null: nullpx
Regional Mexicano

Así fue el espinoso camino a la fama de Jenni Rivera

La periodista Yanalté Galván revela cómo fueron los inicios de la cantante y cómo luchó Jenni para llegar a ser la "Diva de la Banda".
9 Dic 2017 – 4:39 PM EST

La representante artística Yanalté Galván, quien en teoría fue la primera publicista de Jenni Rivera, confesó que la cantante no solo quería tener más éxito que su hermano Lupillo, sino que quería ser la más exitosa de todos los cantantes.

En entrevista con Univision Entretenimiento, la también periodista de espectáculos habló de los inicios de la carrera de Jenni Rivera, sus sueños, temores y su ilusión por convertirse un día en la 'Diva de la Banda'.

“Yo llegué a la vida profesional de Jenni en 1990, gracias a mi amigo Javier Martínez que en ese tiempo era su manager y lo que a él le interesaba era encontrar alguien que llevara la carrera de Jenni a estar en boca de todos”, comentó Galván quien para entonces llevaban las relaciones públicas de la cantante Marisela y era parte del equipo de trabajo en Sony Music de Lupillo Rivera.

Jenni Rivera, la hija de inmigrantes que cumplió el 'sueño americano'

Loading
Cargando galería


Compartió que Jenni siempre le preguntaba a su representante que por qué su hermano Lupillo estaba por todos lados en discos, posters, radio, eventos y que ella deseaba lo mismo, a lo que Martínez le contestó que conocía a la persona indicada para lograr eso y ella era: Yanalté.

“Así que me llamaron a su oficina para entrevistarme con ella, el día que la conocí Jenni acababa de dar a luz de su hijo Jhonny y con ella estaba su esposo Juan López y la pequeña Jenicka y después de presentarnos, con mucha seguridad me preguntó: ‘¿Tú me puedes hacer famosa?’, le respondí lo puedo intentar y me dijo: ‘¡No, contéstame, ¿me puedes hacer famosa? ¡Porque yo quiero ser famosa! Y si es sí, ya estás contratada”.


Luego de esa intempestiva presentación, Yanalté se unió al equipo de Jenni y ahí comenzó el camino hacia la conquista del sueño de la cantante nacida en Long Beach, California.

Agregó que no hablaron de sueldo, ni de planes de trabajo pero de pronto la periodista ya estaba dentro y aunque sabía que la tarea sería complicada, le gustó la manera sincera y directa de ser de Jenni.

El reto de convertirla en ‘la gran señora’ había comenzado

La segunda entrevista entre ambas fue en la casa de Jenni en Long Beach, una casa pequeña para tantos niños que ya tenía la cantante, recordó Yanalté, agregando que era una casa modesta con un pequeño mueble donde se encontraban dos reconocimientos que una revista local le dio a Jenni.
“Eran dos trofeos de una revista que se llamaba creo ‘La perrona’ y como Jenni me vio que los estaba observando, volteé y a su manera le dije, señalando el mueble: “Esto yo lo voy a llenar de premios te lo prometo… Y así fue”.


Jenni Rivera y su destacado legado musical

Loading
Cargando galería


Jenni grababa para una compañía pequeña llamada Discos Cisne, tenía dos discos con ellos y nunca la promovieron, el material estaba detenido y en uno de los discos estaba la canción ‘Querida Socia’, tema que grabó también Diana Reyes.

“Fue un reto muy padre porque el tema de Diana estaba muy fuerte en Texas, pero el de Jenni comenzó a sonar en California”.

El trabajo había comenzado y fue con la canción ‘Se las voy a dar a otro’ la que hizo que todo mundo comenzara en voltear a ver a Jenni, material que llegó a estar nominado al Latin GRAMMY en 2002.

La batalla para cambiar la manera de vestir tan ‘diferente’ de Jenni

A pesar de que discutían constantemente debido a que ambas tenían un carácter fuerte, la relación entre ellas era buena y de mucho respeto.

“Discutíamos mucho porque teníamos dos maneras distintas de pensar, pero eso fue lo padre porque nos decíamos las cosas directas, no llamábamos todos los días y lo que sí reconozco de Jenni es que era una mujer muy inteligente, le gustaba aprender porque sabía que aprendiendo llegaría muy alto”.

Recordó que Jenni pensaba en inglés y si decía una palabra mal en español, de inmediato Yanalté la corregía y no volvía a cometer el error. “Todo lo absorbía muy rápido, no hablaba mucho español, pero poco a poco se fue soltando, en ese sentido no batallé con ella”.

Pero donde sí no se ponían de acuerdo era en la manera de vestir de Jenni. “Ahí fue la verdadera batalla, Jenni tenía una forma de vestir podríamos decir ‘diferente’ y vaya que nos costó que aceptara cambiar su imagen, no fue algo inmediato, lo mismo con el pelo que con el maquillaje, fue un trabajo duro, pero lo logramos y ese cambio se puede ver ya en el disco que se llamó ‘Homenaje a las grandes’”.

