null: nullpx
Autos Históricos

¿Quién recuerda a la station wagon?

El que una vez fue el vehículo familiar por excelencia hoy es poco más que un recuerdo de otra época.
25 Feb 2016 – 6:26 PM EST

Simón Gómez @simongomezv

Para quienes crecimos durante los años 70 estos vehículos fueron una presencia ineludible. Se trataba de versiones de techo largo y portón trasero, muchas de ellas con algún tipo de espacio para pasajeros en el área de carga, de los mismos sedanes que generalmente servían como el primer auto del hogar. El idioma castellano no les dio nunca un nombre, lo que permitió que el público de cada país de habla hispana las llamara como les dio la gana. Por eso se las conoce como combi, estate, familiar, camioneta familiar, techo largo, dos volúmenes y hasta ranchera como les decíamos en mi Venezuela natal. Pero lo cierto es que hoy poca gente sabe que existen y pocos fabricantes las siguen vendiendo, especialmente en los Estados Unidos, el país donde irónicamente se inventó el concepto de la station wagon.


Desde sus humildes orígenes al inicio del siglo XX como un medio de transporte concebido para llevar a los ricos y famosos con su equipaje a las estaciones de tren (de allí su nombre en ingles), ya para los años 50 estas camionetas eran el vehículo familiar por excelencia y solían ser el más alto exponente de la línea de autos a la que pertenecían. Algunas de ellas incluso mostraban en sus niveles más altos unas vistosas aplicaciones de papel adhesivo con textura de madera en homenaje a las carrocerías de madera que utilizaron en sus sus primeros días. En 1954 Ford se atrevió a mercadear a la station wagon como un símbolo de liberación femenina, cuando le dijo a la ama de casa suburbana de los Estados Unidos que la station wagon sería el instrumento que las liberaría del yugo de la labor doméstica, promoviendo así el concepto del garaje de dos vehículos, algo que en aquellos días era practicamente ciencia ficción.


¿Quién recuerda a la station wagon?

Loading
Cargando galería

El principio del fin de la station wagon en los Estados Unidos comenzó en el otoño de 1983 con la llegada de la minivan introducida por Chrysler con sus modelos Dodge Caravan (próxima a desaparecer) y Plymouth Voyager (ya desaparecida). Con puertas corredizas, tres filas de asientos de verdad y una posición alta de manejo que proporcionaba un amplio comando tanto sobre la vía como sobre los pasajeros, la minivan ofrecía una versatilidad con la que la station wagon apenas podía soñar.


La minivan que hoy vemos como lugar común, representó en aquel entonces una verdadera revolución en el panorama automotriz mundial, en la que el estilo pasó a segundo plano desplazado por la enorme utilidad y conveniencia que el nuevo auto ofrecía. El efecto de la minivan, a la que todos los fabricantes corrieron a imitar, sobre las ventas de la station wagon fue severo.

El golpe de gracia a la station wagon fue propinado por la llegada de las CUVs o crossovers a principio del siglo en curso. Estas camionetas, promocionadas como vehículos que proporcionan la conveniencia de una SUV y el manejo seguro y fácil de un auto de pasajeros, invirtieron la ecuación haciendo al estilo popular de nuevo y a la minivan profundamente anticuada.

Hoy cuando sólo Volkswagen y algunos fabricantes europeos de autos de lujo se molestan en traer algunos modelos, en los Estados Unidos la station wagon es un recuerdo de otra época. Sin embargo, descartarla totalmente sería un error. En Europa, donde la mayoría de las CUVs y minivans son considerados vehículos excesivamente voluminosos, la station wagon ha mantenido su popularidad y aquí las CUVs poco a poco parecen recordar más a las antiguas rancheras que a las SUV que originalmente imitaban.


Hace pocos días una diseñadora de Volvo compartía con nosotros su convicción de que la station wagon está lista para un regreso triunfal, y aunque sin ninguna duda sus palabras estaban influenciadas por el lanzamiento de la Volvo V90 2017 la más reciente station wagon del fabricante sueco, sus palabras no dejaban de sonar sinceras. La station wagon dejó de estar de moda hace tanto tiempo que a nadie debería extrañar que se ponga de moda otra vez. La pregunta ahora es ¿regresará con madera falsa?


Más contenido de tu interés