null: nullpx
Terremotos

'HayWired', el megaterremoto con potencial de causar 800 muertes y dejar 52,000 casas en llamas en California

Un estudio del Servicio Geológico Nacional describe un panorama grave provocado por un hipotético sismo de magnitud superior a 7.0 sobre la Falla de Hayward. En la proyección de daños, el catastrófico evento sacude a toda el Área de la Bahía y provoca el desplazamiento de más de 400,000 personas.
12 Jul 2019 – 2:41 AM EDT

SAN JOSÉ, California. - Los cálculos más recientes del Servicio Geológico Nacional (USGS, por sus siglas en inglés) estiman que una ruptura sobre la Falla de Hayward, en el norte de California, dejaría un saldo catastrófico para la región y fácilmente se podría convertir en el terremoto más destructivo en la historia del estado.

Los estudios del USGS sobre el tema han sido tan extensos a lo largo de los últimos años que este caótico escenario tiene un nombre propio: los científicos decidieron llamarlo ‘HayWired’, un megaterremoto de magnitud superior a 7.0 que se prevé cobre la vida de por lo menos 800 personas, deje miles de heridos y provoque la destrucción de más de 50,000 viviendas a lo largo y ancho del Área de la Bahía.

La semana pasada un temblor similar al descrito por los sismólogos sacudió buena parte del sur de California, sin embargo, el epicentro se registró en una zona escasamente poblada que consiste principalmente en terreno desértico, a excepción de Ridgecrest, una ciudad con una población de 30,000 habitantes y contados edificios multiniveles en donde se reportaron los mayores daños.

Pero según los expertos del USGS, cuando un sismo de la misma magnitud sacuda las 52 millas de la Falla de Hayward, la historia será muy distinta. En el reporte, denominado ‘El escenario HayWired: un terremoto urbano en un mundo interconectado’, los científicos explican que los daños exponenciales se calcularon en base a los 2.5 millones de personas que viven cerca de la falla y que representan a la población en mayor riesgo.

Los sismólogos no tienen dudas de lo que la Falla de Hayward representa: es una de las más urbanizadas y posiblemente la más peligrosa en todo Estados Unidos. Entre las ciudades de Richmond, El Cerrito, Berkeley, Oakland, San Leandro, Castro Valley, Hayward, Union City, Fremont y San José, casi 7 millones de personas viven, trabajan y viajan sobre esta falla, que se extiende desde la bahía de San Pablo hasta el este de San José.

De acuerdo con los registros históricos del USGS, la Falla de Hayward ha sido sacudida por grandes terremotos al menos una vez durante cada periodo de entre 100 y 220 años: el último sismo en la zona ocurrió en octubre de 1868, mucho antes de que la región estuviera urbanizada, y aún así dejó daños estimados en $350,000. A la fecha han pasado más de 150 años desde aquella catástrofe.

“El escenario HayWired representa una descripción científicamente realística y detallada de lo que podría suceder durante y después de un terremoto de magnitud 7.0 sobre la Falla de Hayward, con epicentro en la ciudad de Oakland, California. Sin embargo, no es una predicción, ya que un terremoto real podría ocurrir sobre esta falla en cualquier momento con distintos patrones de ondas sísmicas y provocando daños en otros lugares”, advierte el USGS en el extenso estudio.

Un escenario caótico: así describen los científicos el potencial terremoto sobre la falla de Hayward

Loading
Cargando galería

Caos en la Bahía de San Francisco

La descripción de lo que ocurre durante el terremoto ‘HayWired’ parece sacada de una película de ciencia ficción, pero los sismólogos del USGS calcularon todos los saldos de la catástrofe con base en evidencia científica. La ruptura sobre la falla provocaría una onda sísmica desde Richmond hasta Fremont, sacudiendo con fuerza desmedida a Oakland, Berkeley y San Leandro.