En Long Beach ella era la reina, en México, el rey era Lupillo

Luego del éxito local de ‘ Se las voy a dar a otro’, el siguiente paso era viajar a México, donde en ese tiempo Lupillo Rivera era el más conocido del género regional mexicano.

“Volamos a México para estar en una presentación de unos premios que daban los periodistas de espectáculos, hicimos nuestra primera conferencia de prensa en el restaurante del hotel Fiesta Americana y a la cita solo llegaron como 10 medios, pero la pasamos muy bien”.

El único inconveniente que existió fue que casi todas las preguntas que le hacían a Jenni estaban relacionadas con su hermano Lupillo. “Jenni no estaba segura de viajar a México, pues Jenni quería primero triunfar en Estados Unidos, pero la convencí que teníamos que hacerlo y además de esa conferencia nos fuimos a todos los diarios prácticamente a pie tocando puertas, pero en algunos medios me decían no la queremos a ella, queremos a Lupillo”.

Obviamente Jenni se daba cuenta de eso, sobre todo porque en cada entrevista que le publicaban la nombraban como ‘la hermana de Lupillo Rivera’.

“Aunque eso le molestaba, no lo decía, es más eso fue como un piquete para reaccionar y ella decía, Lupillo es mi hermano, pero yo no quiero ser mejor que mi hermano, yo voy a ser la mejor de todos”.

Más tarde cambió de opinión... Jenni se dio cuenta que México era importante para lograr su objetivo y ese fue el inicio de muchos viajes que hizo al país azteca, al grado que fue en este país donde lamentablemente falleció.

Ya de vuelta en casa, otro de los sueños de Jenni era llegar algún día a Sábado Gigante. “No sé qué se imaginaba, creo que pensaba que llegar al programa de Don Francisco era lo más importante en la carrera de un cantante y yo le decía, luego de que te llevemos a todos los programas de radio y televisión de Estados Unidos y México ya no querrás ir a Sábado Gigante y también así fue”.

Las inolvidables y pícaras frases de Jenni Rivera sobre el escenario

Loading
Cargando galería

Sin embargo, Yanalté ha mencionado en distintas ocasiones que el éxito de Jenni en gran parte fue gracias a los medios de comunicación. “Ese trabajo no es de los publicistas, se le debe a que los medios de nos abren sus puertas o nos dan un espacio en la radio o en la televisión”.

El encuentro con ‘su querida socia’ Diana Reyes y con su ‘acérrima’ rival Graciela Beltrán

Una de las anécdotas que recordó Yanalté con Jenni Rivera, sucedió en México en una entrega de Premios Furia Musical En 2007, donde en uno de los pasillos del Auditorio Nacional se encontró con Diana Reyes, su ‘rival’ musical debido al tema ‘Querida socia’.

“En uno de los pasillos entre tanto artista grupero Jenni se encontró con Diana, Jenni iba del brazo de su esposo Juan López, quien por cierto era muy guapo y al verse le dijo a Diana: “¡Mi socia!”, Diana se sorprendió y la abrazó con mucho cariño y le respondió: “Mi querida socia” y cuando Jenni le presentó a Juan, Diana bromeando le dijo: “Sí, si quiero ser tu socia” y todos soltaron la carcajada”.

Con esta acción quedó por tierra esa rivalidad que les habían inventado y lo mismo pasó con Graciela Beltrán, con quien se dijo estaban peleadas en serio. “Jenni no tenía problemas con nadie, ni con Diana ni con Graciela Beltrán, cada vez que se encontraban se saludaban con mucho cariño, eso yo lo vi muchas veces, es más te confieso las cantantes favoritas que Jenni escuchaba siempre eran a Marisela y a Graciela Beltrán, los casetes que Jenni traía en su auto eran de ellas y de Carmen Jara. Y si hubo problemas con Graciela fue mucho tiempo después”.

La relación laboral entre la periodista y Jenni Rivera duró siete años... De acuerdo con Galván, los malos entendidos acabaron con su amistad y desafortunadamente nunca se dieron tiempo de aclarar las cosas.

“Las dos de carácter fuerte, orgullosas, pues ninguna quiso buscar a la otra. Hubo chismes de que yo hablaba mal de ella y otras cosas, algo que no fue cierto, yo creo que Jenni lo sabía perfectamente pero su orgullo pudo más y ella siguió su camino y yo el mío. Con el tiempo nos llegamos a encontrar, nos abrazamos, platicábamos, pero ya nunca tocamos el tema”.

Para finalizar Yanalté Galván resume la experiencia de haber trabajado con la 'Diva de la Banda' como algo inolvidable. “ Me siento tranquila porque yo formé parte de un engranaje que se armó para que Jenni alcanzara su sueño, un pequeño engranaje porque los principales responsables fueron sus padres, don Pedro y la mayoría de sus hermanos, pero eso no se hubiera logrado sin las ganas de Jenni y sin su hambre de triunfo".


Más contenido de tu interés