null: nullpx
Asesinatos

Cómo la Policía salvó a la novena víctima del 'jardinero asesino' que enterraba los cadáveres en macetas

Bruce McArthur, de 67 años, se declaró culpable de ocho muertes en una corte de Toronto, Canadá. Durante el primer día del juicio, la evidencia presentada era tan fuerte que el fiscal advirtió a los presentes que consideraran que estando ahí se podría ver afectada su salud mental por los escabrosos detalles del caso.
5 Feb 2019 – 12:55 AM EST

Bruce McArthur, conocido como el 'jardinero asesino' de Toronto, enfrenta a la justicia en una corte de Canadá donde este lunes inició la presentación de evidencia en un juicio en el que se le acusa de asesinato en primer grado de ocho hombres gay entre 2010 y 2017. La semana pasada el acusado se declaró culpable de estos cargos.

Las ocho víctimas de McArthur, cuyos nombres fueron leídos en el tribunal mientras él reconocía ser su asesino, eran de la comunidad gay y, en muchos casos, pertenecían a minorías étnicas.

Los restos de estos hombres fueron encontrados en grandes macetas que McArthur, de 67 años, guardaba en la propiedad de unos ancianos a los que él ofrecía sus servicios de jardinería a cambio de que ellos le dejaran almacenar todas sus herramientas de trabajo allí.

La evidencia presentada durante el primer día del juicio fue tan fuerte que el fiscal Michael Cantlon advirtió a los presentes en la corte –de manera inusual– que cada uno se preguntara si era necesario estar allí, pues los detalles que presentarían serían muy pertubadores y podrían afectar su salud mental.

Uno de ellos fue la prueba que encontraron en una memoria USB de McArthur donde había nueve carpetas con el nombre de cada una de sus víctimas, que contenían archivos como fotos de los hombres desde que empezaba a estudiarlos hasta que los mataba y luego los fotografiaba desnudos con abrigos de piel y sombreros.

Al menos a uno de los cadáveres le pegó con cinta los parpados para mantener sus ojos abiertos y a otros les puso cigarrillos sin encender en la boca.

El acusado le rasuró la cabeza a algunas de sus víctimas y también sus barbas luego de estrangularlos, luego guardaba ese cabello en bolsas Ziploc que tenía escondidas en una caseta cerca del cementerio de Toronto, según describieron los fiscales en la corte.

La Fiscalía reveló que este asesino en serie también guardó "recuerdos" de sus víctimas, como joyería y determinó que los crímenes tuvieron una razón sexual, que implicaron cierto nivel de escenificación.

Durante meses, tras su arresto, los investigadores buscaron restos humanos de posibles víctimas en más de 100 propiedades en las que trabajó como jardinero.

Las víctimas que se conocen hasta ahora fueron identificadas como Andrew Kinsman, de 49 años; Selim Esen, de 44; Majeed Kayhan, de 58; Soroush Mahmudi, de 50; Dean Lisowick, de 47; Skandaraj Navaratnam, de 40; Abdulbasir Faizi, de 42, y Kirushnakumar Kanagaratnam, de 37.

Por cada asesinato, McArthur enfrenta una sentencia de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional en 25 años. La sentencia será dictada este miércoles.

Su última víctima, la única que sobrevivió

McArthur fue arrestado en enero de 2018 tras años de rumores en el barrio gay de Toronto sobre la presencia de un asesino en serie responsable de la desaparición de varios hombres.

La víctima que llevó a las autoridades a detener al acusado fue identificado en corte solo como 'John', un hombre casado que su familia desconocía que fuera gay y que conoció a McArthur por una aplicación de citas. Encajaba perfecto en el perfil de las víctimas anteriores del sospechoso.

McArthur llevó a su apartamento a este hombre, que había llegado hacía cinco años a Canadá desde el Medio Oriente. Los mensajes de texto entre ambos revelaban que habían decidido mantener su relación en secreto.

Cuando 'John' llegó a la residencia, el supuesto asesino le dijo que "quería intentar algo diferente" y sacó unas esposas. Lo encadenó al marco de la cama y le puso una bolsa negra en la cabeza, que no tenía agujeros para ver o respirar. Cuando el hombre trató de quitarse la bolsa, McArthur intentó taparle la boca con cinta.

Pero en ese momento la Policía tocó la puerta y la novena víctima de este asesino en serie salvó su vida.


Antecedentes con la Policía

A pesar de todo, la Policía de Toronto no aceptó que se tratara de un asesino en serie sino hasta mucho después de su detención.

La respuesta de las autoridades ha sido duramente criticada por las organizaciones de defensa de los derechos de personas LGTB que han denunciado su falta de interés para resolver los delitos que afectan a comunidades marginadas.

Tras el arresto de McArthur, se supo que no era la primera vez que había tenido contacto con la Policía. Fue condenado en 2003 por atacar a una pareja sexual con un barra metálica.

Además, fue interrogado en dos ocasiones por la Policía. En la segunda ocasión, en 2016, fue entrevistado después de que un hombre denunciara que él intentó estrangularlo, pero las autoridades nunca le imputaron por ese ataque.

Las autoridades de Toronto ahora han lanzado una revisión de decenas de casos de personas desaparecidas entre 1975 y 1995 para averiguar si están relacionadas con este asesino serial.

Mira también:


30 años de la ejecución de Ted Bundy: el asesino serial que estremeció a EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AsesinatosJuicios MuertesLGBTQCanadá
Publicidad