March For Our Lives

“Aprendí a esquivar balas antes que a leer”: el potente discurso de una joven hispana en DC

Edna Chávez, una estudiante de Los Ángeles, habló sobre la dolorosa muerte de su hermano mayor tras un tiroteo, cómo su comunidad vive acostumbrada a la violencia de las armas y sobre los cambios legislativos que se necesitan para prevenir más asesinatos. En 2018, 146 jóvenes hispanos fallecieron de manera violenta en la ciudad de Edna.

LOS ÁNGELES, California.- “¡Ricardo! ¡Ricardo! ¡Ricardo!”. El nombre del hermano mayor de Edna Chávez, una estudiante de preparatoria del violento sur de Los Ángeles, en California, se escuchó con fuerza este sábado durante su participación en la ‘Marcha por nuestras vidas’ en Washington DC. Ella relató con lágrimas que su “héroe” murió baleado en su comunidad, marcándola para siempre.

“Mi hermano estaba en la preparatoria cuando murió. Era un día normal, estaba atardeciendo en sur-centro (de Los Ángeles) y se escucharon explosiones como fuegos artificiales, pero no lo eran”, contó la adolescente de 17 años, mientras algunos en el público se llevaban las manos al rostro. “Perdí más que a mi hermano ese día, perdí a mi héroe (…) Ese trauma lo llevo a donde sea”, agregó.

El potente discurso de Edna ha puesto los reflectores también sobre los 146 jóvenes hispanos que fueron asesinados -la gran mayoría a tiros- el año pasado en Los Ángeles, constituyendo el 52% del total de los homicidios. Los latinos representan el 49% de la población en esa ciudad. En el barrio donde se crió Edna cada día aparecen altares en banquetas y callejones recordando a los caídos.

“Yo soy una sobreviviente. He vivido en el sur de Los Ángeles toda mi vida y es normal ver las armas hasta el punto en que aprendí a esquivar balas antes que a leer”, dijo la joven. “¡Basta ya! Hay que cuestionarse: ¿Cuántos más tienen que morir hasta que este problema sea reconocido finalmente?”.


Edna, quien aspira a ser una enfermera, llegó en autobús a la capital del país acompañada de 15 estudiantes angelinos para exigir un mayor control en la venta de armas.

Si en algún lugar se necesita un cambio legislativo es en Los Ángeles, donde hay más de 45,000 pandilleros, más que en ningún otro lugar de EEUU. Aquí nacieron la Mara Salvatrucha (MS-13), la Barrio 18 y Bloods, tres de las bandas callejeras más violentas del mundo. A estos delincuentes les han decomisado verdaderos arsenales de guerra, incluidos rifles de asalto y bazucas.

Desde que la policía lanzó en 2009 un programa que cambia armas por cupones de tiendas, la agencia ha obtenido más de 15,000 pistolas, escopetas, ametralladoras, rifles e incluso lanzagranadas. Pero son las balas las que más arrebatan vidas en esta metrópoli y el primer motivo de homicidio en 2018 fue la delincuencia de las pandillas, acaparando 177 de los 282 asesinatos reportados el año pasado.

“Legisladores escuchen, armar a los maestros no funcionará; más seguridad en nuestras escuelas tampoco funcionará; políticas de cero tolerancia no funcionará tampoco. Nos hacen sentir como criminales”, dijo Edna durante su participación en Washington DC. “Tenemos que enfocarnos en el cambio de las condiciones que hacen que se cree la violencia y el trauma, y es así como nosotros lucharemos con nuestras comunidades y vamos a levantar nuestras voces en todos lados”, agregó.

Parte del discurso de esta adolescente incluyó frases en español. “Hola. Buenas tardes”, saludó al acercarse al micrófono y expresó “¡La lucha sigue!” al alejarse con el puño derecho en alto.

Edna es una líder juvenil en Community Coalition (COCO), una de las organizaciones más respetadas del sur de California. Fue creada en 1989 y sus oficinas centrales están en el sur de Los Ángeles. Reflejo de la distribución demográfica en esa región, la mayoría de sus miembros son hispanos y afroamericanos. Una de sus fundadoras es la congresista negra Karen Bass. Generar líderes locales, mejorar la calidad de vida de los vecindarios y desarrollar campañas académicas son algunos de sus objetivos.

“Estoy empoderada a través de la acción”, dijo Edna sobre su colaboración en el grupo.

Antes de partir a DC, la joven dijo en una entrevista con NBC4 que lamentaba que “no se está haciendo nada” a pesar de que se habla mucho sobre controlar la venta de armas. Las protestas de los jóvenes este fin de semana, señaló ella, deben tener un gran impacto en los legisladores. “Si nada pasa, eso habla mucho sobre nuestro país", concluyó.