publicidad
Un pandillero de la Mara Salvatrucha, una de las bandas más grandes de Estados Unidos.

El barrio angelino donde nació la Mara Salvatrucha teme ‘daños colaterales’ por redadas de Trump

El barrio angelino donde nació la Mara Salvatrucha teme ‘daños colaterales’ por redadas de Trump

Vecinos y activistas temen que se estén planeando redadas contra miembros de la MS-13 en Rampart, el vecindario en el oeste de Los Ángeles donde se fundó la banda en la década de 1980, y que también sean deportados indocumentados sin antecedentes penales.

Un pandillero de la Mara Salvatrucha, una de las bandas más grandes de E...
Un pandillero de la Mara Salvatrucha, una de las bandas más grandes de Estados Unidos.

LOS ÁNGELES, California.- Desde que el presidente Donald Trump prometió a través de un tuit acabar con la violenta Mara Salvatrucha (MS-13) el 18 de abril, Manuel perdió el sueño. Este salvadoreño teme ser afectado por "los daños colaterales” si se realizan redadas migratorias en su vecindario, Rampart, donde se fundó la pandilla en la década de 1980. El barrio sigue bajo el control de los “mareros”.

“Nos preocupa que paguemos justos por pecadores, por una pandilla de la que somos víctimas, porque sufrimos por sus robos, reclutan a los niños y han hecho todo lo peor en nuestro país”, dice Manuel, quien acepta hablar con Univision Noticias con la condición de no publicar su apellido.

publicidad

Manuel, quien trabaja en un taller de costura, asegura que jamás ha cometido una falta en este país, al cual llegó en 1998, pero sabe que cualquier indocumentado, sin importar sus antecedentes penales, puede ser arrestado en los operativos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). “Cuando vengan con sus rifles buscando a los ‘mareros’ muchas familias inocentes van a ser deportadas”, comentó.

Para la Mara Salvatrucha todo inició en las calles de Rampart, un vecindario en el oeste de Los Ángeles donde abundan viejos edificios de apartamentos y que hace tres décadas recibió a los salvadoreños que huyeron de la guerra civil en su país. Los expertos afirman que surgió ahí como un método de protección de los recién llegados y que se fue expandiendo cuadra por cuadra, escuela por escuela, con un lema perturbador: “Matar, violar, controlar”.

Sessions asegura que las ciudades santuario ayudan a que proliferen las "bandas violentas como la MS13" Univision

Actualmente, es uno de los grupos delictivos más grandes de Estados Unidos, con más de 10,000 miembros en más de 40 estados de EEUU, una cifra que se triplica sumando los “mareros” en distintos países, según el Departamento de Justicia. Las iniciales de la pandilla llevan el número 13, como símbolo de su alianza con la banda carcelaria Mafia Mexicana y, a su vez, con los cárteles de la droga del vecino país.

Las autoridades federales señalan que la MS-13 ha hecho trato directo en el negocio de la distribución de drogas en EEUU con el cartel de Sinaloa, que lidera Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, y Los Zetas.

La infame pandilla volvió a acaparar los reflectores a principios de marzo, cuando se informó sobre el arresto de 13 presuntos miembros de la banda por cargos federales entre los que se encuentran siete asesinatos, entre estos los de tres adolescentes en Brentwood, Nueva York, el año pasado.

Relacionado
La policía especial antipandilla del condado de Suffolk hace una detenci...
"No se puede usar azul porque es el color de las maras": la violencia entre pandillas aumenta en Nueva York
Los residentes de la isla neoyorquina de Long Island, a 40 millas de Manhattan, están sacudidos por la muerte de cinco jóvenes a manos de la violencia pandillera.

Posteriormente, el presidente Trump anticipó una campaña en contra de la MS-13, tras asegurar que la pandilla consiguió formar grupos en las ciudades por el país debido a las "políticas migratorias débiles" de la anterior administración. “Los estamos deportando rápido”, escribió el mandatario en Twitter.

‘Tenemos miedo’

Frente a un edificio de apartamentos casi en ruinas en el barrio de Rampart, “Miguel”, un centroamericano de 50 años, limpia el interior de su camioneta sin dejar de cuidarse las espaldas. Él también cree que se aproxima la maquinaria de deportación de Trump a su barrio.

“No se ha sabido que haya venido migración (ICE) últimamente pero creemos que cuando todo está tranquilo quizás es que se está preparando algo grande”, comenta este hombre que pide el anonimato.

publicidad

El grafito con las siglas de la MS-13 en las paredes de Rampart, que sigue siendo habitado mayormente por inmigrantes centroamericanos, se borran de inmediato con pintura, pero las agencias del orden no han logrado arrancar el mal desde la raíz.

“No es difícil saber quién es pandillero aquí, solo vea las playeras y las cabezas rapadas de los muchachos”, dice “Miguel”.

Una mujer camina con su hijo en el barrio angelino Rampart, donde se fun...
Una mujer camina con su hijo en el barrio angelino Rampart, donde se fundó la Mara Salvatrucha en la década de 1980.

A decir de Alex Sánchez, un antiguo pandillero salvadoreño que ahora dirige una organización que asiste a los jóvenes que abandonan estos grupos, es posible que ICE realice pronto redadas en los vecindarios controlados por la Mara Salvatrucha, lo cual derivaría en arrestos de inmigrantes que no eran el objetivo de esos operativos.

“Vamos a ver que gente que no debe nada será detenida”, dijo Sánchez, quien alerta que estas expulsiones tendrían un impacto negativo particularmente en Centroamérica. “Más gente va a ser deportada a nuestros países, donde no hay oportunidades de empleo y donde hay más posibilidad de que la gente se meta en algo delictivo para comer”, agregó.

Mientras que el activista y escritor Randy Jurado Ertll cree que el grupo más afectado por los “daños colaterales” debido a las redadas migratorias sean aquellos que han cometido delitos menores. Él también teme que las deportaciones de miembros de la MS-13 solo trasladará el problema a otras regiones.

publicidad

“Creará más caos en México y en Centroamérica”, manifestó Jurado Ertll, originario de El Salvador.

ICE responde

Sin proporcionar detalles sobre el inminente operativo contra la MS-13 en Los Ángeles y otras ciudades, la oficina local de ICE envió estadísticas a este medio las cuales indican que de 2005 a 2016 el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) arrestó a 7,051 miembros de esa banda, como parte de una estrategia constante que tiene como objetivo expulsar del país a los pandilleros de peor reputación.

En ese período se registró una tendencia a la alza en las detenciones de integrantes de distintas pandillas, pasando de 1,428 arrestos en 2005 a 5,112 el año pasado, un brinco de más del 300%.

“Como las estadísticas muestran, la unidad de Investigaciones de Seguridad Nacional de ICE Homeland ha estado involucrada en esfuerzos de aplicación de la ley destinados a desmantelar peligrosas pandillas callejeras transnacionales durante años”, dijo Virginia Kice, vocera de la agencia.

Kice incluyó en las estadísticas el discurso del titular del DHS, John Kelly, el pasado 18 de abril (poco después del tuit de Trump), en el cual reclamó que las ‘ciudades santuario’ contribuyen a la expansión de pandillas, anticipando parte de la nueva estrategia del gobierno federal.

“Los comentarios del secretario Kelly sobre la amenaza de seguridad pública que representan las pandillas transnacionales, como la MS-13, hablan por sí mismos”, señaló Kice.

En fotos: Así nacieron y echaron raíces las pandillas centroamericanas en Estados Unidos
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad