Animales

Matan al jaguar que llevaron a la exhibición de la llama olímpica en Brasil

El animal, una hembra de 17 años llamada Juma, se escapó e intentó embestir a un veterinario. Le dispararon al ver que los dardos tranquilizantes no hacían efecto. El comité organizador del evento deportivo cuestionó la presencia del felino en la ceremonia.
22 Jun 2016 – 3:33 AM EDT

Militares brasileños sacrificaron a un jaguar que escapó e intentó embestir a un cuidador poco después de ser exhibido al paso de la antorcha olímpica por la ciudad amazónica de Manaos (norte), un hecho que el comité organizador Rio-2016 reconoció como un error.

El jaguar, considerado el símbolo de la Amazonia y en peligro de extinción, fue abatido con disparos de armas de fuego al mediodía del lunes, luego de que los dardos tranquilizantes no hicieran efecto.

"En la transición de un lugar a otro dentro del zoológico, el jaguar se escapó y corrió. Fue perseguido y se siguió el protocolo con disparos de cerbatana, pero aún con cuatro tiros se dirigió hacia un veterinario, y para resguardar la integridad física del cuidador, fue sacrificado", explicó a la AFP el coronel Luiz Gustavo Evelyn, que opera en la unidad donde se produjo el incidente.

Juma, como había sido bautizada la hembra abatida de 17 años, vivía en un zoológico que funciona dentro de un comando militar de la Amazonia junto a otros cinco o seis congéneres y acababa de ser exhibida junto a la llama olímpica, que recorre el país antes de llegar a Rio de Janeiro para la apertura de los Juegos el próximo 5 de agosto.

El comité organizador del evento deportivo cuestionó la presencia del felino en la ceremonia.

"Nos equivocamos al permitir que la antorcha olímpica, símbolo de paz y unión entre los pueblos, fuera exhibida al lado de un animal salvaje atado. Esa escena es contraria a nuestras creencias y valores. Estamos muy tristes con el desenlace que se produjo tras el paso de la antorcha. Garantizamos que no veremos más situaciones así en los Juegos Rio 2016", señaló la institución en un comunicado.


El felino había sido rescatado de cachorro por el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Ibama) y estaba acostumbrado al trato con humanos. Era una de las atracciones del zoológico, mantenido por el cuerpo del ejército con personal especializado en fauna salvaje.

"Juma era un animal dócil acostumbrado a vivir entre la gente en el centro" de instrucción, se lee en el comunicado del ejército.

Ibama dijo a la agencia noticiosa Amazonia Real que no autorizó la presencia de Juma en el evento.

"Es desafortunado y triste que estos animales sean expuestos en eventos como este", dijo Ibama a Amazonia Real.

Diogo Lagroteria, veterinario y analista ambiental de Ibama, dijo al portal de noticias G1 que un jaguar nunca podrá ser considerado como un animal dócil o domesticado.

"El incidente ocurrió por el simple hecho de que se trata de un jaguar, y los animales salvajes siempre serán animales salvajes. No existe manera de predecir su reacción a este tipo de situaciones".

El Centro de Instrucción de Guerra en la Selva abrió un proceso para investigar el hecho

Otro jaguar llamado Simba, que es la mascota del regimiento, sí formó parte de la ceremonia fuera de su lugar habitual de cautiverio.

"Ninguna de ellos es salvaje. Son animales criados en cautiverio (...). Fue muy triste", apuntó el coronel Evelyn.

"Un evento no tuvo que ver con el otro. Infelizmente ocurrió el día de la antorcha, pero estaba en el zoológico (...). El animal participó del acto porque la antorcha pasó por dentro del zoológico", detalló Evelyn.

Según el Ipaam, los jaguares que permanecen en cautiverio en el estado de Amazonas han sido frecuentemente capturados a edades tempranas, "generalmente por la muerte de la madre al defenderse de predadores o por traficantes de animales silvestres para venderlos y que sean criados ilegalmente".

El jaguar es el mayor felino de las Américas y puede llegar a pesar 297 libras (135 kilogramos). Su reinserción en ambientes naturales es compleja y, según el organismo ambiental, la mayoría de las veces terminan siendo destinados a cuidadores autorizados o zoológicos.

La muerte del jaguar se suma a los recientes sacrificios de un gorila en un zoológico de Cincinnati y de caimanes en Walt Disney World en Orlando. Tales muertes han generado indignación en defensores de los derechos de los animales.

La organización Personas por la Ética en el Trato de los Animales (PETA) emitió un comunicado en el que exhortó a "todos los que estén molestos por la muerte innecesaria de este jaguar, del gorila Harambe, y de otros animales silvestres explotados, a mantenerse alejados de cualquier empresa que ponga seres vivos en exhibición para el entretenimiento de los humanos".

RELACIONADOS:AnimalesBrasilAmérica Latina
Publicidad