null: nullpx
Améxica

Bostich + Fussible de Nortec abandonan su emblemático sonido norteño

El famoso dúo tijuanense de Ramón Amezcua y Pepe Mogt confirma que su próxima producción “no tendrá ni tubas ni acordeones”.
10 Jul 2016 – 10:14 PM EDT


El Colectivo Nortec es innegablemente uno de los grupos musicales más reconocidos de Tijuana. Su impactante híbrido de música norteña y euro techno los convirtió en una sensación por Internet y definió el sonido de la ciudad fronteriza cuando aparecieron en el escenario en 2001.

Antes de que surgiera Nortec, Tijuana servía de centro a una mezcla de sonidos de principios de los años noventa del siglo pasado. Por un lado, había quienes escuchaban bandas de rock estadounidense como Hot Chili Peppers y Nirvana. Por otro lado, había quienes disfrutaban de la música regional mexicana. Entonces estalló Internet y con grupos como Nortec –surgido en 1999– nació una nueva identidad tijuanense de folclor electrónico.

El colectivo se formó con ocho miembros fundadores –un grupo que incluía disc jockeys, artistas visuales y diseñadores gráficos–, y juntos encapsularon la identidad siempre cambiante de Tijuana con una ingeniosa aproximación. Solidificaron su marca emblemática centrada en la frontera con una atrevida estética que muchas veces se mofaba de los estereotipos de la ciudad fronteriza, como el dibujo animado del vaquero de bigote que portaba pistolas y vestía una camiseta adornada con una hoja de marihuana. También mostraban obras de arte conceptual, como aquella basada en escombros del imponente muro fronterizo entre Estados Unidos y México con apliques de cruces que simbolizaban la muerte de inmigrantes.

Los miembros de Nortec se separaron en 2008 y se emparejaron en nuevas configuraciones. Los más visibles de la manada son Ramón Amezcua y Pepe Mogt, conocidos también como Bostich y Fussible, quienes han trabajado desde entonces como dúo. Ese mismo año, estrenaron Tijuana Sound Machine, centrándose en el estilo de las bandas norteñas. Con tres aclamados álbumes en su haber –incluido Motel Baja de 2014, donde resaltan las trompetas–, el dúo de tendencia Kraftwerk, hizo un impactante anuncio: el cierre de un capítulo de varias décadas como los maestros del Nortec. “La próxima producción de Bostich y Fussible no tendrá ni tubas ni acordeones”, declaró Amezcua en esta entrevista.


Productores incansables, en abril finalizaron una colaboración con Cirque du Soleil, LUZIA: A Waking Dream of Mexico, una excursión carnavalesca llena de vibrantes, y a la vez hechizantes, sonidos del folclor mexicano. De hecho este álbum fue la despedida de Bostich y Fussible como campeones del sonido Nortec.

Amezcua (Bostich) y Mogt (Fussible) confirmaron a Univision Noticias que en la próxima oferta del acto que ahora conocemos como “Nortec Presenta: Bostich + Fussible” estarán forjando un nuevo sonido electrónico. ¿Significa esto también una nueva fase para la música de Tijuana? Por un tiempo, la dinámica troupe de ruidisón –compuesta principalmente por María y José, Los Macuanos, y Santos– hizo estremecer el ámbito de música electrónica de la ciudad fronteriza con su estrafalario ruido inspirado en lo precolombino. Pero la alentadora escena del ruidosón del 2011 ha menguado poco a poco. Por otro lado hay bandas como Revulab que defienden orgullosamente las influencias sonoras y la estética visual de Nortec, pero que no lograron tomar vuelo.

Esto fue lo que hablamos con Bostich y Fussible sobre su distanciamiento de la música regional mexicana, y de sus próximas giras.

Isabela Raygoza: Colectivo Nortec fue parte de un fuerte movimiento musical que dio nueva forma a la cultura contemporánea de la frontera, y su sonido emblemático se ha mantenido con firmeza. Por otro lado, musicalmente, Tijuana ha evolucionado mucho desde que surgieron. ¿Pueden decirme cómo ha sido para ustedes esta evolución?

Bostich: El sonido Nortec ha seguido evolucionando desde que nació [a fines de los años 1990] hasta nuestro más reciente álbum [ Motel Baja en 2014]. La evolución se nota en varios aspectos, tanto tecnológicos como conceptuales.

