Autos y Famosos

La limusina presidencial de Donald Trump llega con un retraso de 20 meses

El Servicio Secreto ha sido hermético en relación a los detalles del nuevo carro presidencial, pero no hay duda de que es uno de los vehículos de cuatro ruedas más seguros y poderosos de la historia.
24 Sep 2018 – 6:21 PM EDT

En enero de 2017 la expectativa era grande para los seguidores del mundo del motor. No solo Estados Unidos estaba a punto de estrenar un nuevo presidente, sino que ese nuevo presidente inauguraría una nueva versión de la limusina presidencial, a la cual desde la presidencia de George W. Bush se le conoce como La Bestia.


La decepción fue enorme cuando a pocos días de la juramentación del nuevo presidente supimos que la nueva Bestia no estaría lista para el evento. El nuevo presidente debería usar la Bestia de Barack Obama por unos meses más. Fiel al secreto que rodea toda la logística para la movilidad presidencia, y que además está incluido en su mismo nombre, el Servicio Secreto encargado de la seguridad del presidente así como del mantenimiento y uso de la flota presidencial, no explicó las razones del retraso.


Los increíbles carros presidenciales de Estados Unidos y su historia

Loading
Cargando galería

Finalmente el pasado 23 de septiembre, a 20 meses y tres días de la juramentación de Donald J. Trump como presidente de Estados Unidos, la nueva limusina presidencia vio la luz pública en la ciudad de Nueva York, en ocasión de la celebración de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas 2018.

El Servicio Secreto no hay soltado prenda sobre las especificaciones técnicas o las amenidades con que cuenta el nuevo vehículo, pero nos aventuramos a adivinar que la ‘Bestia’ de Donald Trump no cuenta con una cama bronceadora, pero lo que sin duda si tiene son sistemas de seguridad tanto defensiva incluyendo ventanas y carrocerías a prueba de artillería pesada, como ofensiva con lanza cohetes capaces de causar daños considerables en la defensa de su ilustre pasajero y de dejar en ridículo al mejor de los carros de James Bond. También se rumora que la nueva limusina cuenta con recursos de comunicaciones y de primeros auxilios de alta tecnología.


El chasis de La Bestia proviene de la línea de camiones de trabajo pesado de General Motors y su carrocería imita en la medida de lo posible a la de un Cadillac CT6, de la misma manera en la que limusina de Obama trataba de recordar al desaparecido Cadillac DTS. Sin embargo, sus origenes camioneros se delatan en sus proporciones, así como en el hecho de que utiliza los mismos faros de la SUV Cadillac Escalade. Se rumora que su motor es una unidad turbo diésel de gran capacidad.

La Casa Blanca tendrá a su disposición una flota con un total de 15 Bestias, a un costo de 15.8 millones de dólares.


Lea también:

Más contenido de tu interés