Juicios

El mexicano indocumentado que Trump utilizó para agitar el debate migratorio es declarado inocente de asesinato

Después de dos días de deliberaciones finales, el jurado llegó al veredicto que absuelve de culpabilidad al mexicano José Inés García Zárate de la muerte de la joven Kate Steinle. Con esta decisión ponen fin un caso que ha provocado por años un debate nacional sobre inmigración.
1 Dic 2017 – 7:41 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Este jueves el inmigrante mexicano José Inés García Zárate fue declarado inocente del asesinato en San Francisco de la estadounidense Kate Steinle, en uno de los casos que utilizó el presidente Donald Trump para justificar el endurecimiento de sus políticas migratorias y para entablar una batalla contra las ciudades santuario. El mandatario ha reaccionado a la decisión del jurado diciendo que es un veredicto "vergonzoso".

Las autoridades de inmigración anunciaron horas después que el indocumentado sería deportado, por sexta vez, a México. El Departamento de Justicia está sopesando ahora presentar cargos federales contra Zarate.

García Zárate, de 54 años, fue acusado en 2015 de matar a la joven de 32 años en el Muelle 14 de San Francisco, apenas meses tras salir de prisión y luego de haber sido expulsado del país cinco veces.

La Fiscalía argumentaba que el hombre disparó contra Steinle a propósito, mientras que la defensa buscaba probar que el mexicano -quien se encontró la pistola debajo de una banca y envuelta en una camiseta- no accionó el arma intencionalmente.

Según la defensa, la pistola no tenía puesto el seguro y operaba con un gatillo sensible. Durante el mes que duró el juicio, durante el cual hubo extensos testimonios de expertos en balística, los abogados de la defensa argumentaron que García Zárate era una persona sin hogar desafortunada que mató a la joven por accidente.

Un jurado de seis hombres y seis mujeres deliberó durante seis días sobre el futuro de este indocumentado, debatiendo si Steinle fue asesinada en un extraño accidente o si lo hizo un asesino calculador.

Tras su veredicto, el panel solo condenó a García Zárate de un cargo menor por ser un delincuente en posesión de un arma. Este delito conlleva a sentencias de 16 meses hasta dos o tres años en prisión, pero como el acusado lleva ya más de dos años encarcelado, ese tiempo se le restará de su condena (que aún no se sabe cuándo se determinará).

La joven Kate Steinle caminaba con su padre y un amigo de la familia en julio de 2015 cuando recibió un disparo y cayó en los brazos de su papá. El acusado había salido de prisión tres meses antes de que ocurriera el incidente, a pesar de una solicitud que habían enviado las autoridades federales de inmigración a la cárcel (conocida como 'detainer') para que lo mantuvieran retenido por un tiempo adicional para recogerlo y deportarlo.

La muerte de Steinle puso en el foco las políticas santuario de San Francisco. Muchos arremetieron contra las autoridades locales por rehusarse a cooperar con las labores federales de deportación.

Mientras los detractores de las ciudades santuario reclaman que la muerte de Steinle pudo haberse evitado si las autoridades hubiesen tenido mano dura contra el inmigrante durante sus arrestos, el abogado defensor Matt González preguntó al jurado si creían que los fiscales hubieran acusado de "asesinato a un estudiante universitario o a un turista sueco" si fueran los sospechosos, en lugar de a García Zárate, quien nació en México.

Durante la campaña presidencial, Trump ya se refería al asesinato como una de las razones que justificaban el endurecimiento de las políticas migratorias que implementaría en su administración. De hecho, una medida respaldada por el presidente para endurecer los castigos contra inmigrantes indocumentados fue bautizada la Ley de Kate, en honor a Steinle.

El presidente reaccionó a través de Twitter tras conocerse este jueves la decisión del jurado, de nuevo arremetiendo contra los inmigrantes: "¡Un veredicto vergonzoso en el caso de Kate Steinle! No me sorprende que la gente de nuestro país esté tan enojada con la inmigración ilegal".


Por su parte, el fiscal general Jeff Sessions dijo que espera que los funcionarios locales "consideren cuidadosamente el daño que están haciendo a sus ciudadanos" al no cooperar con las autoridaes federales de inmigración.

¿Acto deliberado?

La fiscal de distrito adjunta de San Francisco, Diana García, dijo en uno de sus argumentos finales del juicio que no sabía por qué García Zárate había disparado, pero declaró que creó un riesgo de muerte al llevar consigo el arma al muelle ese día y jugar con ella por unos 20 minutos antes de disparar.


La fiscal indicó que el acusado hizo tres disparos –uno de los cuales rebotó en el suelo e hirió mortalmente en la espalda a Steinle– y luego huyó.

Es por esto que la Fiscalía insistía en que el sospechoso actuó con premeditación. "Creemos que él intentó tirar la pistola (al mar)", dijo durante el juicio el fiscal Alex Bastión.

Jim Steinle, el padre de la víctima, se presentó en el tribunal también y relató con lágrimas la agonía de su hija. Contó que él y un amigo habían terminado un almuerzo con Kate cuando decidieron dar un paseo por el muelle.

De pronto, se escuchó un fuerte "golpe" y su hija se derrumbó en sus brazos diciendo "ayúdame, papá". Después de poner a Kate de lado, levantó su blusa y descubrió una herida de bala en su cuerpo.

"No pude entender qué pasaba", expresó. "Ella no tenía ningún problema de salud".

Los paramédicos llegaron poco después y la joven fue declarada muerta en un hospital cercano.

Un oscuro historial

En el momento de la muerte de la joven, García Zárate estaba en libertad condicional en Texas. En su historial acumula siete delitos graves.

En 1993 fue condenado tres veces en el estado de Washington por posesión de heroína y elaboración de narcóticos. Luego de otra condena por drogas y de cumplir un período en la cárcel, esta vez en Oregón, las autoridades de inmigración lo deportaron en junio de 1994.

No obstante, regresó y fue condenado dos años después por posesión de heroína en el estado de Washington y deportado por segunda vez, en 1997.

El 2 de febrero de 1998, fue deportado por tercera vez. Seis días después lo detuvo la Patrulla Fronteriza y un juez federal lo condenó a cinco años y tres meses de prisión por su reingreso no autorizado al país.

En 2003 lo expulsaron por cuarta vez. Sin embargo, reingresó al país a través de la frontera con Texas y fue detenido nuevamente por autoridades federales. Luego de estar en la cárcel, volvió a ser deportado en junio de 2009.

Tres meses más tarde, fue capturado nuevamente intentando cruzar la frontera en Eagle Pass, Texas, y se declaró culpable del delito de reingreso.

El 26 de marzo de 2015, por requerimiento del Departamento del Sheriff de San Francisco, la Oficina de Prisiones (BOP) lo entregó a las autoridades de esa ciudad por una orden de arresto por drogas. La orden era de 20 años atrás, por lo que las autoridades de San Francisco no la hicieron cumplir.

El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) emitió una orden de retención contra García Zárate, pidiendo que fuera mantenido en custodia para que las autoridades de inmigración lo pudieran detener.

No obstante, debido a que San Francisco tiene una política de no honrar estos 'detainers' de ICE, las autoridades de la ciudad no cumplieron con la solicitud y lo dejaron en libertad el 15 de abril de 2015.

Publicidad