null: nullpx
Abortos

Cómo se beneficiarán las latinas del fallo de la Corte Suprema que acabó con las restricciones al aborto en Texas

De las 5.4 millones de mujeres en edad reproductiva que residen en Texas, 2.5 millones son hispanas. Aquí explicamos por qué el acceso a estos procedimientos es especialmente importante para ellas.
27 Jun 2016 – 1:43 PM EDT

El fallo de este lunes de la Corte Suprema de Justicia que elimina las restricciones al aborto en Texas tendrá, según expertos, un impacto positivo debido a que su aprobación en 2013 tuvo un efecto desproporcionado en las minorías.

Para las 2.5 millones de hispanas en edad reproductiva que viven en el estado ha sido muy difícil acceder a abortos seguros desde que la ley -derogada este lunes- entró en vigencia.

Según la National Latina Institute for Reproductive Health y otras organizaciones que representan a las mujeres latinas, las hispanas ya enfrentan suficientes obstáculos para acceder a los cuidados de salud: pobreza, estatus migratorio, falta de fiabilidad de transporte, incapacidad de tomar tiempo libre en el trabajo y falta de ayuda en el cuidado de los niños. Además: los latinos son dos veces más propensos que los blancos a no tener seguro, lo que hace extremadamente difícil buscar y costear un procedimiento médico.


Las mujeres a las que se les niega el derecho constitucional a acceder a un aborto, son más propensas a intentar abortar por sus propios medios. Esto es especialmente cierto en latinas, según investigaciones recientes del Texas Policy Evaluation Project de The University of Texas at Austin, quienes encuestaron en 2015 a 1,397 residentes de Texas en edades entre 18 y 49 años. De ellas, el 44% era latina, de las cuales 1.7% reportó haber tratado de detener un embarazo por sí mismas.

También, muchas latinas dependían de las clínicas que fueron forzadas a cerrar para obtener anticonceptivos y otros servicios de prevención de salud reproductiva, aunque son ellas las que tienen más del doble de probabilidad de tener embarazos no deseados.

“Hace tres años, políticos de Texas aprobaron una ley innecesaria médicamente que puso un camino lleno de obstáculos frente a cada mujer del estado que había decidido poner fin a su embarazo. Como proveedora de abortos, como madre y como una latina viviendo en Texas, me siento aliviada de que estas barreras hayan podido al fin ser levantadas”, comentó a Univision Noticias Andrea Ferrigno, vicepresidente corporativo de Whole Woman’s Health, la clínica que decidió desafiar la ley con la ayuda del Center for Reproductive Rights.

Menos clínicas, más lejanas


“Una mujer en Texas nos contó su historia: después de ser diagnosticada con una condición fetal letal, la ley forzó unos retrasos que fueron tan largos que tuvo que dejar el estado para recibir atención médica. Esa mujer tenía dinero para viajar, pero otras mujeres no tienen esa opción”, aseguró Anne Davis, consultora de la dirección médica de Physicians for Reproductive Health.

Manejar 200 millas y pasar por varios puntos de control de inmigración, es lo que habrían tenido que vivir las mujeres de la zona rural predominantemente latina de Rio Grande Valley, en Texas, si la Corte Suprema hubiera reafirmado la ley HB2 que limitaba el acceso a los abortos seguros. El centro médico más cercano se encuentra en San Antonio y en este momento tiene tiempos de espera de hasta 20 días para solicitar una primera cita.

“Forzar a las mujeres a viajar esa distancia y a esperar por semanas para la próxima cita disponible de ninguna manera protege su salud y seguridad. (...) Hemos escuchado de mujeres que han vendido pertenencias, pedido préstamos de sus salarios, y que están arriesgándose a perder su trabajo para tener un acceso al derecho constitucional de abortar”, dijo a Univision Noticias RaeAnn Roca Pickett de la National Latina Institute for Reproductive Health.

Desde que entró en vigencia en octubre de 2014 la ley HB2 obligaba a las clínicas de abortos estar equipadas para operar como centros quirúrgicos ambulatorios para atender emergencias, los 2.5 millones de latinas en edad reproductiva en Texas se había visto afectada significativamente.

Publicidad