null: nullpx
Astronomía

Detectan vapor de agua en un exoplaneta que podría ser "habitable"

Por primera vez un grupo de astrónomos ha detectado vapor de agua en la atmósfera de otro planeta con temperaturas que podrían soportar la vida, según un nuevo estudio. El exoplaneta K2-18b fue descubierto en el año 2015 y podría recibir casi la misma cantidad de radiación que la Tierra recibe de nuestro sol.
12 Sep 2019 – 9:59 PM EDT

Un grupo de astrónomos detectó por primera vez agua en la atmósfera de un planeta con dimensiones similares a las de la Tierra, lo que lo convierte en "el mejor candidato hasta ahora para ser habitable", según un estudio publicado este miércoles por la revista científica Nature Astronomy.

Se trata de un planeta llamado K2-18b, que fue descubierto en 2015 y tiene una masa ocho veces mayor a la Tierra. El estudio encontró evidencia de que el planeta alberga nubes que pueden producir lluvia. Estudios previos han encontrado la presencia de otros gases que son necesarios para la vida como la conocemos en atmósferas ricas en hidrógeno, que podrían albergar ciertas formas de vida.

El comunicado sobre el descubrimiento señala que la gran atmósfera del exoplaneta es muy espesa creando condiciones de alta presión que pudiera impedir que la vida, tal como la conocemos, exista en la superficie del planeta.

"La detección de vapor de agua fue bastante clara para nosotros", dijo Björn Benneke, autor principal del estudio y profesor del Instituto de Investigación de Exoplanetas de la Universidad de Montreal en una entrevista para el sitio Space.com.


El K2-18b está a 111 años luz, es decir, cerca de 650 millones de millas de la Tierra, lo que resulta demasiado lejos para enviar una sonda.

La única opción es esperar a que la próxima generación de telescopios espaciales pueda dedicarse a buscar gases en la atmósfera del planeta que sólo puedan ser producidos por organismos vivos dijo el Dr. Ingo Waldmann coautor del estudio de la University College de Londres en una entrevista para USA Today.

Benneke no descarta la posibilidad de que este exoplaneta pueda, en teoría, soportar algún tipo de vida, "ciertamente no hay ningún animal que se arrastre por este planeta", dijo Benneke, dado el hecho de que "no hay nada sobre que arrastrarse", porque el planeta no tiene realmente una superficie, añadió.

El científico señaló que posiblemente la mayor parte del planeta es una especie de núcleo rocoso que está rodeado por una enorme envoltura de gas hidrógeno que contiene algo de vapor de agua.

Aunque la investigación encontró evidencia de la existencia de nubes de agua líquida en el planeta K2-18b, la lluvia no se acumularía debido a la falta de superficie del planeta.

Beke asegura que a medida que la lluvia viaja a través del gas que rodea el núcleo del planeta, esta se calienta tanto que el agua vuelve a evaporarse en las nubes donde se condena y vuelve a caer.

Sin una superficie real, aterrizar en el paneta también sería casi imposible, debido a que el gas es tan espeso y tiene una presión tan alta que cualquier tipo de nave espacial creada en la Tierra y que pudiera ser enviada ahí sería destruida.


El nuevo planeta tiene un tamaño de más del doble de la Tierra y cuenta con una temperatura en la que se se puede tener agua líquida entre 0 y 40 grados centígrados.

El Dr. Angelos Tsiaras, miembro del equipo de la UCL, dijo al USA Today que encontrar agua en la atmósfera de un exoplaneta potencialmente habitable era "increíblemente emocionante"

Para llegar a estas conclusiones, el equipo de investigación analizó los datos de las observaciones del Telescopio Espacial Hubble que hicieron entre 2016 y 2017 del planeta K2-18 b pasando ocho veces frente a su estrella.

Esta técnica permite a los científicos detectar señales distintas de moléculas como el agua en la atmósfera de un planeta.

Mira también:


Tormenta de ‘estrellas fugaces’: las hipnóticas imágenes de las perseidas del fin de semana (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad