Animales

La muerte del gorila Bantú, el escándalo que destapó las irregularidades en el zoológico de Chapultepec

Este caso destapó la cloaca sobre las cosas que no funcionan como deberían en el recinto, como lo confirmaron su exdirectora y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.
19 Ago 2016 – 7:35 PM EDT

Una tarde ordinaria en un día de vacaciones de verano, los pasillos del zoológico emblema de la capital mexicana ven pasar a familias enteras. En la jaula de las jirafas, una grulla picotea los cables que un grupo de trabajadores dejó ahí, cables en otro punto cubiertos por agua y mismos que los niños pueden pisar.


Generaciones enteras hemos crecido visitando el Zoológico de Chapultepec, dentro del bosque que lleva el mismo nombre y enclavado en la zona turística del Paseo de la Reforma. Sin embargo, tristemente, de él se ha hablado más en las últimas fechas después del deceso del gorila Bantú en julio pasado, en medio de un procedimiento para trasladarlo con fines reproductivos a Jalisco, en el occidente mexicano.

Esta misma semana, Tanya Müller, titular de la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA) de la capital mexicana, compareció ante la asamblea legislativa local, y afirmó que, de acuerdo a los estudios, Bantú no murió por una sobredosis de anestesia, sino porque tenía un padecimiento que no le fue detectado a tiempo y no resistió la sedación para ser trasladado por vía terrestre.

Sin embargo, la activista por los derechos de los animales Marielena Hoyo -quien por casi 15 años dirigió el zoológico- cuestiona el procedimiento en su conjunto: “A Bantú se le debía practicar un examen cardiaco máximo cada dos años, si no era posible anual. Sin embargo, la última vez que fue sometido a una contención química fue hace seis años, en 2010”.

Bantú estaba enfermo y no lo habían detectado

Eso lo admitió en su comparecencia la propia Müller: “El maestro en ciencias Javier Ojeda Chávez, junto con el personal responsable de la atención y cuidado de Bantú, consideraron que su estado general de salud no mostraba signos que pudieran sugerir la existencia de alguna enfermedad de este tipo, y por el riesgo que implicaba tomaron la decisión de no anestesiarlo para realizar un análisis clínico detallado sobre su estado de salud”.

Hoyo agrega que “es preocupante además que se haya decidido trasladarlo por tierra, pues finalmente por más rápido que fuera el vehículo y con el peso del animal, se iba a tardar en llegar ocho o nueve horas, que no tienen nada que ver con las cuatro que habría implicado un traslado aéreo. Además, se le sacrificó en aras de absolutamente nada, pues médicos de la reproducción humana sostienen que la histopatología (detección de enfermedades a través del estudio de los tejidos) les indicaba que era un ser estéril”.

El proceso de necropsia desveló que el gorila tenía daño neuronal agudo, neumonía intersticial aguda, hipertrofia de fibras miocárdicas, entre otros padecimientos.

Una población vieja

Como en cadena, a la muerte de Bantú en el Zoológico de Chapultepec le siguieron la de una hembra de bisonte el 14 de julio, apenas una semana después; además de que se le practicó una eutanasia a una leona debido a su condición médica; luego murió una hembra de antílope Enland ya en agosto; mientras que más tarde en el mismo mes murió otro bisonte americano.

Casi obligado por los cuestionamientos de la prensa, el alcalde de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, declaró que “ muchísima población en los zoológicos es vieja. Si un animalito tiene una expectativa de vida y está fuera de su expectativa, pues te imaginarás”.

Según el gobierno local, en ese momento había 127 animales geriátricos en zoológicos de la capital del país, de los cuales 69 estaban en el de Chapultepec.

El zoológico desde dentro

Devastado. Así es como se encuentra hoy en día el zoológico de Chapultepec. Es preocupante que esto representa un total olvido sobre el propósito inicial de que los animales vivieran en mejores circunstancias”, sentencia en entrevista con Univision Noticias Marielena Hoyo.

Como directora del zoológico del 13 de enero de 1983 al 11 de diciembre de 1997, la activista vivió la remodelación completa del inmueble, realizada de 1992 a 1994. Hoyo denuncia que Chapultepec tiene 17 años sin recibir mantenimiento y como prueba de ello entregó a Univision Noticias imágenes de las áreas interiores del zoológico, a las que el público no tiene acceso y que fueron tomadas el año pasado.

