Cumbia

Música de la frontera: Policías y pandilleros bailan cumbia en Saltillo

Tirando Barrio es una iniciativa de integración social que se hizo en conjunto con la policía de Coahuila.
1 Sep 2016 – 2:51 PM EDT

La primera final regional de Tirando Barrio se llevó a cabo el domingo pasado en la Alameda Zaragoza en Saltillo, Coahuila. Esta iniciativa de ‘tirar barrio’ es un programa de integración social que se hizo en conjunto con Fuerza Coahuila, una nueva policía con divisiones de élite, preventiva y rural con legislaciones especiales que entró en vigor este año. La idea es que la sociedad civil conozca y vea a los policías desde una perspectiva más humana en quien pueden confiar. Que se enfrenten a ellos bailando como en una especie de catarsis de sonidero.

Tirando Barrio buscó pandillas que se enfrentaron bailando entre ellas y los ganadores regionales se presentaron en esta final. La pandilla ganadora obtuvo un viaje pagado para cada miembro y tres personas más. Los enfrentamientos fueron a punta de pasos de baile bajo el ritmo de la cumbia colombiana.


¿Por qué la gente de barrio en Saltillo baila cumbia colombiana? Recordemos que en 1960 surgió en el norte de México una tribu urbana que ahora se conoce como los cholombianos. Popularizada en Nuevo León, esta subcultura surge a partir de la afición por la cumbia colombiana y la llegada de los ‘cholos’, migrantes que tienen una identidad mexicoamericana. El resultado de esta mixtura de la afición por la música tropical de los sonideros y la migración es una especie de punk tropical.

Hace unos años, los cholombianos eran discriminados por su forma de llevar el pelo engomado y su vestimenta holgada. Ahora la cumbia es cada vez más popular en los barrios marginales de las ciudades fronterizas. Las pandillas competidoras de Tirando Barrio son jóvenes que viven en un entorno violento, con problemas de drogas y enfrentamientos entre ellos.


Esta iniciativa muestra el lado humano de todos los involucrados. De los pandilleros y los policías por igual. Disfruten de este bailongo, prueba de que la música rompe todas las fronteras, y prueba fehaciente de que la música de la frontera es más rica por su mezcla.


Más contenido de tu interés