null: nullpx
Tiroteo en San José

Así confrontó el primer equipo táctico al autor de la masacre que dejó 10 muertos en San José

La oficina del Alguacil hizo pública la grabación de la cámara corporal de uno de los oficiales que el pasado 26 de mayo entró a un edificio del VTA en busca de Sam Cassidy, el hombre que mató a nueve de sus compañeros de trabajo en lo que ahora se conoce como el peor tiroteo masivo en la historia de la Bahía de San Francisco.
5 Jun 2021 – 09:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

SAN JOSÉ, California. – A una semana de la masacre que dejó 10 personas muertas en una base de trenes del VTA, las autoridades hicieron público un video que muestra los últimos minutos del tiroteo y la respuesta de los primeros oficiales que confrontaron al pistolero antes de que se quitara la vida de dos disparos en la cabeza.

Las imágenes fueron grabadas con la cámara corporal de uno de los agentes del llamado “grupo de contacto”, conformado por dos oficiales del Alguacil del condado de Santa Clara y tres de la Policía de San José que llegaron al lugar menos de cinco minutos después de recibir la llamada de emergencia al 911.

“Este es el equipo que va hacia donde está el pistolero y ellos fueron los primeros que encontraron al sospechoso”, dijo el martes en una rueda de prensa la alguacil Laurie Smith.

El video editado, de casi cuatro minutos y medio de duración, muestra a los oficiales llegando al Edificio A del VTA, considerado en ese momento la “zona caliente” que representaba el peligro más inmediato para los más de 100 trabajadores de la compañía que estaban en la base de trenes.

En uno de los instantes más dramáticos, un supervisor del VTA que logra escapar por una puerta es encañonado por los agentes. “Levanta las manos!”, le gritan los oficiales. Segundos después, se dan cuenta que es uno de los sobrevivientes y le piden su tarjeta de acceso al edificio. Una vez en el interior, comienzan a revisar la zona, oficina por oficina, en busca de Sam Cassidy, el empleado "resentido" del VTA responsable de la masacre.

Al minuto 3:10 del video se escucha una detonación de arma de fuego. El teniente Aaron Simonson explicó en la rueda de prensa que el sospechoso disparó contra la ventana de una puerta cuando vio la linterna de los oficiales que se aproximaban al área. Momentos después se escuchan dos disparos más, con los que Cassidy se quitó la vida.

La oficina forense del condado de Santa Clara clasificó la muerte como “suicido” a causa de “múltiples disparos en la cabeza”, una circunstancia rara pero que puede ocurrir “cuando el primer tiro a la cabeza no resulta letal”. En cuanto a las nueve víctimas, agregó que todas fallecieron debido a "múltiples heridas de bala".

Hacia el final de la grabación, Cassidy aparece tendido sin vida en una silla aún vistiendo el uniforme azul que caracteriza a los empleados del VTA. Un oficial señala que el sospechoso “tiene una pistola en la mano”, conforme el resto de los agentes continúan revisando el lugar en busca de más víctimas.

Lo que sabemos del caso

Sam Cassidy, un trabajador del VTA de 57 años, abrió fuego contra sus compañeros de trabajo el pasado 26 de mayo durante un cambio de turno en la base de trenes Guadalupe, cobrando la vida de nueve personas -la última víctima falleció horas después en el hospital- antes de suicidarse.

Las autoridades aseguran que estaba preparado para cometer una masacre mucho mayor. Esa mañana, llegó al lugar armado con tres pistolas semiautomáticas 9mm y cientos de municiones en 32 cargadores de alta capacidad listos para usar. Cada uno de ellos podía almacenar entre 12 y 15 balas, pese a que la ley en California permite un máximo de 10.

Las víctimas quedaron tendidas en dos edificios de la compañía, donde los investigadores encontraron 39 cartuchos percutidos. Las agencias del orden aún intentan determinar el móvil del ataque, considerado como el peor tiroteo masivo en la historia del Área de la Bahía desde julio de 1993, cuando un cliente molesto entró a una firma de abogados en San Francisco y mató a ocho personas antes de suicidarse.

La oficina del Sheriff asegura que Sam Cassidy había sido “un empleado sumamente resentido por muchos años”, lo que pudo haber contribuido al ataque contra otros trabajadores del VTA. Sin embargo, las indagatorias sobre el posible móvil continúan.

En declaraciones a la Prensa Asociada, la alguacil Laurie Smith indicó que existen indicios de que el sospechoso tenía a ciertas personas como objetivo.

"En este punto parece que le dijo a una de las personas en el lugar: 'No te voy a disparar'. Y luego les disparó a otras personas. Así que imagino que tenía una cierta idea de a quienes quería matar", señaló la oficial.

A unas nueve millas de la base de trenes, la vivienda del sospechoso ardía en llamas casi al mismo tiempo en el que se perpetraba la masacre. Investigadores de la Policía de San José, la ATF y el FBI encontraron en el lugar un arsenal con bombas molotov, contenedores de gasolina, pistolas y unas 22,000 municiones listas para ser usadas.

Las autoridades creen que Cassidy utilizó un dispositivo de lenta combustión para prender su casa en llamas minutos antes de realizar el tiroteo.

Cecilia Nelms, exesposa del sospechoso, le dijo a la Prensa Asociada que Cassidy solía llegar a casa resentido con su empleo y enojado por lo que percibía como trabajos injustos. Los dos estuvieron casados durante unos 10 años hasta que se presentó una solicitud de divorcio en 2005 y ella no estuvo en contacto con él durante unos 13 años.

Cargando Video...
“Mi hermano me salvó la vida”: familia de Adrián Balleza narra sus últimos minutos durante el tiroteo del VTA

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés