null: nullpx
Adultos Mayores

5 consejos para que cuidar de un familiar sea una experiencia satisfactoria

Aunque es uno de los trabajos más difíciles, la labor de los cuidadores familiares también puede ofrecer mucha alegría y felicidad. Explicamos qué dicen las investigaciones.
22 Oct 2018 – 4:55 PM EDT

El rol del cuidador familiar no es diferente de otros roles importantes que podemos desempeñar en nuestra vida –novia o novio, madre o padre– excepto por una cosa: no viene cubierto con el envoltorio de la felicidad. Uno no comparte entusiasmado con sus compañeros de trabajo que su madre tiene cáncer de pulmón, ni tampoco le dice a sus vecinos con alegría que a su esposo le acaban de diagnosticar Alzheimer.

Pero hay maneras en las que los cuidadores familiares puedan encontrar la felicidad en este viaje.

De hecho, la investigación de la felicidad se ha convertido en un tema dominante en muchas estudios científicos sobre salud –más de 14,000 estudios desde 2012– y en palabras de la profesora de psicología Sonja Lyubomirsky, “la investigación sobre la felicidad es el nuevo Santo Grial de la ciencia”. Estos expertos creen que la felicidad es una elección de vida. Está al alcance de un cuidador, sin importar su situación, su posición socioeconómica o el lugar donde vive.

Los siguientes son consejos de científicos y expertos en envejecimiento sobre la búsqueda de la felicidad, dirigidos a cuidadores familiares, para generar alegría a lo largo de su viaje.

Consejo 1: Inclínate hacia relaciones significativas

Muchos estudios muestran que las personas más felices, y a menudo las más saludables, tienen relaciones de calidad en sus vidas, que tienden a incluir a la familia, los amigos y la comunidad. Sin embargo, con demasiada frecuencia, los cuidadores pierden el contacto con muchos amigos, compañeros de trabajo, vecinos y otros. Este aislamiento y la soledad, tanto para los adultos mayores como para los cuidadores familiares, pueden ser el equivalente a la salud de alguien que fuma 15 cigarrillos por día.

El histórico Estudio de Desarrollo de Adultos de Harvard, que comenzó hace 77 años, es la mirada más larga que se ha dado sobre la relación entre salud y felicidad. Los investigadores descubrieron que no es la cantidad de relaciones —o incluso tener una relación— lo que cuenta: es la calidad.

“Usted puede estar en una multitud o en un matrimonio y sentirse solo y desconectado”, compartió el psiquiatra, Dr. Robert Waldinger, actual director del estudio de Harvard, en un evento de TED. “La soledad es tóxica”, continuó, pero afirmó que las relaciones de calidad en las que se puede contar con las personas en momentos de necesidad nos hacen más felices e incluso hacen que nuestro cerebro sea más agudo.

Laura Carstensen, fundadora del Centro de Longevidad de Standford, subraya este concepto de relación de calidad. Su investigación en teoría de la selectividad socioemocional descubrió que naturalmente recortamos nuestras relaciones a medida que envejecemos porque entendemos la reducción de los horizontes temporales. Invertimos más tiempo en grupos más pequeños y actividades enfocadas que conducen a experiencias más felices. Al invertir solo en interacciones de calidad, dice, “las personas mayores son más felices”.

Cuidador : No evites ni pierdas las relaciones que te interesan. Saca tiempo para esas amistades significativas.

Consejo 2: Encuentra tu tribu

Con el mismo espíritu que la búsqueda de relaciones de calidad, el exitoso autor Dan Buettner publicó recientemente el cuarto libro en su serie Blue Zones, dedicado a encontrar la felicidad. En su investigación en puntos importantes de felicidad alrededor del mundo, como Costa Rica, Dinamarca y Singapur, encontró que si se logra un equilibrio entre el placer, el propósito y el orgullo en la vida, es posible alcanzar la felicidad incluso en tiempos difíciles y desafiantes. De hecho, es este balance entre estos tres aspectos de la vida el que puede ayudar a los cuidadores a sobrellevar los contratiempos y las crisis cuando cuidan a un ser querido.


Uno de los consejos de Buettner es “encontrar a tu tribu”. Escribe que las investigaciones demuestran que estamos “genéticamente preparados para agruparnos con personas conocidas que comparten nuestros valores”. Por lo general, esto incluye a miembros de la familia más jóvenes y mayores, pero también puede incluir amigos que compartan la misma fe.

