Abuso Policíaco

Informe federal afirma que Policía de Baltimore viola regularmente derechos ciudadanos

Un detallado informe elaborado por el Departamento de Justicia indica que las relaciones entre la policía y la comunidad de Baltimore están rotas debido al excesivo uso de la violencia por parte de agentes de ese cuerpo.
10 Ago 2016 – 11:05 AM EDT

Un detallado informe elaborado por el Departamento de Justicia de EEUU indica que El Departamento de Policía de Baltimore violó rutinariamente los derechos constitucionales de sus ciudadanos y afirma que las relaciones entre la policía y la comunidad están rotas.

Son cuatro los principales hallazgos del informe: la policía detuvo, revisó y arrestó incostitucionalmente a personas; se amparó en la política de "tolerancia cero" y generó mayor número de arrestos y revisiones a afroamericanos; empleó excesivamente la fuerza contra jóvenes y personas con problemas mentales, y tomó más represalias.

El estudio atribuye esta actuación a " deficiencias sistémicas" en el entrenamiento de sus funcionarios, así como a falta de supervisión y de estructuras de rendición de cuentas cuando hay problemas de conducta entre sus agentes.

Entre otros hallazgos, el estudio señala que entre 2010 y 2015 se dieron más de 300,000 detenciones: 44% de ellas ocurrieron en dos pequeños vecindarios habitados predominantemente por negros y que resguardan a apenas 11% de la población total de la ciudad. Además, reporta que cientos de personas que fueron entrevistadas aseguraron haber sido detenidas al menos una decena de veces. Solo en 3.7% de los casos recibieron una citación o terminaron en arrestos.

El informe presenta además el caso de siete hombres negros que fueron parados por la policía unas 30 veces en esos cinco años. Destaca el caso de un afroamericano de unos 50 años que fue detenido al menos 30 veces en cuatro años y en ninguno de sus arrestos hubo una citación o cargos criminales en su contra.

Entre 2010 y 2015, los fiscales rechazaron más de 11,000 cargos hechos por funcionarios de este cuerpo por considerar que no tenían sustento o mérito para acusar a los implicados.

La alcaldesa de la ciudad, Stephanie Rawlings-Blake, reaccionó este miércoles afirmando que las autoridades de Baltimore harán todo lo posible para implementar la ya anunciada reforma de ese cuerpo para corregir las fallas detalladas en el estudio elaborado por las autoridades federales.

La Policía de Baltimore es el octavo mayor cuerpo municipal del país. Tiene a unos 3,000 empleados, incluyendo a 2,600 oficiales, aunque el documento federal asegura que su número ha caído en el último año.

El informe –resultado del monitoreo de las actuaciones de los policías, entrevistas a agentes, exagentes y miembros de la comunidad y revisión de archivos policiales desde 2010– , sale a la luz pública tras finalizar el proceso judicial contra un grupo de policías que fue acusado de la muerte del joven negro Freddie Gray en abril del año pasado, un juicio que concluyó sin responsables.

Gray murió de una fractura del cuello mientras era trasladado esposado y con grilletes en sus pies en una van de la policía, luego de ser detenido. Este miércoles, los fiscales del caso retiraron los cargos restantes contra los últimos tres policías que esperaban ser enjuiciados por la muerte del joven de 25 años.

Muerte de Gray

La muerte de Gray produjo una ola de indignación y protestas callejeras en esa ciudad y a nivel nacional que, entre otras cosas, dieron pie a la creación de movimientos como Black Lives Matter.

En el informe, los investigadores aseguran que examinaron los transportes de traslado de detenidos y encontraron evidencia que demuestra que no se les brinda la seguridad necesaria, por lo que recomendaron se tomen medidas para que todos cuanto vayan a bordo sean movidos a las comisarías cumpliendo las políticas de transporte.

"Tras asumir la investigación iniciada a solicitud de la Ciudad de Baltimore y el DPB (Departamento de la Policía de Baltimore), el Departamento de Justicia concluye que hay causas razonables para creer que el DBP tiene un patrón o prácticas de conducta que violan la Constitución o la ley federal", indica una parte del reporte de 164 páginas dado a conocer el martes en la noche.

Vanita Gupta, encargada de velar por los derechos civiles en el Departamento de Justicia, indicó que el patrón se caracteriza por un uso excesivo de la violencia.

Gupta dijo en rueda de prensa que las prácticas discriminatorias de la Policía "erosionaron profundamente" las relaciones con la comunidad.

" El impacto de la disparidad racial está presente en cada paso de la Policía de Baltimore al aplicar medidas coercitivas, desde la decisión inicial de parar a las personas para revisarlas, arrestarlas o usar la fuerza", se lee en el documento, que explica que los residentes afroamericanos son detenidos tres veces más que los blancos.

"Las relaciones del Departamento con algunas comunidades de Baltimore está rota", asegura el informe, que refiere que algunos de los miembros de este cuerpo actúan como si existieran "dos Baltimores" donde los sectores empobrecidos y habitados por las minorías reciben peor servicio.

Por su parte, el comisionado de la Policía de Baltimore, Kevin Davis, indicó que aquellos oficiales que participaron en un uso de la fuerza excesivo y patrones de violencia ya han sido despedidos como parte del programa de reforma que lleva adelante el cuerpo.

Publicidad