Las condiciones en estas áreas, a decir de Adrián Ruvalcaba, presidente de la Comisión de Administración Pública de la Asamblea Legislativa de la capital, comenzaron a repararse este mes.


Las entrañas del Zoológico de Chapultepec

Loading
Cargando galería

Univision Noticias gestionó a través de la SEDEMA una entrevista con personal del Zoológico de Chapultepec. Sin embargo, aún se encuentra a la espera de respuesta. Ulises Basañez, miembro de la SEDEMA, adelantó que si el zoológico “está funcionando, es porque todo se encuentra dentro de la norma”.

Lo que el público ve

En un recorrido por el inmueble, como lo realiza cada visitante, pudimos documentar las condiciones en que se encuentra operando el parque de animales.


Una visita al Zoológico de Chapultepec

Loading
Cargando galería

Las finanzas del zoológico

El diputado Ruvalcaba indicó en julio de este año que se ha destinado un presupuesto de 90 millones de pesos (unos cinco millones de dólares al tipo de cambio actual) para el mantenimiento de los tres zoológicos locales, entre ellos el de Chapultepec.

“Hoy en día el zoológico ya tiene un presupuesto asignado, cosa que no existía en mis tiempos y que teníamos que solventar con ingenio y voluntad. Sin embargo, siento que el manejo de dicho presupuesto se ha dificultado mucho por la nueva instancia burocrática que inventaron: una unidad que llamaron Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre, de la que dependen tres direcciones para cada zoológico” de la capital, acota Marielena Hoyo.

La activista agrega que sería necesario ponderar la necesidad de implementar un cobro para ingresar al zoológico, aunque cuidando que no sea una cantidad que los mexicanos promedio no pudieran pagar.


Además, destaca que puede hacerse una campaña de recolección de fondos a través del fideicomiso que crearon para ese propósito.


Hoyo cuestiona el cobro del acceso a los baños, “lo que debería ser un servicio gratuito, sobre todo porque hay infantes". Además, agrega que hay muchas concesiones de vendedores de alimentos, que cree que deben auditarse y reestructurarse. "A estas cadenas se les debe exigir una renta adecuada a las necesidades del zoológico”, señala.


Univision Noticias constató que el acceso a la zona de mariposas, así como a la de serpientes, tienen un costo. Mismo caso del servicio de paquetería, pues no es permitido entrar con maletas o bolsos grandes.

Cabe recordar que el pasado 8 de julio, la ONG Proyecto Gran Simio emitió un comunicado en su sitio web, en el que además de urgir medidas ante la muerte de Bantú y otros animales, subraya que “de acuerdo con una investigación que llevó a cabo el portal Big Data, los decesos de los grandes simios, Jambi y Lio, así como los de la elefanta Maggie y el rinoceronte blanco Khartoum representan una póliza de seguro (alrededor de 7’191, 475 pesos -equivalentes a unos 385 mil dólares-) que recibirá la administración de la Ciudad de México, misma que no será reinyectada a la preservación de las especies que aún habitan el Zoológico de Chapultepec o al mantenimiento del mismo".

Las recomendaciones de la PROFEPA

“No solo yo estoy observando y documentando el estado general del zoológico, sino que la misma PROFEPA ( Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, dependiente de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, SEMARNAT) tuvo que acotar el comentario que les emitió, aunque de forma muy clara exige un programa de limpieza diaria. Cuando (esa instancia del gobierno federal) intervino tras el deceso de Bantú, se filtró que habían encontrado excreta de ratas en pleno quirófano”, dijo Hoyo.

El pasado 14 de agosto, la PROFEPA informó de los resultados del Programa Nacional de Inspección 2016. Entre los 58 zoológicos emplazados a mejorar las instalaciones, el trato digno y respetuoso a los animales, y demostrar su legal procedencia, la PROFEPA dedicó varios párrafos de recomendaciones al Zoológico de Chapultepec.

"Se le ordena la implementación inmediata de un programa diario de higiene, limpieza y mantenimiento, en las áreas de Patología, Necropsias, Hospital, Laboratorio, Almacén y Preparación de alimentos. Además, deberá implementar un control de roedores y fauna nociva en las áreas de almacén y preparación de alimentos; y colocar protecciones en las lámparas de las áreas antes referidas, y el cumplimiento de medidas correctivas y de urgente aplicación como el retiro de medicamentos caducos del área de Farmacia del Hospital Veterinario, ahí encontrados", indica la PROFEPA.


Lea también:

Publicidad