Animales

Una estudiante asegura que tiró a su hámster por el inodoro porque así lo sugirió una empleada de Spirit Airlines

La aerolínea dijo que en en ningún momento sus empleados sugirieron a la joven que desechara a su animal o le hiciera daño.

Belén Aldecosea, de 21 años, afirma que una empleada de Spirit Airlines le dijo que arrojara a su hámster a un inodoro en el aeropuerto de Baltimore porque el roedor de apoyo emocional no podía volar con ella, según lo reportó The Miami Herald.

Spirit Airlines niega haberle dicho a la joven que botara al hámster. Aldecosea dijo que tuvo que tirar a su mascota, después de quedarse sin opciones.

The Miami Herald informó que antes de que Aldecosea volara a casa desde la universidad hasta el sur de Florida, llamó dos veces a Spirit Airlines para asegurarse de que pudiera viajar con Pebbles, su hámster.

El portavoz de las aerolíneas, Derek Dombrowski, confirmó a Local 10 News que un representante de la aerolínea le dijo erróneamente a Aldecosea que podía volar con su mascota de apoyo emocional. "Desafortunadamente, nuestro representante de reservas informó mal al pasajero y le dijo que se permitía volar con un hámster en Spirit Airlines", dijo Dombrowski.

La empresa sostiene que cuando la pasajera se presentó con el hámster en el aeropuerto, los agentes de Spirit le ofrecieron tomar un vuelo posterior y que ella aceptó. "Tuvo tiempo de buscar otro alojamiento para el animal. Nuestros registros indican que ella tomó el vuelo más tarde sin incidente", dijeron a Local 10 News.

Según Dombrowski, ningún agente de Spirit Airlines sugirió que Aldecosea arrojara a su mascota al inodoro. "Después de investigar este incidente, podemos decir con confianza que en ningún momento nuestros agentes sugirieron que este pasajero (o cualquier otro para el caso) debería herir de algún otro modo a un animal. Es increíblemente desalentador escuchar que la pasajera decidiera terminar con la vida de su propia mascota ", dijo.

Aldecosea dijo a The Miami Herald que está considerando demandar a Spirit por las instrucciones contradictorias que la presionaron para tomar una decisión angustiosa.

Pero el abogado de Aldecosea, Adam Goodman, le dijo al Miami Herald que este caso es muy diferente. "Este no era un pavo real gigante que pudiera representar un peligro para otros pasajeros. Era un hámster pequeño, lindo e inofensivo que podía caber en la palma de su mano", dijo Goodman.