Adultos Mayores

Que la jubilación no te tome por sorpresa: consejos para ahorrar para la vejez

Casi 75% de los hispanos no se prepara financieramente para su retiro lo que, en parte, responde a una disparidad salarial, pero también a factores culturales. Lo ideal es organizarse desde temprano para el futuro. Expertos cuentan cómo lograrlo.

A sus 75 años, Ana Rodríguez no ha podido jubilarse y tener una vida más tranquila acorde a su edad. A pesar de que ha trabajado desde muy joven, nunca pudo ahorrar lo suficiente para tener una cuenta 401K, como le pasa a dos de cada tres adultos hispanos.

De haberla tenido, esa cuenta hubiera servido como ‘colchón financiero’ cuando los años le obligaran a ser menos activa. A falta de ella, aún a diario debe vender productos por catálogo —y contar con la ayuda de sus hijos— para cubrir sus necesidades.

"Me vi prácticamente en la calle. Estaba acorralada, sin salida ni a dónde ir”, cuenta Rodríguez al Noticiero Univision. No supo qué hacer cuando casi perdió su vivienda por la falta de dinero.

Según un estudio del Instituto de Política Económica, solo 26% de las familias hispanas reservan parte de sus ingresos en un plan como el 401k o una cuenta personal de jubilación, lo que contrasta con el 65% de los blancos, 58% de los asiáticos y 41% de los afroamericanos.

En una encuesta de Gallup/ Wells Fargo de 2017, 50% de los estadounidenses activos laboralmente entrevistados dijeron confían en fondos como los 401K como su fuente primaria de ingresos para tener una vejez feliz. Pero claramente esta no es una realidad común entre los latinos.

¿Por qué no nos preparamos?

“Cuando uno compara nuestra comunidad con otros grupos desafortunadamente ganamos mucho menos”, dice al Noticiero Univision Anderson Torres, presidente y director ejecutivo de R.A.I.N, una organización de servicios para las personas mayores fundada en 1964 en Nueva York.

Datos del Pew Research Center de 2015 lo confirman: la mayoría de los hombres hispanos ganan un equivalente al 69% del sueldo promedio de un blanco.

Esta disparidad salarial impacta la capacidad de ahorro de los latinos, declaró el profesor de sociología de la Universidad de Boston, Ernest Gonzales al Chicago Tribune.

La diferencia de ingresos también explica otra realidad contundente: los adultos mayores latinos son más propensos que los blancos o afroamericanos a sacar dinero de su plan de jubilación para cubrir sus gastos básicos, de acuerdo con un sondeo de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research.

Eso si es que gozan con la suerte de tenerlo, pues apenas 44% de los hispanos poseen un plan de ahorro a través de su empleador.

Un adulto de 65 años paga unos 138,000 dólares en su cuidado a largo plazo durante su vida—como indica un reporte de 2017 del Bipartisan Policy Center—. Pero dos tercios de los estadounidenses de más de 40 años confiesan que no han incluido los gastos de salud dentro de su presupuesto para la jubilación, como refleja otra encuesta de NORC y AP financiada por la SCAN Foundation.

Ese fue el caso de Zenaida Roger, quien ante la impronta de cubrir los gastos de su tratamiento contra el cáncer y no haber tenido nunca un plan de retiro, no tiene otra opción sino vender su apartamento.

"He debido ahorrar más", confesó al Noticiero Univision. "No puedo quedarme aquí. Tengo que buscar algo más pequeño para poder estar más relajada económicamente".

Para Mischelle Rios Copeland, primera vicepresidente de Inversiones de Wells Fargo Advisors, hay un patrón cultural que también influye: "Los hispanos son muy frugales, pero también muy generosos porque la familia significa todo", dice a Univisión Noticias. Por eso, "identificar 'lo que necesito' y 'lo que quiero' es clave para ser más responsable con el dinero".

Pero, en criterio de esta experta, el mayor obstáculo es planificar el ahorro desde edad temprana, lo que "es cada vez más difícil, especialmente para los hispanos que suelen dudar de los fondos de inversión y no quieren correr riesgos".

Es mejor prevenir

El bienestar financiero, como lo define la Oficina de Protección al Consumidor de Estados Unidos (CFBP por su sigla en inglés) en un informe sobre este tema, es una combinación de oportunidades disponibles para cada persona (empleo, beneficios, educación, salario y recursos familiares), de sus propias acciones y comportamientos.

Sin embargo, es común que los consumidores con "ingresos bajos o volátiles sean menos propensos a acceder a productos y servicios que los ayuden a alcanzar su estabilidad financiera", como un plan de jubilación, certificados de ahorro, planes de inversión o seguros de cuidado a largo plazo.

Tres de cada cuatro adultos, que trabajan y tienen entre 50 y 64 años, cuentan con menos ahorros para su jubilación de lo que los expertos recomiendan tener solo para cubrir los costos del cuidado de su salud, revela un reporte de United Health Foundation.

