Infracciones

Alivio sin precedentes: San Francisco revoca la suspensión de 88,000 licencias de conducir

San Francisco se convirtió en la primera ciudad de Estados Unidos en restaurar decenas de miles de carnés para manejar de personas que no se habían presentado a sus audiencias en las cortes de tránsito ante la falta de dinero para pagar sus infracciones.
17 Abr 2019 – 4:53 AM EDT

Entre los residentes del barrio Bayview-Hunters Point de San Francisco se respira un aire de alivio. Este vecindario, uno de los más pobres de la ciudad, se convirtió en los últimos años en el epicentro de las licencias para manejar suspendidas a raíz de infracciones de tránsito no pagadas.

Quienes viven allí, en su gran mayoría afroamericanos, asiáticos e hispanos, tienen tres veces más probabilidades que en cualquier otro lugar de California de ver sus carnés de conducir revocados por el Departamento de Vehículos Motorizados (DMV, por sus siglas en inglés), una práctica que golpea directamente la economía de las familias que viven dentro del umbral de la pobreza, según reveló un estudio realizado por el Proyecto de Justicia Financiera de San Francisco.

Con esos datos como contexto, la alcaldesa London Breed y el tesorero de la ciudad, José Cisneros, anunciaron este martes que gracias a una colaboración entre la Municipalidad y la Corte Superior de San Francisco se levantaron las suspensiones a las licencias de conducir de 88,000 personas que habían perdido su derecho a manejar por no presentarse en sus audiencias en las cortes de tránsito.

La medida sin precedentes en Estados Unidos respondió a un problema cada vez más común: la principal razón por la cual los residentes no asisten a sus citas en las cortes de tránsito se debe a la falta de dinero para pagar sus infracciones, que en estados como California son de cientos de dólares en promedio y suelen estar entre las más caras del país.

“Para muchas personas perder su licencia de conducir significa que no pueden llevar a sus hijos a la escuela, ir a trabajar, pagar sus cuentas o salir de una situación económica adversa (…) Seguiremos trabajando en este problema porque se trata de un asunto de equidad, de cómo tratamos a nuestros residentes y de asegurarnos que no estamos afectando a nuestros residentes de escasos recursos por culpa de pequeñas infracciones”, dijo la alcaldesa London Breed.

Como ha ocurrido en otras ocasiones, San Francisco marca un parteaguas al convertirse en la primera ciudad en la nación en implementar una medida de esta naturaleza para beneficiar a decenas de miles de conductores. Los esfuerzos de los líderes locales y grupos de activistas se remontan al año 2015, cuando la Corte Superior de San Francisco se convirtió en la primera del país en terminar la práctica de suspender las licencias de las personas que no pudieran pagar sus multas de tránsito. Dos años más tarde, el mismo tribunal dejó de revocar los carnés de conducir de quienes no se presentaban a sus audiencias en las cortes de tránsito.

Pero estos cambios poco hicieron para encontrar una solución para los cientos de miles de peticiones de suspensión ya existentes en el DMV. Y aunque San Francisco hizo lo propio restaurando la extraordinaria cantidad de 88,000 licencias revocadas, se estima que el Departamento de Vehículos Motorizados recibe cada mes unas 41,000 solicitudes de los tribunales en todo California para invalidar los carnés de quienes han fallado a sus citas enlas cortes de tránsito.

Un problema ligado a la pobreza

Dependiendo del estatus socioeconómico de las personas, una multa de tránsito sin pagar rápidamente se puede convertir en un ciclo del que no se puede salir. Para los más necesitados, la suspensión de una licencia de conducir suele tener consecuencias que incluyen barreras para encontrar empleo, imposibilidad para pagar deudas e incluso tiempo en prisión.

“Revocar la licencia de una persona crea una carga innecesaria entre los residentes de escasos recursos y los puede mantener en un círculo de pobreza y deudas del que es difícil escapar. Desde luego que debe haber consecuencias para quienes violan la ley o no siguen los reglamentos, pero podemos fincar estas responsabilidades sin necesidad de ponerlos en apuros financieros”, señaló José Cisneros, tesorero de la ciudad de San Francisco.

Cabe mencionar que la medida no beneficia únicamente a los residentes de la ciudad, sino a todo conductor que haya visto su licencia revocada a raíz de una infracción no pagada en San Francisco. En 2017 el exgobernador Jerry Brown firmó una ley que ponía fin a estas sanciones a nivel estatal y de acuerdo con el Proyecto de Justicia Financiera de San Francisco, iniciativas similares están pendientes de aprobación en varios estados del país.

Con 78% de las familias californianas dependiendo de un vehículo para llegar a sus trabajos, las consecuencias de perder una licencia de manejo pueden ser catastróficas. “Las suspensiones se llegan a convertir en tiempo de cárcel para las personas que llevan a sus hijos a la escuela o a sus padres al doctor”, mencionó Elisa Della Piana, abogada de Civil Rights for the Bay Area.

Lisa Foster, codirectora de The Fines and Fees Justice Center en Washington D.C., agregó por su parte que este tipo de sanciones deberían estar limitadas a situaciones que involucran a conductores imprudentes o que ponen en riesgo a la población. “Quitarles la licencia solo hace que les sea más difícil llegar a las cortes, a sus trabajos y cuidarse a sí mismos y a sus familias”, dijo.

Errores que te costarían tu licencia AB60

Loading
Cargando galería

Opciones para infractores

Al igual que ocurre con los impuestos, la mejor forma de evitar un problema mayor cuando no se cuenta con el suficiente capital para pagar una penalidad es hacérselo saber a las autoridades. En la mayoría de los casos, las personas que comprueben sus apuros financieros pueden recibir descuentos de hasta 80% en sus infracciones, ser colocados en un plan de pagos a largo plazo e incluso hacer servicio comunitario para cubrir el costo de las multas.

En el caso de las licencias suspendidas, las autoridades recomiendan llamar al Mandatory Actions Unit del DMV al teléfono (916) 657-6525 para saber si existe una petición de revocación sobre tu carné de conducir. Los datos que necesitarás tener a la mano son: nombre completo, fecha de nacimiento y número de licencia de manejo.

El siguiente paso para recuperar tu derecho a conducir un vehículo es acudir en persona a las oficinas del DMV en tu ciudad. Es recomendable sacar una cita con anticipación. En caso de que tu licencia esté vencida, existe la posibilidad de que tengas que realizar exámenes de la vista y de conocimiento de las leyes de tránsito, así como pagar las cuotas correspondientes.

Para más información, visite la página: www.dmv.ca.gov.


Más contenido de tu interés