Cuidador : Confía en tu tribu para ayudarte en las labores como cuidador. Si aceptas el concepto de que la tribu que has elegido (familia, amigos, fe) te cubrirá las espaldas en tiempos difíciles, ahora es el momento para pedirles que compartan la atención para que puedas tener un rato de descanso muy necesario.

Consejo 3: Practica la positividad y visualiza tu lugar feliz

Lyubomirsky, profesora de psicología en la Universidad de California en Riverside, ha pasado años estudiando la felicidad y sus efectos en la salud. Uno de sus proyectos requería que los participantes pensaran en eventos felices durante ocho minutos todos los días durante tres días consecutivos. Los resultados mostraron que los participantes tenían niveles más altos de satisfacción en su vida durante las siguientes cuatro semanas, niveles más altos de los que sentían antes de unirse al estudio.

Cuidador : Visualiza lugares, personas, recuerdos que te hagan feliz por unos minutos al día y tendrás sentimientos positivos residuales durante semanas.

Consejo 4: Sigue el ‘flujo’ y logra una cosa simple por día

De acuerdo con el destacado psicólogo autor e investigador Mihaly Csikszentmihalyi, “el flujo es cuando los mejores momentos de nuestra vida no son los momentos pasivos, receptivos y relajantes... Los mejores momentos suelen ocurrir si el cuerpo o la mente de una persona se estiran al límite en un esfuerzo voluntario para lograr algo difícil y que valga la pena”.

Esencialmente, fluir significa encontrar tus fortalezas y luego usarlas lo mejor que puedas.

Sin embargo, tenemos que abrazar la experiencia de cuidado –saludarla, saborearla– para poder tener el flujo y la felicidad que prescribe Csikszentmihalyi.

El libro más vendido de la escritora Gretchen Rubin, The Happiness Project, generó un movimiento para crear alegría en nuestras vidas todos los días. Ella aconseja que las tareas muy simples (como hacer la cama) cuando se realizan a diario, pueden llegar a producir felicidad.

Cuidador : Dado que los cuidadores a menudo no tienen control sobre la enfermedad o la discapacidad de un ser querido, ser capaz de encontrar flujo (poner sus fortalezas como cuidador en el trabajo) y cumplir con éxito otras tareas diarias sencillas, como hacer la cama, puede a veces ser suficiente para superar tiempos difíciles.

Consejo 5: Disfruta de abrazos, buen humor e higiene.

La investigación ha analizado los beneficios para la salud de un buen abrazo de oso. Cuando es bienvenido, libera oxitocina –la hormona del “bienestar”– en nuestros cuerpos. Los científicos han descubierto que los abrazos aumentan la inmunidad para evitar los resfriados, ayudan a calmar la ansiedad e incluso tienen un factor neuroprotector para mejorar la salud del cerebro. El neuroeconomista Paul Zak prescribe al menos ocho abrazos al día que duren 20 segundos cada uno para alcanzar el nivel óptimo de liberación de oxitocina y sus consecuentes beneficios para la salud.

El humor también puede ser terapéutico. La risa relaja los músculos de todo el cuerpo, disminuye la hormona del estrés para aumentar la respuesta inmunológica y –al aumentar el flujo sanguíneo– ayuda a proteger el corazón contra problemas cardiovasculares.

Por último, pero no menos importante, está el arte danés de hygge (pronunciado HUE-gah), que literalmente se traduce como “comodidad”. Muchos de nosotros necesitamos calma, necesitamos ocasionalmente hacer una pausa en nuestras interacciones digitales y desconectarnos de la tecnología. Hygge significa encontrar un momento de calidez y tranquilidad o interacción personal con una o más personas con las que te relaciones a través del contacto visual y físico. Ya sea leyendo un buen libro, pescando, jugando a las cartas con amigos o familiares, simplemente relájate y disfruta el momento.

Cuidador : Recibe ocho abrazos por día. Trata de reír entre 15 veces (promedio para adultos) diariamente. Desconéctate de la tecnología por 20 minutos diariamente y sumérjase en un ambiente acogedor.

* Sherri Snelling es directora ejecutiva de Keck Medicine de la USC y una reconocida experta a nivel nacional en cuidados familiares.


Adultos mayores conectados con las nuevas tecnologías

Loading
Cargando galería
Publicidad