null: nullpx
Uforia Music

El Charro de Oro cantó el himno para el Partido Demócrata y el mundo se llenó de esperanza

Sebastien De la Cruz interpretó el himno nacional en la Convención Nacional del Partido Demócrata después de una historia de racismo.
28 Jul 2016 – 6:16 PM EDT

En el verano de 2013 Miami Heat derrotó a los Spurs de San Antonio en un juego que dejó a la gente pasmada, no por el rendimiento de los jugadores, sino por la interpretación del himno nacional de EEUU a cargo de una niña de 12 años, Julia Dale, del sur de Florida. Para el segundo juego de ese campeonato final, los Spurs quisieron superar a la adorable niñita del Heat y trajeron a un cantante propio para interpretar el himno una vez más. Sebastien de la Cruz 'El Charro de Oro', vestido muy elegante de charro, se paró en el centro de la chancha y cantó ‘The Star-Spangled Banner’ tan bien como lo hizo Julia en el primer juego.

Sebastien tenía 11 años entonces. Hijo de un veterano de la armada naval, había llegado a las semifinales de America’s Got Talent en la séptima temporada. Durante su interpretación hubo muchos comentarios lamentables en Twitter que desaprobaron su participación en las finales de la NBA por su origen mexicano. Esto desató una polémica en los medios y, lejos de ser tema de conversación por su impecable actuación, Sebastien estuvo sujeto al escándalo que provocaron los trolls en internet.


La gente expresó su molestia al ver que alguien de ascendencia mexicana había sido elegido para cantar el himno nacional de Estados Unidos en un juego importante de basquetbol. Lo acusaron de estar en el país ilegalmente y se refirieron a él usando insultos étnicos.


“No saben nada sobre mi vida. Mi padre estuvo mucho tiempo en la armada naval y lo saludo hoy por eso. Quiero agradecerle. La gente no sabe, sólo asumen que solo soy mexicano. Yo no soy de México, soy de San Antonio, nací y crecí ahí. Sólo soy un fan de los Spurs de San Antonio,” declaró frente a las cámaras en una entrevista para FOX S. A. un día después del juego.

Después de la avalancha de críticas, De La Cruz fue invitado un par de días después a cantar de nuevo para el cuarto juego. El presidente Barack Obama twitteó sobre él, invitando a la gente a verlo. Esta vez, fue escoltado a la cancha por el entonces alcalde de San Antonio Julián Castro (ahora Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano) quien lo llamó, "un joven fenomenal".


Sebastien se presentó de nuevo ayer por la noche, tres años más grande y con la voz más grave, para interpretar el himno en la Convención Nacional del Partido Demócrata. La invitación a De la Cruz no solamente es una afrenta política ante todo lo que representan Donald Trump y el Partido Republicano, sino que es un símbolo de esperanza para todos los ciudadanos americanos. Porque un joven de piel oscura vestido de charro cantando el himno de EEUU es la metáfora perfecta para representar a la comunidad latina en el país.


Lo que los trolls de Twitter interpretaron como una ironía en 2013, cuando Sebastien se presentó por primera vez en la final de la NBA, ayer se convirtió en una imagen emblemática que cambió por completo el panorama electoral para todas las minorías. Que el Partido Demócrata logre reconocer que Estados Unidos está compuesto también por una gran cantidad de minorías desprotegidas es, definitivamente, una luz al final del túnel. El simple hecho de que eligieran a De La Cruz y que revivieran esa historia de odio y estupidez humana para cantar ‘The Star-Spangled Banner’, que representa a toda la población americana, es una promesa. Con este gesto, el Partido Demócrata presentó de nuevo la posibilidad del sueño americano, donde todos tienen una oportunidad.


Más contenido de tu interés