null: nullpx
Vicente Fernandez

Así fueron las últimas horas de Vicente Fernández, el fallecido ‘Rey’ de la música ranchera

“Ahora le vas a cantar a Dios en el cielo”, le dijeron sus nietos al intérprete, según el testimonio del ministro religioso que le dio los santos óleos en un centro médico de Jalisco, México. Fernández balbuceó “casa” y “te amo” a su esposa, cuando ella le decía que volverían a su rancho.
Publicado 18 Dic 2021 – 08:37 PM EST | Actualizado 18 Dic 2021 – 08:56 PM EST
Comparte
Cargando Video...

A casi una semana de la muerte de Vicente Fernández, considerado el máximo exponente de la música ranchera, el sacerdote que ofició una misa en su memoria y le dio la extrema unción en un hospital de Guadalajara, ha revelado detalles hasta ahora inéditos de cómo transcurrieron las últimas horas del ‘Charro de Huentitán’.

El relato que el párroco Óscar Sánchez Barba hizo al programa Ventaneando de TV Azteca ha servido además para echar por tierra los rumores de que Fernández no murió durante la mañana del domingo pasado, como lo informaron sus familiares a través de su cuenta de Instagram.


"Estaba toda la familia reunida y le rezamos, le puse los santos óleos. Yo se los puse cuando llegó al hospital y cuando se fue, o sea, ocho horas antes o nueve -algo así- de que Dios lo llamara, porque se fue el día 12 (de diciembre). Muy significativo, también para él porque era muy guadalupano", contó Sánchez Barba a dicho medio.

El ministro religioso presenció cuando su esposa, hijos y nietos le dieron el último adiós a Fernández. "Ahí estaban los nietos y le decían: 'Ahora le vas a cantar en el cielo a Dios'. Son momentos muy fuertes que tuve el privilegio de estar ahí porque ellos me llamaron", dijo el sacerdote.

"Uno por uno fue desfilando, abrazándolo, besándolo", agregó el padre católico, quien también ofició una misa en honor a Fernández en la arena VFG, en el rancho ‘Los Tres Potrillos’, en Guadalajara.

En un momento, afirmó Sánchez Barba, el también llamado ‘Ídolo de México’ parecía reaccionar a lo que sus seres queridos le decían. Horas más tarde, pasadas las 6:00 am del domingo pasado, perdió la vida. A principios de agosto, el intérprete tuvo una caída accidental en su habitación en su rancho. Se lastimó las vértebras cervicales y fue trasladado de emergencia en una ambulancia a un hospital privado en Guadalajara. Desde entonces había permanecido con asistencia ventilatoria y bajo cuidados especiales.

“Yo creo que estaba consciente porque le hablaban al oído y él hacía señas de que entendía. Por ejemplo, Cuquita (como llaman de cariño a la ahora viuda, María del Refugio Abarca) le decía: 'Vámonos a casa' y él hacía con la boca, parecía que decía 'casa'… ‘Pues vámonos a casa, vámonos’… 'Te amo'. Un momento muy muy fuerte, muy emotivo, de un gran cariño, de una grande unión entre todos", describió el sacerdote.


La carrera de Vicente Fernández, nacido en 1940, duró más de 50 años hasta que en 2016 decidió retirarse de los escenarios; sin embargo, logró grabar más de 100 discos, presentarse en los más grandes escenarios, ganar premios nacionales e internacionales, y recibir una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, en una ceremonia que aún tiene un récord de asistencia del público. Pero, más importante, se hizo de admiradores en los cinco continentes.

Fue a principios de la década de 1980 cuando en una presentación en la ciudad de León, Guanajuato, acuñó la célebre frase: “Mientras ustedes no dejen de aplaudir, su Chente no deja de cantar”.

Antes de retirarse, informó que ya había grabado 20 álbumes con material que será presentado en las décadas futuras. “Tengo más de 100 álbumes en el mercado y he grabado más de 300 canciones que aún no se han dado a conocer. Mi vicio es cantar”, sostuvo en su momento.

Su último concierto fue en 2016. Se despidió en el Estadio Azteca, en la Ciudad de México, “con lágrimas y una sonrisa enorme” frente a 100,000 de sus millones de seguidores.

Mientras permanecía en el hospital, en noviembre, ganó un Latin Grammy por el mejor álbum de música ranchera/mariachi.

Miles de personas lo despidieron en la arena VFG, donde permanecieron sus restos durante dos días. Hubo una serenata multitudinaria a la cual acudieron sus seguidores y luego una ceremonia privada para sepultarlo, en la que solo estuvieron familiares y amigos cercanos, dijo el sacerdote Sánchez Barba.

Junto a su tumba, en un lugar especial en el rancho 'Los Tres Potrillos', colocaron una estatua de Vicente Fernández montado en un caballo.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés