publicidad
Volver
Un policía muestra una escopeta que fue intercambiada por una tarjeta de regalo en el Sport Arena de Los Ángeles el 13 de mayo de 2017.

En la ciudad que exportó las pandillas le dicen a Trump que su estrategia es incorrecta

En la ciudad que exportó las pandillas le dicen a Trump que su estrategia es incorrecta

El gobierno de Los Ángeles, donde hay más de 45,000 pandilleros, ha desarrollado una serie de iniciativas con el objetivo de resolver esta problemática. Sus funcionarios consideran una medida equivocada solo enfocarse en redadas y deportaciones.

Un policía muestra una escopeta que fue intercambiada por una tarjeta de...
Un policía muestra una escopeta que fue intercambiada por una tarjeta de regalo en el Sport Arena de Los Ángeles el 13 de mayo de 2017.

LOS ÁNGELES, California.- No es un secreto que Los Ángeles, California, tiene el infame mote de “La capital de las pandillas en Estados Unidos”. Hay más de 45,000 miembros de estas bandas, algunas de las cuales han cruzado fronteras, como Mara Salvatrucha (MS-13), Barrio 18, Crips y Bloods.

Pero desde hace una década los líderes de esta metrópoli se propusieron convertirla en pionera en los esfuerzos por erradicar la violencia pandilleril. Con este fin se han diseñado programas preventivos que incluyen comprar armas de fuego, crear una red de “pacificadores” que dialogan con las bandas para evitar asesinatos y realizar actividades nocturnas en zonas golpeadas por la delincuencia.

publicidad

Este modelo “inteligente”, señala el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, se contrapone a las redadas de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que encabezan la estrategia antipandillas del presidente Donald Trump. Los operativos realizados en mayo de este año concluyeron con 1,378 arrestos. Aunque en su mirilla estaban los indocumentados, la mayoría de los detenidos eran ciudadanos estadounidenses.

“Estas grandes redadas, de hecho, son muy pequeñas. Es como tomar una pequeña red y tirarla al océano esperando que atrape a los ‘hombres malos’”, dijo Garcetti a Univision Noticias.

Una de sus iniciativas para prevenir los crímenes de las pandillas que en Los Ángeles se llevan a cabo es el programa “Gun BuyBack”, el cual ofrece tarjetas de regalo a quienes entregan armas de fuego. El trueque es anónimo. La Policía de Los Ángeles (LAPD) no cuestiona su uso, ni su procedencia, incluso si les dejan arsenales, rifles de asalto o bazucas.

Desde 2009, la agencia ha obtenido de esta forma más de 15,000 armas, las cuales han sido destruidas. De hecho, la fecha de estos eventos también se planifica: se elige un sábado antes de la celebración del Día de las Madres, pensando que muchas personas necesitan dinero para comprar obsequios y a que es una fecha de convivio familiar.

Relacionado
Un pandillero de la Mara Salvatrucha, una de las bandas más grandes de E...
El barrio angelino donde nació la Mara Salvatrucha teme ‘daños colaterales’ por redadas de Trump
Vecinos y activistas temen que se estén planeando redadas contra miembros de la MS-13 en Rampart, el vecindario en el oeste de Los Ángeles donde se fundó la banda en la década de 1980, y que también sean deportados indocumentados sin antecedentes penales.

“Para mí estas estrategias son más inteligentes, más enfocadas, van donde se requiere, en lugar de hacer una declaración política que ni siquiera raspa la superficie del problema”, expresó Garcetti, quien asegura que la tasa de crímenes ligados a las pandillas en este municipio ha bajado un 40%, comparado con la violenta década de 1990.

Una enorme escopeta parecida a la que usó el personaje de Tony Montana en la película ‘Scarface’, una ametralladora de la Segunda Guerra Mundial y dos rifles de guerra fueron algunas de las armas que terminaron en poder de la Policía en la última campaña de recolección de armas realizado en mayo en el estacionamiento del Sport Arena de Los Ángeles.

“Traje una escopeta porque tengo miedo que se metan a mi casa y que la vayan a usar en la calle”, dijo Jaime Moreno, un mexicano que vive en un barrio de Sur Los Ángeles que reclama una clica de Crips, la banda que surgió en la década de 1960 en esta ciudad.

Rifles intercambiados por tarjetas de regalo en el Sport Arena de Los Án...
Rifles intercambiados por tarjetas de regalo en el Sport Arena de Los Ángeles el 13 de mayo de 2017.

Los ‘pacificadores’ de los tiroteos

Cada vez que ocurre una balacera en Los Ángeles no solo llegan policías a la escena. El gobierno local dispone de más de 120 “interventores”, la mayoría antiguos pandilleros, quienes se encargan de investigar por qué ocurrió el tiroteo, asistir a las víctimas y evitar que se desate una venganza.

Esta iniciativa se solventa con los fondos que reciben varias organizaciones comunitarias de un presupuesto anual de 25 millones de dólares anuales de la Oficina de Reducción de Pandillas y Desarrollo Juvenil (GRYD), la cual depende de la Alcaldía angelina.

Relacionado
Altar callejero por la muerte de un presunto pandillero en Sur Los Ángeles
Radiografía de las pandillas en Sur Los Ángeles: conozca las zonas calientes
El sur de la urbe californiana, de población mayoritariamente hispana y afroamericana, aloja también una jungla de bandas callejeras armadas que defienden cuadra por cuadra “su territorio”.

Los también llamados “pacificadores” operan en las 23 zonas más conflictivas. Sur Los Ángeles, donde nacieron las bandas afroestadounidenses Crips y Bloods, es la región con más mediadores. Sólo del 1 de enero al 30 de junio de 2016, en esa región ocurrió el 60% de los 134 asesinatos registrados en toda la ciudad.

“Si los ‘interventores’ saben que el tiroteo ocurrió en un vecindario y hay preocupación de que tomen venganza, ellos tratan de hablar con la gente y calmarla”, explica Anne Tremblay, directora de GRYD.

Luces en la oscuridad

Durante el verano, la temporada en que aumenta la tasa de homicidios, más de 30 parques en los vecindarios más violentos abren hasta casi la medianoche para realizar competencias deportivas, talleres, clases de acondicionamiento físico y ofrecer alimentos. Es el programa Summer Night Lights, un invento del gobierno angelino.

Según estadísticas, dichas actividades reducen el índice delictivo en las zonas que rodean estos centros.

La pandilla tomaba control del parque y la gente no se sentía segura de visitarlos”, dice Tremblay.

Para Curren Price, concejal de Sur Los Ángeles, estos programas son responsables de “gran parte” de la reducción del crimen. Su oficina, indicó, ofrece estrategias enfocadas en los niños, porque crecen en un ambiente donde es fácil ser reclutado por algunas de las bandas callejeras.

“Las pandillas han dejado un legado, pero lo más importante es la prevención y la intervención”, dijo.

En Watts, uno de los barrios más violentos del sur angelino, no ha ocurrido un homicidio este año, una meta difícil de alcanzar en un mes hace 15 años, mencionó el alcalde Garcetti.

El funcionario indicó que actualmente su administración desarrolla estrategias anticipando la liberación de presos a través de la Proposición 47, la cual permite que algunos delitos no violentos –como la posesión simple de droga o el robo menor a 950 dólares– sean degradados de delitos graves a menores.

“Eso requiere enfoque y posicionamiento, no retórica y deportación”, dijo Garcetti.

En fotos: Así nacieron y echaron raíces las pandillas centroamericanas en Estados Unidos
publicidad