro en 2012, cuando el Huracán Sandy golpeó a Nueva York. Esta “supertormenta” fue de 1,600 kilómetros de ancho, más grande que el Huracán Katrina que afectó a New Orleans en 2005. Durante ese evento, las inundaciones sumergieron un 75% de la Isla de Libertad. Aunque la estatua no se vio afectada, el daño en el resto de la isla costó unos 77 millones de dólares en reparaciones.

Eventualmente, puede que toda la isla quede sumergida bajo del mar, o que una tormenta la dañe tanto que no se pueda reparar.


2. Parque Nacional de Mesa Verde, EEUU

Mesa Verde, en Colorado, conserva la cultura de varias tribus indígenas, como los Hopi, Laguna y Zuni. Aquí se puede ver evidencia de los hogares que ellos construyeron antes de mudarse al sur, quizás por cambios climáticos que ya estaban pasando en esta región.

Hoy en día, las temperaturas en el área están aumentando más y más. Desde 1950 el área ha estado más calurosa que en cualquier otro momento en los últimos 600 años. Esto ha implicado sequías y una probabilidad más alta de incendios forestales. Los entre 400 y 500 sitios arqueológicos de Mesa Verde están en grave peligro por estos incendios, inundaciones repentinas y erosión.

Esto podría afectar seriamente a la población de la zona, ya que el turismo en esta área atrae unos 47 millones de dólares estadounidenses a la economía local.

3. Cartagena, Colombia


Cartagena de Indias es famosa por sus extensas fortificaciones militares, las que tienen su origen en la conquista española. La ciudad fue fundada en 1533, pero ahora, debido a su posición en un elevación tan baja, corre gran peligro de desaparecer bajo del mar. La velocidad del aumento del nivel del mar en Cartagena ha sido más que dos veces más rápido que en el resto del Caribe, debido en parte a la urbanización tan rápida.

Esta ciudad de 1.4 millones de residentes atrae 500,000 turistas al año y más de un 30% de los trabajos en Cartagena están involucrados en el turismo. Modelos climáticos actuales predicen que en el año 2040 un 25% de la población del área se vería afectada por inundaciones durante marea alta.


4. Coro, Venezuela

Este puerto es uno de las destinos turísticos más populares en Venezuela. Fue fundado en 1527 y encuentra sus raíces en el inicio de la colonización española. La ciudad es famosa por sus construcciones de adobe y tierra reforzada. La intensidad de nuevas tormentas es lo que más amenaza estos edificios, causando goteras en techo y otros problemas estructurales en las casas viejas e históricas, junto con desprendimientos de tierras que pueden destruir cuadras enteras de propiedades.

5. Parque de Yellowstone, EEUU

Se trata de 9,000 majestuosos kilómetros cuadrados en las montañas del noroeste de Estados Unidos. Pero los científicos están preocupados ya que, desde 1895, las temperaturas promedio en la zona del oeste del país han aumentado en 1.17 grados Celcius. Se prevee que en el parque el aumento sea de entre 4 y 5.6 grados Celcius para finales del siglo, lo que afectaría a los glaciares y la nieve del área y, por supuesto, a la rica flora y fauna del lugar, que incluye osos pardos, alces y cisnes. Además, se espera que los incendios se incrementen en un 600% o más.

“Esto es algo mayor a cualquier cosa que hayamos experimentado”, dijo Ann Rodman, científica experta del parque. “Potencialmente esto puede afectar todo lo que ves cuando vienes a visitar a Yellowstone”.

6. Las Islas Galápagos, Ecuador

Estas islas son conocidas en todo el mundo por su rol en el descubrimiento de la teoría de la selección natural. Charles Darwin las visitó en 1835 y fue ahí donde observó cómo los animales (particularmente los pinzones) comenzaron a cambiar poco a poco para sobrevivir en diferentes entornos.

El turismo representa 50% de los ingresos de las islas. Genera 418 millones de dólares cada año para Ecuador, de los cuales 61 millones se quedan en la economía local. La falta del turismo sería un desastre para la gente que vive ahí. Desafortunadamente, la incidencia creciente de fenómenos como El Niño puede interrumpir el suministro de alimentos en el medioambiente de las islas. Las aguas calientes que recorren por los Galápagos reducen la población de pescados pequeños y algas, que forman parte de la dieta de muchos animales en el área, incluyendo los animales más importantes para el turismo, como las tortugas, iguanas y pingüinos.

7. Reservas Forestales del Atlántico Sureste, Brasil


Esta zona, que alguna vez se extendió por 134 millones de hectáreas, pero ahora está reducida a un 15% de lo que fue. En esta zona viven numerosas especies únicas, como el tamarino león dorado, un primate que está en riesgo de extinción. El cambio climático ha hecho que aumenten los incidentes de clima extremo y el nivel del mar, generando más inundaciones y aluviones de barro, dificultando aún más la sobrevivencia de estas especies.


8. Parque Nacional Huascarán, Perú

Este parque está situado en la Cordillera Blanca, la sierra tropical más alta del mundo. Huascarán es el pico más alto en Perú, llegando a los 6,768 metros (22,205 pies).

El turismo en esta área ha aumentado en los últimos años, de 112,000 visitantes en 2010 a más de 180,000 en 2014. Pero aún más importante que los ingresos que trae el turismo son los glaciares, que forman una parte fundamental del suministro de agua para la gente local. Desde la década de 1930, los glaciares se han reducido en un 30%, y varios de los más pequeños han desaparecido totalmente. Esto pone las comunidades andinas en la región en gran peligro de la escasez de agua.


9. Isla de Pascua, Chile

Las estatuas del Parque Nacional Rapa Nui encierran misterios que datan de entre el siglo XIII y XVI y no sólo son de gran importancia cultural, sino que son fuente de trabajo para los cinco mil habitantes de la isla, el punto más alejado del planeta. Alrededor de 60,000 personas las visitan todos los años.

Pero el cambio climático podría amenazar a algunas de estas estatuas. La mayoría de los llamados “moai” y los “ahu” están cerca de la costa, y están a la merced de la erosión que causa el agua. El cambio climático está generando olas de mayor intensidad y podrían incluso llegar a botar a las estatuas.

10. Old Town Lunenburg, Canadá

Esta antigua colonia británica es uno de los mayores atractivos de la provincia de Nova Scotia. 1.8 millones de turistas llegan a la zona todos los años entregando 115 millones de dólares a la economía. Pero el aumento del nivel del mar amenaza con afectar a las construcciones que están más cercanas al océano. Calles y edificios podrían ser inundados o incluso desaparecer y el Museo de la Pescadería del Atlántico, uno de los principales puntos de visita, está en serio riesgo.


El documento completo con la lista de los sitios en riesgo está disponible aquí.

Publicidad