"Hacer malabares con esa realidad financiera y otras prioridades, como pagar las facturas mensuales, pagar la educación de un niño y pagar las deudas hace que la ecuación sea mucho más compleja", dice a Univision Noticias Jim D. Chapman, vicepresidente y director de Retiros Institucionales de Wells Fargo.

Estos son algunos consejos y servicios que pueden ayudar a muchos hispanos a prepararse para la vejez y disfrutarla sin angustias.

1— Haz un plan

El primer paso es saber cuáles serán tus gastos fijos y, de ser posible, cuánto reservar para imprevistos y así calcular cuánto se necesita. Para sacar la cuenta, haz "un presupuesto para la vida en jubilación y determina la edad en que piensas comenzar a utilizar los fondos de su seguridad social", recomienda Chapman.

2— Saca la cuenta

La calculadora disponible en la página web de la Asociación Estadounidense de Personas Retiradas (AARP por sus siglas en inglés) es un instrumento fácil para estimar cuánto se necesita ahorrar para la jubilación. Basta contestar algunas preguntas sobre tu hogar, tus ahorros y el estilo de vida que quieres tener tras dejar de trabajar para dar con el número indicado.

3— Aprende sobre opciones de ahorro

En una carta reciente a sus accionistas, el multimillonario Warren Buffett da un consejo de sabio inversionista que también se aplica a quienes tienen su dinero en una cuenta de jubilación: "Es una locura arriesgar lo que tienes y necesitas para obtener lo que no necesitas”.

AceYourRetirement.org es una iniciativa de AARP y AD Council para enseñar a la gente de manera sencilla cómo ahorrar para su futuro. Este servicio gratuito y, por ahora, solo disponible en inglés ofrece un entrenador digital llamado Avo que, basado en tus respuestas sobre tu vida y ahorros, propone soluciones para rendir más tu dinero y controlar los gastos.

El siguiente paso es abrir una cuenta personal de jubilación (IRA) o una 401K. Si tu empresa avala una 401K, infórmate para saber cuál es el mínimo posible para que participes. Los expertos recomiendan destinar al menos 10% de tu sueldo al año y aumentar tus contribuciones año tras año. Tu compañía hará aportes a tu cuenta también. No uses ese dinero, aumenta tu contribución con frecuencia y no caigas en manos de corredores que te ofrezcan reinvertir tu dinero. También 30 estados del país están considerando crear planes de ahorro para el retiro para empleados de pequeñas empresas y 7 entidades —California fue la primera— ya los implementaron. En esta página de TD Bank se explican claramente lo que es una cuenta IRA y sus diferentes tipos, que son otra opción para ahorrar.

4— Escoje bien a tu asesor

La regla principal para contratar un asesor financiero es huir de aquellos que cobran un alto porcentaje de tu dinero por sus servicios. Por más bajos que parezcan, estos pagos por transacciones y asesoría pueden poner en riesgo tu futuro. Muchos corredores venden productos financieros que tienen comisiones y cargos muy altos o pagos sorpresa. Asegúrate de que estos planes satisfacen tus necesidades. Chequear las credenciales del asesor, pedir cada oferta que te hagan por escrito y no creer en promesas (casi siempre sin base) son algunos de los consejos para evitar ser una víctima de inescrupulosos.

5— Usa la tecnología

La tecnología puede ayudarte y estas cifras lo demuestran: más de 90% de los adultos mayores de 50 años poseen una computadora o laptop, 70% tiene un teléfono inteligente y 40% usa una tableta, reza un estudio de AARP. Si tienes uno de estos dispositivos puedes usar la aplicación Finhabits, un motor de inversión creado para derrotar la desconfianza de los latinos a invertir su dinero. El servicio —ofrecido en Finhabits.com— cobra 1 dólar mensual por cuentas de menos de 2,500 dólares y para aprender a mover el dinero basta poner 5 dólares a trabajar.

"En nuestros hogares no hablamos de estos hábitos; nuestros patrones no nos ofrecen lo que es esa pensión y aún cuando la ofrecen no es fácil entender que significa", comenta al Noticiero Univision su creador, el mexicano Carlos García, quien asegura que empezar con cantidad pequeñas hace más fácil el proceso de aprender cómo hacerlo y lograr una meta.

Midineromifuturo.com es otro servicio en línea que refuerza la idea de que para pensar en retirarse no hay que tener 50 años. El sitio —creado por la chicana Ramona García— está dirigido a mileniales que ven el ahorro como una cuesta arriba. "Tenemos una gran parte de la población demográfica que no está suficientemente preparada y carente de fondos suficientes y la Seguridad Social no va a ser suficiente", dijo García a CNN. Registrarse en este servicio es gratuito y hay mucha información útil para invertir inteligentemente.