null: nullpx
San Francisco

Reaprehenden al atacante de San Francisco luego de que una nueva víctima lo reconoció en la televisión

Austin James Vincent, el sospechoso que fue puesto en libertad tras la brutal agresión contra una mujer de San Francisco, se entregó este lunes a la Policía después de que las autoridades emitieron una nueva orden de arresto en su contra en relación con un ataque ocurrido en febrero pasado.
19 Ago 2019 – 3:16 PM EDT

SAN FRANCISCO, California. - Austin James Vincent, el sospechoso de atacar de manera violenta a una mujer hace una semana en San Francisco, se entregó este lunes a la Policía durante una audiencia en los tribunales. El sospechoso era requerido por las autoridades por una nueva orden de aprehensión derivada del testimonio de una mujer que reconoció su fotografía en las noticias.

La Policía de San Francisco emitió este lunes la orden de arresto contra Vincent en relación con un ataque ocurrido en la zona de las calles Brannan y 4th el pasado 4 de febrero. Los investigadores señalaron que el detenido, armado con un cuchillo, amenazó con matar a un grupo de amigos que esperaban un vehículo de transporte compartido. Las víctimas lograron escapar, pero una de ellas reconoció a Vincent tras su primer arresto el pasado 11 de agosto.

De manera adicional, la Policía intenta determinar si el sospechoso está vinculado a otros dos incidentes luego de que víctimas adicionales contactaron a las autoridades tras reconocer su imagen en los medios de comunicación. "Independientemente de si él tiene o no problemas mentales que pueden estar relacionados con esto, queremos que la comunidad esté segura", dijo Greg McEachern, oficial de la Policía de San Francisco, a las afueras del tribunal.

Por su parte, la Oficina del Defensor Público de la ciudad aseguró que Vincent ha cumplido al pie de la letra con todas las órdenes que la juez le indicó cuando decidió mantenerlo en libertad monitoreado con un grillete electrónico. "Está tomando esta situación de manera muy seria, y también está tomando su tratamiento con seriedad. Está haciendo todo lo que pueda para mejorar", señaló el abogado Saleem Belbahri.

El video del ataque

El caso de Austin James Vincent generó la atención nacional la semana pasada luego de que una jueza de San Francisco decidiera ponerlo en liberad pese a que el brutal ataque quedó grabado en una cámara de seguridad. Sin embargo, días después y luego de la indignación de la comunidad y las agencias del orden, la jueza Christine Van Aken determinó que al sospechoso se le colocara un grillete electrónico para monitorear su paradero.

Durante una audiencia este viernes en un tribunal de San Francisco, la jueza Christine Van Aken indicó que el pasado martes decidió poner en libertad al sospechoso, Austin James Vincent, debido a sus antecedentes criminales no violentos, que incluían un arresto por robo menor en 2014, y bajo la condición de que recibiera tratamiento para atender sus problemas de salud mental.

Pero mientras cenaba en un restaurante el miércoles por la noche, Van Aken vio en televisión las imágenes del ataque que fueron captadas por la cámara de vigilancia, las cuales describió como “alarmantes”. El video muestra los instantes de terror que vivió Paneez Kosarian el pasado 10 de agosto, cuando Austin Vincent la atacó de manera violenta y sin razón aparente frente al edifico que habita sobre Beale Street.

“No vi este video durante la comparecencia (del sospechoso). Esto era nueva información para mí”, dijo la juez. El atacante no estuvo presente en la audiencia, pero la magistrada confirmó que Vincent obedeció los términos de su libertad condicional y actualmente se encuentra inscrito en un programa de albergue temporal, además de estar a la espera de recibir tratamiento. Edward Chang, el fiscal que llevó el caso, dijo que su oficina no presentó el video del ataque como parte de la evidencia porque confiaron enteramente en el reporte policíaco, el cual describió como “muy acertado”.

Justicia, indigencia y salud mental

El violento ataque contra Paneez Kosarian, la mujer que fue atacada de manera violenta y sin razón aparente frente al edifico que habita sobre Beale Street, abrió una nueva caja de pandora en la ciudad de San Francisco que puso al descubierto las lagunas existentes en el sistema de justicia penal cuando se trata de crímenes cometidos por personas con problemas de salud mental.

El caso ha tenido cobertura a nivel nacional y al debate al saltado no solo funcionarios públicos, sino activistas y hasta organizaciones vecinales de los barrios adinerados de la ciudad. Los señalamientos se han hecho no solo contra la juez Van Aken por ordenar la liberación de Vincent, sino también contra la Fiscalía local por no presentar el video como evidencia y hasta contra los líderes de San Francisco por sus políticas liberales en pro de los desamparados.

En las redes sociales han cobrado fuerza los llamados para destituir a la magistrada, sentimiento que comparte en cierta medida la Asociación de Oficiales de Policía de San Francisco. A través de un comunicado, Tony Montoya, presidente del sindicado de policías, dijo que “a Van Aken no se le debería permitir llevar más casos criminales”, ya que “una catástrofe como juez” y se le debería “reasignar a la corte de tránsito”.

El fiscal de San Francisco, George Gascón, dejó entrever en una serie de mensajes de Twitter las consecuencias de la falta de políticas que atiendan de fondo el problema de la salud mental. “Las fallas para proveer servicios adecuados para la población involucrada en el sistema de justicia es inaceptable. Pone a las cortes en una situación en la que tienen que decidir si encarcelan a alguien con problemas mentales o si lo liberan con la esperanza de que reciban esos servicios de manera oportuna. Ningún escenario es aceptable”, señaló.

El ataque también esta siendo aprovechado por los grupos de residentes y dueños de negocios que se oponen a la apertura de un centro de transición para desamparados conocido como SAFE, que se prevé sea inaugurado en la zona del Embarcadero y ofrezca camas para unas 200 personas que viven en las calles de San Francisco.

“Este violento ataque por parte de un indigente amplifica nuestras preocupaciones. El nuevo albergue aún no ha sido construido y nuestros más profundos temores ya se confirmaron”, dijo un miembro de la agrupación Safe Embarcadero For Alla, que agrupa a residentes y comerciantes del barrio South Beach y el mes pasado interpusieron una demanda formar para frenar la apertura del nuevo centro para desamparados.

En fotos: así desmantelaron la cámara de gases y la sala de inyecciones letales en California

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:San FranciscoAtaquesCrímenes

Más contenido de tu interés