null: nullpx
Carreras Callejeras

De citatorios a cargos criminales: así buscan las autoridades frenar los ‘sideshows’ en California

La Patrulla de Caminos de California envió investigaciones criminales a la Fiscalía del condado de Contra Costa para encausar a 8 personas que participaron, como conductores y espectadores, en maniobras clandestinas de autos en el norte del estado.
21 Ago 2019 – 10:05 PM EDT

Los días en los que las maniobras ilegales de automóviles terminaban solo en citatorios de tránsito y con los vehículos en el corralón, parecen estar quedando atrás. La Patrulla de Caminos de California (CHP) está buscando cargos criminales contra quienes cometan este delito, que se ha vuelto común en las carreteras del Área de la Bahía.

La división del CHP en el condado Contra Costa le pidió a la Fiscalía que presente cargos criminales contra 8 personas involucradas en tres ‘sideshows’ ocurridos el pasado 11 de agosto en el este del condado. Los primeros reportes de los espectáculos clandestinos fueron relacionados con un automóvil que realizaba “donas” sobre Franklin Canyon.

Oficiales de la Policía de Martínez lograron arrestar al conductor de un Mustang plateado, al que eventualmente dejaron ir ante la falta de elementos en su contra. Pero horas más tarde, un helicóptero de la Patrulla de Caminos detectó el mismo vehículo realizando maniobras clandestinas en la zona de Rodeo, al este de la Bahía.

Con la cooperación de varias agencias del orden, las autoridades lograron identificar al conductor del Mustang y al de un Mazda. Otros tres conductores y tres espectadores recibieron citatorios por participar en un ‘sideshow’ sobre la avenida Cummings Skyway, cerca a la carretera interestatal I-80. Los tres vehículos fueron enviados al corralón.

Tiempo en prisión

Los espectáculos de maniobras de autos ilegales comenzaron a salirse de control el pasado mes de abril en las ciudades del este de la Bahía. Incidentes en Oakland ocurridos en el mes de abril terminaron con saqueos y actos de vandalismo en los que hubo disparos al aire y dejaron a por lo menos un agente del orden herido de gravedad.

En un fin de semana, las autoridades llegaron a contabilizar a cerca de 1,000 personas, entre espectadores y conductores, que inundaron las calles y avenidas de Oakland para participar en múltiples ‘sideshows’, eventos que la Policía ha calificado como “violentos, perturbadores e ilegales”.

El eco de los desmanes en Oakland llegó rápidamente al sur de la Bahía, donde tanto la Policía como la Municipalidad decidieron endurecer las penas para quienes participen en estos espectáculos de vehículos. Con un voto unánime, en mayo pasado el Concejo municipal optó por convertir en un acto ilegal asistir a una carrera callejera o exhibición de autos clandestina, aún y cuando no se participe como conductor.

El cambio en el código municipal clasifica como un delito menor participar en un ‘sideshows’ y castiga con multas de hasta $1,000 o penas de seis meses en prisión a quienes sean espectadores de estos eventos. Las agencias del orden considerarán a una persona como “presente” cuando se encuentre a menos de 200 pies del lugar donde la exhibición se esté llevando a cabo o donde se esté preparando su comienzo.

Promotores de la ilegalidad

El jefe de la Policía de San José coincide con el alcalde Liccardo en que los asistentes a los ‘sideshows’ además de obstruir el trabajo de las autoridades, fomentan la incurrencia de otro tipo de delitos que pueden incluir apuestas ilegales, peleas, beber en público, invasión de propiedad privada y vandalismo, entre algunos otros.

“Los espectadores a menudo graban videos de estos eventos y los publican en las redes sociales. Esta conducta puede ampliar la difusión de las carreras ilegales y potencialmente perpetuar la actividad en las comunidades, así como incrementar su popularidad”, indicó García en el memorándum enviado a los líderes del ayuntamiento cuando hizo la petición.

En los acontecimientos de hace meses en Oakland, eso fue precisamente lo que pasó. Horas después de las exhibiciones a las que llegaron unas 1,000 personas, entre espectadores y conductores, las redes sociales se comenzaron a inundar de videos del incidente. En algunas grabaciones publicadas en Facebook, Twitter e Instagram se observa a cientos de personas saqueando el remolque de un camión de carga y arrojar los productos hacia la multitud. Eventualmente, el tráiler termina incendiado en la intersección de un barrio hispano en el este de Oakland.

En otro de los materiales se ve un autobús de transporte público ardiendo en llamas. La Policía de Oakland dijo que una turba de espectadores comenzó rompiendo las ventanas de la unidad y después le prendió fuego hasta que el autobús termina prácticamente reducido a cenizas.

Las ciudades de EEUU más peligrosas para manejar

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés