null: nullpx
Coronavirus

Resistencia a rastreos de contactos difcultan lucha contra el Coronavirus en Utah

Según la epidemióloga del condado de Salt Lake, algunas personas creen que la pandemia del Coronavirus "es una teoría conspirativa, que no es una realidad, y por eso no cooperan".
15 Oct 2020 – 01:22 PM EDT
Reacciona
Comparte
Algunas personas nisiquiera quieren hacerse la prueba de Coronavirus. Crédito: zstockphotos/Getty Images/iStockphoto

El estado de Utah reportó este miércoles 1,144 nuevos casos de Coronavirus. Esta cifra elevó el promedio móvil de nuevos diagnósticos positivos por contagio con el virus de una semana en el estado hasta 1,204 casos nuevos, estableciendo un nuevo récord para el estado.

Esta circunstancia hace que la labor de los rastreadores de contactos del estado sea crucial, pero también muy difícil. El abrumante número de casos dificulta la labor del establecimiento de causas y alcance de los brotes, entender cómo se esparce el Coronavirus, y planificar medidas para prevenirlo.


Como si la labor de los rastreadores de contactos de Coronavirus de Utah no fuese ya lo suficientemente difícil hay una circunstancia imprevista que dificulta aún más el desempeño y cumplimiento de su tarea: la desinformación.

Annie George, la epidemióloga del condado de Salt Lake dijo, citada por The Salt Lake Tribune, que los pacientes infectados con el Coronavirus se niegan cada vez más a participar en los rastreos, porque creen que la pandemia es una fabricación. Una teoría que fue incluso propuesta por el presidente Donald Trump a finales de febrero cuando dijo que la pandemia era una "farsa demócrata" para perjudicarlo políticamente.

“Algunas personas todavía están muy convencidas de que esto es una teoría conspirativa, que no es una realidad, y por eso no cooperan”, dijo George al Salt Lake Tribune.

Según la epidemióloga, al inicio de la pandemia el freno para la participación de personas infectadas con el Coronavirus en los rastreos de contacto era la vergüenza que sentían por haber contraído el virus. Pero ahora que el estado ha reiniciado su actividad económica, la resistencia es más deliberada, y está motivada por la negativa de muchas personas a tan siquiera hacerse las pruebas.

"Hemos tenido padres que no permiten que sus hijos sean evaluados", dijo George a The Salt Lake Tribune. "Hemos tenido administradores escolares y entrenadores ... que les han dicho a los niños que no se hagan las pruebas para que puedan seguir jugando, y quienes se hacen la prueba se niegan a hablar con los rastreadores de contactos para evitar que encuentren a otras personas infectadas”, dijo George. "Es muy descorazonador, sinceramente".

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés