null: nullpx
Rescates

Cómo dos niñas pequeñas lograron sobrevivir en un bosque frío y lluvioso de California

Leia y Caroline Carrico, dos pequeñas de 8 y 5 años respectivamente, pasaron dos noches perdidas en un frío y lluvioso bosque del norte de California. Unos 250 rescatistas las buscaron por más de 44 horas hasta que las encontraron a una milla y media de su hogar, resguardadas bajo un árbol de arándanos.
4 Mar 2019 – 6:11 PM EST

Pasaron más de 44 horas a la intemperie. Armadas con solo unas barras de granola y su espíritu aventurero, las pequeñas Leia y Caroline Carrico, de 8 y 5 años respectivamente, se las arreglaron para sobrevivir solas en una zona boscosa del norte de California.

Las condiciones no podían ser peores. Los estragos del último río atmosférico que golpeó la región aún se sentían el área de Richardson Grove, un parque estatal en el condado de Humboldt, unas 200 millas al norte de la ciudad de San Francisco. Pero el frío y la lluvia no doblegaron el ímpetu que estas hermanas menores de edad mantuvieron en todo momento con la esperanza de volver a reunirse con su familia.

Su búsqueda había comenzado desde el viernes pasado por la tarde. A eso de las 2:30 pm, Leia y Caroline le habían preguntado a su madre si podían realizar una caminata en el bosque, pero el permiso les fue negado. De un momento a otro, la madre ya no pudo encontrarlas y decidió reportar la desaparición con el sheriff del condado. Para el sábado, ya eran más de 250 uniformados de una docena de agencias los que peinaban el sinuoso terreno de arriba a abajo para dar con las menores.

La familia Carrico vive en un área rural y remota del condado Humboldt, casi en los límites con el condado Mendocino. Las zonas boscosas y parques nacionales no son ajenos a la región. Es por eso tal vez que las hermanas Leia y Caroline tenían conocimientos de supervivencia gracias a lo aprendido a través del programa H-4, un campamento que le enseña a los menores de edad a enfrentar situaciones de peligro en la naturaleza.

“No tenían comida ni agua con ellas, pero sabían que podrían beber el agua de la lluvia que escurría en las hojas, y eso fue justo lo que hicieron”, dijo el alguacil William Honsal en una conferencia de prensa ante los medios. Las pequeñas tenían pensado ir a jugar a una roca que utilizaban como resbaladilla, pero en algún momento del trayecto, comenzaron a seguir el rastro de un venado hasta que terminaron perdidas.

Aún no está claro cómo lograron recorrer casi una milla y media en medio del bosque, pero cuando se dieron cuenta que no sabían cómo regresar, decidieron detenerse. Cuando les cayó la noche, Leia y Caroline se refugiaron bajo un árbol de arándano al que, según su madre, llamaron “su casa de arándano” durante dos noches.

Una huella los llevó hasta ellas

Era la mañana del domingo y habían pasado más de 40 horas desde que las menores habían desaparecido de su hogar. Además de decenas de cuerpos de rescate, las autoridades tenían trabajando en el caso a detectives criminales, pues nunca descartaron que se pudiera tratar de un secuestro.

Delbert Chumley y Abram Hill, dos rescatistas voluntarios del Departamento de Bomberos de Piercy que se unieron a la búsqueda, encontraron cerca de las 8:30 am varias huellas en el lodo que podían pertenecer a las niñas. El día anterior las autoridades ya habían cerrado el cuadrante de búsqueda tras hallar las envolturas de las barras de granola que las pequeñas llevaban consigo. Dos horas después, alrededor de las 10:30 am, Leia y Caroline respondieron finalmente a los llamados de los rescatistas.

Desde el sábado, las pequeñas habían escuchado los helicópteros Black Hawk que participaron en la búsqueda, pero sus gritos para pedir ayuda se habían perdido en el eco del bosque. En esta ocasión, todo fue distinto. Cuando los rescatistas llegaron a ellas, ambas estaban acurrucadas debajo de ese árbol de arándano que se convirtió en su casa temporal. El entrenamiento que habían recibido en el campamento H-4 les había enseñado también que, en caso de estar perdidas, lo mejor era permanecer en el mismo lugar para facilitar el rescate, y eso fue lo que hicieron.

“Esto es un verdadero milagro. Es un terreno difícil y un ambiente extremo. La forma en la que sobrevivieron allá afuera por 44 horas es increíble”, dijo asombrado el Sheriff Honsal.

El personal médico que las atendió indicó que las hermanas presentaban ligeros síntomas de deshidratación, pero se encontraban en buen estado de salud en términos generales. Un video publicado en Facebook muestra el emotivo reencuentro en donde los padres de las menores se aferran a ellas en medio de las lágrimas.

“Estaba tan preocupada por ti”, se escucha decir al padre de las niñas en el video.


Cinco casos de menores desaparecidos que conmocionaron a sus comunidades

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:RescatesBosquesLluviasDesapariciones

Más contenido de tu interés