Accidente de tráfico

Burro confunde auto de 350,000 dólares con zanahoria gigante

El animal no tenía manera de saber que lo que a sus ojos lucía como un gran banquete color naranja era en realidad un costoso McLaren 650S Spider.
29 Sep 2017 – 1:03 PM EDT

Un tribunal de distrito de la ciudad alemana de Giessen acaba de condenar al dueño de un burro a pagar una suma cercana a 7,200 dólares por daños que el animal causó a un automóvil.

En septiembre de 2016 Fitus, un goloso burro con más apetito que cerebro, consiguió al borde del potrero donde vive en el estado alemán de Hesse, algo que a sus ojos probablemente lucía como la zanahoria más grande del mundo. No sabemos si era su cumpleaños, pero Fitus no dudó en hacer suyo este regalo del cielo. Sin pensarlo dos veces, el simpático asno germano metió su cabezota a través de las rendijas del potrero y procedió a caer a dentelladas al tentador manjar sin cuestionar su naturaleza, ni mucho menos su origen.

El pobre Fitus no tenía manera manera de saber que lo que él creía que era un gran banquete color naranja era en realidad un McLaren 650S Spider, un roadster exótico inglés valorado en 350,000 dólares con 641 caballos de fuerza bajo el capó. Fitus desistió derrotado al ver que sus mordizcos no rendían frutos y encontraban una oposición que dañaría su dentadura de no cesar en sus intentos. ¡Seré burro pero no estúpido!

Las dentelladas de Fitus sin embargo causaron daños a la pintura en la parte posterior del McLaren así como en un costos panel exterior hechos en fibra de carbono, el material exótico liviano de rigor en los súper autos deportivos de hoy en día.

Afortunadamente para Markus Zhan, el dueño del 650S Spider quién regresó a tiempo para ver a Fitus mordisquando el parafangos trasero del McLaren, el taller mecánico cubrió la mayoría de los costos de reparación, que ascendieron a un gran total de 36,000 dólares.

Pero aún queda por pagar un remanente de 7,200 dólares, lo que ha dado lugar a una disputa legal. La compañía de seguros que cubre la granja del dueño de Fitus se rehusó a cubrir el remanente de 7,200 dólares insistiendo que el único culpable es Zahn por no estacionar el McLaren en un lugar más seguro, un alegato que presume que todos deberíamos ser expertos en psicología asnal y con el cual el tribunal no estuvo de acuerdo.

El dueño de Fitus debería considerar en uso de un bozal ya que durante el juició salió a relucir que el McLaren no es la primera víctima automotriz del asno. Al parecer, Fitus ya antes había saboreado a un Mercedes-Benz de color desconocido. Mientras tanto nosotros quedamos perplejos al darnos cuenta de la facilidad con la que un solo burro puede sacar de servicio a 641 caballos. Todos los días se aprende algo.



Conoce al McLaren 570GT by MSO Concept

Loading
Cargando galería


Lea también:

Más contenido de tu interés