Abuso Infantil

El Vaticano rompe su silencio dos días después del escándalo de abusos en la iglesia en Pennsylvania

A través de un comunicado, pero luego de dos días sin reaccionar y numerosas críticas por ello, el director de la oficina de prensa, Greg Burke, calificó de "criminales" los abusos de sacerdotes a menores descritos en un informe de la Corte Suprema de Pennsylvania.
16 Ago 2018 – 5:24 PM EDT

Dos días después de la publicación del informe de la Corte Suprema del estado de Pennsylvania que detalla décadas de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes, el Vaticano calificó a los perpetradores como "criminales" y consideró que deberían asumir su responsabilidad aquellos que cometieron los abusos y quienes los permitieron.

"Los abusos descritos en el informe son criminales y moralmente reprobables. Estos hechos han traicionado la confianza y han robado a las víctimas su dignidad y su fe", declaró el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, Greg Burke, en un comunicado.

En el documento, Burke asegura que la Iglesia debe aprender duras lecciones de su pasado y subraya que "las víctimas deben saber que el Papa está de su parte".

El portavoz del Vaticano señala que "ante el informe que se ha hecho público en Pennsylvania esta semana, hay dos palabras que pueden expresar los sentimientos frente a estos horribles crímenes: vergüenza y dolor".


El pasado martes, la Corte Suprema de Pennsylvania permitió la publicación de un extenso reporte de un gran jurado en el que se acusa a más de 300 sacerdotes católicos de seis diócesis de abusar sexualmente a menores durante más de 70 años. Además, señala que los líderes de la institución actuaron para cubrir dichos abusos.

El documento recoge las conclusiones de una investigación que ha durado 18 meses liderada por el fiscal general del estado, Josh Shapiro, en las diócesis de Harrisburg, Pittsburgh, Allentown, Scranton, Erie y Greensburg. En total, más de 1,000 menores fueron víctimas de los religiosos.

Algunos detalles y nombres que aparecen en el reporte, de cerca de 1,400 páginas, han sido alterados. La Corte Suprema del estado decidió el pasado mes que el documento debía publicarse, aunque con algunas modificaciones, luego que la defensa de los acusados insistiera que, de hacerlo, se violarían sus derechos.

En su defensa, el comunicado emitido por el Vaticano dos días después de conocido el reporte destaca que "la mayor parte del informe se refiere a abusos cometidos principalmente antes de 2002, lo que demuestra "cómo las reformas hechas por la Iglesia Católica en Estados Unidos han reducido drásticamente la incidencia de los abusos cometidos por el clero".

Finalmente, indica que el papa Francisco "comprende bien cuánto pueden sacudir la fe y el ánimo de los creyentes estos crímenes y reitera el llamamiento a hacer todos los esfuerzos posibles para crear un ambiente seguro para los menores y los adultos vulnerables en la Iglesia y en toda la sociedad".

En todo caso, la reacción del Vaticano este jueves no hace un mea culpa y atribuye la responsabilidad a los perpetradores y quienes permitieron los abusos en las diócesis de Pennsylvania. Pese a que el Vaticano recibió numerosos casos de curas abusadores, solo tuvo acceso a aquellos donde ya esas diósesis solicitaban al cardenal en Roma que destituyera a los sacerdores señalados.


Además, en el informe el gran jurado criticó que todos los casos fueron dejados de lado por la jerarquía católica, "que prefirió proteger a los abusadores y a la institución, sobre todo".

La publicación de este reporte llega dos semanas después de que el papa Francisco ordenara la reclusión de Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington, también por un caso de abusos sexuales. Francisco también ordenó que McCarrick permanezca apartado de sus funciones y recluido hasta que se aclaren en un juicio canónico las acusaciones.

El purpurado, de 88 años, ha sido acusado de incurrir en abusos sexuales en una serie de hechos que se remontan a los inicios de su carrera religiosa, hace casi 50 años, cuando ejercía como cura en la archidiócesis de Nueva York.

El pasado 20 de julio un hombre rompió su silencio después de 40 años y aseguró al New York Times que el cardenal McCarrick había abusado de él cuando era menor de edad, una situación que presuntamente se había prolongado durante dos décadas.

McCarrick (Nueva York, 1930) fue ordenado cardenal por Juan Pablo II y participó en el cónclave de abril de 2005 en el que fue elegido pontífice Benedicto XVI.

Estas fotos muestran con crudeza la indignación por el abuso sexual en universidades

Loading
Cargando galería
Publicidad