En las zonas más cercanas a la falla, el suelo se desplaza entre 3 y 5 pies casi de inmediato, rompiendo las tuberías que corren por el subsuelo y generando daños en todo el tendido del suministro eléctrico. Varios mapas del USGS en tercera dimensión muestran una proyección del impacto en donde se calculan “sacudidas extremas y violentas” con duración de más de 30 segundos. Mientras tanto, lejos del epicentro -en ciudades como Santa Rosa y Gilroy- la alerta sísmica ShakeAlert podría notificar a los residentes hasta con 25 segundos de anticipación.

El reporte advierte que durante las horas -o incluso días- posteriores al evento sísmico, las catastróficas consecuencias se podrían magnificar por las emergencias vinculadas al terremoto, entre éstas deslaves, licuefacción, incendios y otras réplicas.


Como saldo final del escenario ‘HayWired’, el USGS proyecta un saldo de 800 personas muertas y alrededor de 18,000 heridos. Tras la sacudida y el derrumbe de edificios, casi 2,500 víctimas necesitarían ser rescatadas de entre los escombros y otras 22,000 quedarían atrapadas en elevadores atascados. En total, entre 77,000 y 152,000 familias podrían resultar damnificados, cifra que se traduce en 411,000 desplazados de sus hogares.

El escenario del estudio describe con lujo de detalle una situación de “efecto dominó” en la que las fallas de servicios básicos complican la contingencia. Miles de residentes del este de la Bahía verían afectado su suministro de agua potable por un lapso de entre seis semanas (en los mejores casos) y seis meses. En la zona del epicentro en el condado de Alameda, por ejemplo, recuperar el servicio en su totalidad podría tardar hasta 210 días, según sus estimaciones.

La falta de agua no solo conllevaría crisis de salubridad, sino también de seguridad. Sin tuberías aptas ni tomas de agua en las calles para facilitar la tarea de los bomberos, unos 400 pequeños incendios ocurridos durante el terremoto podrían convertirse rápidamente en una conflagración de grandes dimensiones que deje, según los cálculos del USGS, hasta 52,000 casas reducidas a cenizas.


Pérdidas millonarias

En el eventual caso de un terremoto como el ‘HayWired’, los daños inmediatos a las redes de comunicación, sumados a las decenas de réplicas y deslizamientos ocurridos en otras fallas geológicas que atraviesan el Área de la Bahía, son factores que aumentarían las pérdidas económicas para la región, principalmente a causa de la necesidad de realizar más inspecciones en las estructuras que quedaron en pie y de la extraordinaria inversión en las reparaciones.

El USGS estima que los daños a la propiedad y las pérdidas directas de los negocios derivadas del terremoto inicial sobrepasarían los $82,000 millones, sin embargo, la cifra podría incrementar debido a contingencias como los deslaves y la licuefacción, un fenómeno que se da cuando los suelos -principalmente con drenajes pobres y tierras sedimentadas- pasan del estado sólido a una consistencia líquida. Además, los múltiples incendios serían los causantes de cientos de muertes más y pérdidas económicas adicionales por $30,000 millones.

Ante estos escenarios de destrucción hipotéticos, los científicos no quitan el dedo del renglón en el tema de la prevención: “el Área de la Bahía ha invertido cerca de $50,000 millones desde que ocurrió el terremoto de Loma Prieta en 1989, fortaleciendo la infraestructura y edificios para hacerlos más estables en caso de un terremoto”, indica el reporte.

¿Cuáles son las probabilidades de que el ‘Big One’ ocurra sobre la Falla de Hayward? Aunque la sismología no es una ciencia exacta que permita predecir los temblores, los instrumentos científicos del USGS sí permiten hacer estimaciones como ésta: la Falla de Hayward tiene 31.7% de probabilidades de ser el epicentro de un terremoto mayor a 7.0 en los próximos 26 años, mientras que esa cifra se eleva a 63% si se incluyen todas las fallas que atraviesan el Área de la Bahía.

Escenas del terremoto, a 110 años del evento que cimbró a SF en 1906

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés