null: nullpx
Animales

Se despertó y se dio cuenta de que su cabeza estaba adentro de la boca de un oso

Cerca de las 4 am Dylan sintió un crujido mientras dormía en un campamento cerca en la montaña en Colorado. "El ruido, supongo, eran sus dientes raspando contra mi cráneo", dijo el joven.
10 Jul 2017 – 6:23 PM EDT

Guardaparques están buscando a un oso negro potencialmente agresivo que atacó a un empleado del campamento adventista Glacier View Ranch, ubicado al noroeste de Boulder en la ciudad de Ward, Colorado.

Empleados de las instalaciones le dijeron al canal local ABC Denver7 que el joven de 19 años, llamado Dylan, se despertó con el oso mordiéndose la cabeza e intentando arrastrarlo.

El ataque ocurrido cerca de las 4 de la mañana del domingo despertó también a los compañeros del joven que intentaron asustar al oso para salvar la vida de Dylan. El animal lo arrastró aproximadamente a 10 pies pero finalmente se alejó por su cuenta.

"El ruido, supongo, eran sus dientes raspando contra mi cráneo", dijo Dylan al canal local.

"Me agarró, me tiró, luego me mordió la cabeza y me arrastró", dijo el adolescente que describió el momento como "interminable". Dylan fue llevado luego al hospital con heridas leves.

Dylan dijo que su experiencia no ha cambiado su actitud hacia los osos. El joven, que enseña supervivencia en el campamento, ya se reincorporó a sus tareas aún con las heridas en curación.

"No tengo miedo de los osos ni a dormir al aire libre. Solo hay que ser consciente y respetar a los animales", dijo.

Las autoridades están buscando el oso, que probablemente será inyectado letalmente, según detalló la agencia AP.

El campamento pertenece a la Conferencia de Rocky Mountain de Adventistas del Séptimo Día, informó el AP. En su web describen el área como un sitio "seguro". Allí confirmaron el ataque y dijeron que no cancelarían los siguientes campamentos de verano en los que esperan que asistan unos 100 niños y adolescentes.

Este caso sucede apenas semanas luego de otros reportes similares de ataques de osos, incluyendo dos que resultaron fatales en Alaska.


El 18 de junio pasado, el joven de 16 años Patrick Cooper de Anchorage, murió en medio de una carrera en la montaña al desviarse del trazado de la competencia.

Un día después, una trabajadora de 27 años llamada Erin Johns murió en un ataque a 275 millas al noreste de Anchorage.

La agencia AP dice que autoridades dicen que estaban desconcertados por el alza en los ataques de osos, aunque los números pueden fluctuar de año en año.

Los parques nacionales más visitados de EEUU

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AnimalesPlaneta
Publicidad