Pero en cierto sentido, también refleja nuestro entorno. Vivimos en Tijuana durante los años de la violencia y de la no violencia, y cada uno de nuestros álbumes incorpora esa situación. De hecho, Motel Baja, con el cual cerramos el capítulo de Nortec como Bostich + Fussible, es un álbum que salió en un momento en que el sonido [en Tijuana] ya había evolucionado.

IR: Fussible, en una entrevista previa publicada en MTV Iggy, usted dijo, “para nosotros el sonido Nortec ha muerto”. ¿De veras piensa usted así?

Fussible: No dije que había muerto –a veces las cosas las cambian en las entrevistas–. Simplemente dije que Ramón y yo habíamos elaborado el último álbum de Nortec, Motel Baja [con la características sonoras de Nortec], y ahora estamos dando forma a otro sonido. Electrónicamente, estamos en otra etapa, experimentando con cosas nuevas, y eso es lo que viene. Creo que a eso es a lo que se refería la vieja entrevista. Pero pienso que Nortec y su música permanecerán para siempre. Simplemente vamos a hacer otras cosas.

IR: Tijuana llegó a conocerse como una región turbulenta, donde los capos de la droga y el contrabando estaban eternamente presentes. Esto estaba en su punto culminante en medio de su carrera artística [a mediados de los años 1990]. ¿Cómo manejaron los tiempos tumultuosos y cómo los afectaron?

Fussible: Lo nuestro no es el narco-corrido. De nuestras canciones, unas pocas tienen letra. En algunas sí se refleja la época, en términos de denunciar la violencia, pero en cierto sentido eso es abstracto. Obviamente, todos nos sentimos afectados. Hace muchos años yo recibía alertas de seguridad, y donde vivíamos alguien dejó una cabeza [decapitada]. Eso es lo que sé. Pienso que Tijuana se encuentra en una nueva etapa. El próximo álbum Nortec no tendrá letra, solo puras secuencias.

IR: ¿Cuál es este nuevo y misterioso proyecto que están elaborando?

Bostich: El proyecto que tenemos ahora como Bostich y Fussible no tiene nada que ver con los sonidos Nortec que mezclan las músicas norteñas y de banda con la música electrónica. Seguimos laborando con cosas por las cuales sentimos pasión, como la música electrónica: puros sintetizadores, cajas de ritmo. La próxima producción de Bostich y Fussible no tendrá ni tubas ni acordeones, los instrumentos que caracterizaban a Bostich y Fussible. De hecho, ese era el plan después de Motel Baja, seguir la ruta electrónica. Pero fue inevitable aceptar nuestra reciente colaboración con Cirque du Soleil. Lo tomamos como una oportunidad de trabajar con personas talentosas e interdisciplinarias. El que estrenáramos para ellos un álbum entero fue una experiencia con la que aprendimos muchísimo. Fue una tarea titánica.


Estamos muy alegres [de nuestro nuevo álbum] porque la música electrónica se ha convertido en una de nuestras mayores pasiones. Nortec fue para nosotros algo fácil de hacer porque representaba los sonidos con los que crecimos. Los sonidos que ya conocíamos nos ayudaron mucho a construir Nortec. Pero pensamos que ya es hora de evolucionar y crear una música por la que sentimos una gran pasión. Lo que van a oír, como dice Pepe, es muy probable que no tenga letras; va a ser solamente música instrumental. Y no tardará mucho.

IR: ¿Cuándo se estrena? ¿Seguirá llevando el nombre Nortec?

Bostich: Ahora no tenemos la fecha exacta para el estreno. Sin embargo, será este año y ya tenemos las piezas reunidas para completar la producción. Habrá una serie de discos de vinil y obviamente descargas digitales. En cuanto al nombre, todavía no se ha concretado, pero la serie saldrá bajo nuestros nombres, Pepe Mogt y Ramón Amezcua. Y como ya he mencionado, no será el sonido de Nortec.

IR:¿Habrá una próxima gira por México o Estados Unidos?

Bostich: Hemos recibido muchas invitaciones para participar en festivales mexicanos este año, y seguiremos aceptando fechas [después de la gira por Europa que los llevó a presentarse en España el pasado 2 de julio]. En cuanto a los Estados Unidos, todavía no hay nada concreto, pero tocamos constantemente en Chicago y en Los Ángeles.

Publicidad