Autos Eléctricos

China eliminará producción y venta de vehículos de motor de combustión interna

La medida sería similar a las anunciadas por los gobiernos de Francia y Gran Bretaña en julio pasado y contrasta con el renovado empuje por la explotación de fuentes de energía fósiles por parte de Estados Unidos.
14 Sep 2017 – 1:38 PM EDT

China anunció en fin de la “ producción y venta de vehículos que utilizan energía tradicional”, según indica un reporte de la agencia AP. El anuncio, referente a vehículos diesel y a gasolina, fue hecho Xin Guobin un viceministro de industria del gobierno chino frente a los asistentes a un foro sobre temas automotrices en la ciudad de Tianjin la semana pasada. Según el voceros gubernamental, los entes reguladores locales ya están llevando adelante la investigaciones necesarias -incluyendo el calendario-, para la implementación de la medida en ese país que desde 2009 es el mercado automotriz más grande del planeta. Xin concluyó diciendo que el gobierno chino elevará a los vehículos de energía renovable a “un nuevo nivel estratégico”.

La medida sería similar a la anunciada por el gobierno del presidente de Francia Emmanuel Macron, que prohíbe la venta de automóviles con motores de combustión interna en ese país a partir de 2040. Gran Bretaña hizo un pronunciamiento similar en julio pasado y Alemania dice estar estudiando la implementación de una política análoga, sin comprometerse a una fecha específica.

Sin embargo en el caso de China, que con 23 millones de vehículos nuevos adquiridos en 2016 representa el 30% de las ventas de automóviles a nivel mundial, la medida supone un verdadero sisma para la industria automotriz global y puede resultar siendo el catalizador de la muy esperada revolución de los autos eléctricos. En 2016 China dio un salto enorme sobre Estados Unidos en las ventas de autos eléctricos con un total de 336,000 unidades, el equivalente al 40% de las ventas mundiales. Las ventas de autos eléctricos en Estados Unidos ese año fueron de 159,620 unidades.

Cuando finalmente se concrete la medida, China no sólo se unirá a las tres principales naciones industrializadas de Europa occidental, sino también a un puñado de naciones pioneras que no quieren jugar un papel secundario en el ocaso del motor de combustión interna. India, el sexto mercado automotriz global y uno de los de más rápido crecimiento, anunció el pasado mes de junio la prohibición de la venta de automóviles con motores de combustión interna a partir de 2030. Ese mismo mes Noruega, la nación líder en términos porcentuales en comercialización de autos eléctricos, anunció una medida similar a ser implementada el 2025. El pasado 5 de septiembre el gobierno de Escocia anunció 2032 como su plazo para el fin de la venta de autos diésel y a gasolina.

Estas medidas contrastan con la salida de Estados Unidos del acuerdo de París y con el renovado empuje por la explotación de la energía fósil por parte del gigante norteamericano. Los pronunciamientos de las autoridades estadounidenses en la materia hacen impensable creer que el gobierno de Donald Trump pudiese anunciar una prohibición de la venta de autos con motor de combustión interna, ni siquiera a largo plazo, abdicando a favor de China el liderazgo en el avance hacía el futuro de la energía.


El Smart Vision EQ Fortwo le da forma al futuro de la movilidad urbana

Loading
Cargando galería

Lea también:

RELACIONADOS:Autos EléctricosPlanetaChina

Más contenido de tu interés