Apps

La Frikiplaza, el epicentro de cazadores de Pokémon en México

Pokecomida, pokeropa, pokeamigos… la fiebre de Pokémon Go invade la Ciudad de México un día después de la presentación oficial de la aplicación de moda en el país. Mira hasta dónde llega la fiebre por este juego.
5 Ago 2016 – 9:35 PM EDT

Algo nuevo está ocurriendo en la Ciudad de México. Un hombre y una mujer se dan un beso en señal de premio: han capturado un pokémon. Luego se abrazan. Su mirada regresa al camino y luego al celular y otra vez miran al frente . "Hay otro allá", señala la chica. “Es Charmander”, agrega. Caminan mochila al hombro, visten pantalones cortos, gafas de sol, gorra y llevan una batería de emergencia para su celular.

¿Un beso por un pekémon? Sí, y no es lo único nuevo que ocurre en el primer cuadro del Centro Histórico de la ciudad: adentro de la FrikiPlaza, que está sobre la Avenida Central, Lázaro Cárdenas, venden pokebolas de arroz hervido, las cuales se pueden comer solas o, por 70 pesos mexicanos (3.7 dólares), se convierten en un pokecombo (comida completa, que incluye ramen).

También hay pokesodas, cupcakes con forma de pokemones legendarios como Articuno, o un onigiri de Pikachu (figura de arroz relleno de fruta o carne). Pura ‘comida de campeones’.

Todo para los 'maestros Pokémon'

Bake a Geek, Gohan Shop y Kazoku son restaurantes de la FrikiPlaza que han capitalizado con éxito esta tendencia anime, modificando sus menús y mezclando el diseño y el arte culinario, los colores y las formas, dando como resultado un referente inmediato a la caricatura de los Pocket Monsters, creada en 1997 por los japoneses Satoshi Tajiri, Junichi Masuda y Ken Sugimori.

En uno de los puestos de esa plaza ubicada en el corazón de México, atiende Yeraldin, quien se encuentra dentro de un traje de Pikachu. La joven de 19 años asegura a Univision Noticias que no se trata de un uniforme de trabajo, sino que se puso ese atuendo por gusto.

Venta de productos Pokémon en la FrikiPlaza

Loading
Cargando galería

“Cuando salgo así a la calle, más que de forma agresiva, la gente me mira con curiosidad”, dice Yeraldin, mientras su rostro se le llena de simpatía en señal de orgullo.

Ella y al menos una decena de comerciantes entrevistados por Univision Noticias cuentan que el fenómeno Pokémon siempre ha existido en México, pero gracias a la aplicación móvil Pokémon GO –que desde el 3 de agosto se encuentra disponible de forma legal al mercado mexicano- se han disparado sus ventas.

Lo que más se vende son: gorras como la del personaje animado Ash Ketchum, chalecos, guantes, fundas protectoras para celular, medallas, y todo lo necesario para ser un ‘maestro Pokémon’.

Los precios no son del todo elevados, aunque hay piezas que son importadas y se les agrega un impuesto, pero lo cierto es que ningún artículo rebasa los 1,000 pesos mexicanos (54 dólares).

“Antes los clientes buscaban cosas de Pikachu, Charmander, de esos pokemones ya muy conocidos, pero ahora con la aplicación vienen y preguntan por unos bien raros”, explica Cinthya, quien vende camisetas y chaquetas para cosplay.

‘Vamo a calmarno’

Los habitantes de la Ciudad de México llevan cerca de un mes adaptándose a esta fiebre Pokémon. Desde hace cuatro semanas, cuando se inauguró en EEUU, Australia y Nueva Zelanda, muchos jóvenes, niños y adultos mexicanos se las ingeniaron para descargarse la app de manera ilegal y comenzaron a cazar estas bestias virtuales en la Alameda Central, que es uno de los parques históricos de la capital de México, y donde ahora, además de turistas, vendedores ambulantes, árboles de jacaranda y fuentes, hay “pokemones interesantes”.

El oficial A. Velázquez de la patrulla PL605CI afirma que hay un operativo permanente para resguardar la seguridad de estos ‘maestros Pokémon’.

Si bien no se ha suscitado alguna emergencia, el olfato policiaco de Velázquez le indica que puede ocurrir en cualquier momento, dice a Univision Noticias.

Y así como hay parejas cazando pokemones, también hay niños, familias enteras, gente sola, oficinistas y hasta aquellos que todavía no saben bien cómo funciona Pokémon GO.

La brújula en común, y donde coincide la mayoría de estos nuevos ‘cazadores’, es que se sienten parte de un grupo, de una tribu. "Conoces a mucha gente, que llegan y te preguntan si has visto a un Pikachu, y les dices que está por allá”, asevera Alan, quien comparte a Univision Noticias que a las personas que conoce los llama “pokeamigos”.

Y esos “pokeamigos” van y vienen por toda la Alameda Central, son ellos los que al final de cuentas socializan, se cuidan, se preguntan nuevas rutas o consejos de seguridad. Lo cual hace recordar que fue Sigmund Freud quien explicó que el hombre se siente bien en grupo porque se olvida de cargar con el 'Yo'.

Publicidad