null: nullpx
Inmigración

Indocumentado suplica ser deportado por no tener cobertura médica

Con 41 años de edad, un exceso de azúcar en la sangre y muchos dolores crónicos en sus rodillas, Ángel Mario González pide la ayuda del consulado de Guatemala en McAllen para comprar un boleto de avión y morir en su país.
26 Sep 2019 – 2:31 PM EDT

Con 41 años de edad, muchos dolores crónicos en sus rodillas, un exceso de azúcar en la sangre y una presión arterial alta, Ángel Mario González ruega a las autoridades y residentes de San Antonio, Texas, que lo ayuden a pasar los últimos días que le quedan de vida en su natal Guatemala.

Hace 12 años González llegó a Estados Unidos como un inmigrante indocumentado. Según cuenta a Univision Noticias, no lo hizo por gusto, tomó la decisión buscando mejores oportunidades laborales que le permitieran enviar dinero a su familia.

"Primero me enfermé de presión alta, luego me pegó la diabetes, me comenzó el dolor en los pies... se me comenzaron a hinchar, al rato, se mejoraban. Y así seguían", narra Ángel Mario.

Durante algunos años así fue, se desempeñó en labores de construcción que le permitían pagar su comida, la renta de su cuarto y enviar algunos dólares. Pero varias enfermedades y dolores mal llevados por la falta de cobertura médica lo obligaron a renunciar porque sus huesos cada día pierden más fuerza.

" Nosotros quisiéramos tenerlo acá, pero usted sabe que la distancia nos separa", dice entre lágrimas Modesta González desde Guatemala.

Luego del reportaje de Univision 41, este hombre de aspecto esquelético logró ser evaluado en el Hospital Universitario de McAllen, donde continúa asistiendo a exámenes y tratamientos que necesita su cuerpo.

Según cuenta González, hace varias semanas, el consulado de Guatemala en McAllen se contactó con él para pedirle algunos datos y prometerle que, una vez sea dado de alta, comenzarán procesos para ayudar a que vuelva a su país. Sin embargo en los últimos días no ha recibido respuesta sobre su trámite.

Lorena Soria, amiga de González, desesperó cuando se reencontró con un Ángel desgastado. "Lo deje de ver y ahora que lo vi, me sentí triste de mirarlo. Lo conocí fuerte y lleno de ilusiones", contó a Univision la residente de Texas.

Ángel Mario le pide ayuda a los residentes de Texas para poder pagar un arriendo y comer ya que, por su condición, no puede trabajar: "Ahorita estoy viviendo con un amigo, pero él ya me dijo que se va a ir".


Así es el cuerpo de un inmigrante guatemalteco que suplica que lo envíen a su país para pasar sus últimos días de vida

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés