null: nullpx
Abuso Policíaco

Policía de Salt Lake City disparó contra niño de 13 años en medio de una crisis mental

Linden Cameron, quien padece de síndrome de Asperger, se encuentra hospitalizado en estado grave con lesiones en los intestinos, la vejiga, los hombros y los tobillos, después de recibir varios disparos de agentes que fueron llamados para ayudar a controlarlo en medio de una crisis mental.
8 Sep 2020 – 06:34 PM EDT
Reacciona
Comparte
Linden Cameron de 13 años de edad se encuentra hospitalizado en estado de gravedad. Crédito: KC Fralick/GoFundMe

El pasado viernes, un oficial de policía de Salt Lake City, o SLCPD por sus siglas en inglés, disparó varias veces contra Linden Cameron, un niño de 13 años de edad, después de responder a un llamado de emergencia, en el que su madre reportó que el niño, quien padece de síndrome de Asperger, estaba sufriendo una crisis mental y necesitaba ayuda.

En una emotiva entrevista con la estación local KUTV, Golda Barton, la madre del menor preguntó "¿Por qué simplemente no lo atraparon? Es un bebé con problemas mentales". "Los llamas, y se supone que deben salir y ser capaces de aliviar una situación usando la menor fuerza posible"


Cameron se encuentra hospitalizado en estado grave con lesiones en los intestinos, la vejiga, los hombros y los tobillos. Barton dice que su hijo estaba desarmado, y la policía dijo no haber encontrado ningún arma en el lugar.

Barton llamó a la policía a las 10 p.m. del viernes pidiendo ayuda para contener a Cameron quien estaba experimentando un fuerte episodio mental. Barton le dijo a los oficiales que Cameron no estaba armado y que solo necesitaban que lo llevaran a un hospital.

Barton explicó en su entrevista con KUTV: “Les dije, está desarmado. No tiene nada. Simplemente se enoja y comienza a gritar y gritar. Es un niño. Está tratando de llamar la atención. No sabe cómo regular".

Los agentes le pidieron a Barton que se quedara afuera de la casa mientras tomaban control de la situación. Pero solo cinco minutos después los escuchó gritándole a Cameron que se tirara al suelo y luego escuchó varios disparos.

Erin Mendenhall, la alcaldesa de Salt Lake City prometió una investigación rápida y transparente sobre el incidente, pero hasta ahora Barton dice que ha recibido pocas respuestas de la policía.

Mendenhall declaró al Salt Lake Tribune que independientemente de las circunstancias, “lo que sucedió el viernes por la noche es una tragedia, y espero que esta investigación se maneje de manera rápida y transparente por el bien de todos los involucrados".

Lamentablemente, el caso de Linden Cameron no es un incidente aislado. Según expertos, los policías carecen del entrenamiento y las capacidades necesarias para crisis mentales agudas. Oficiales de policía en todo el país han herido o causado la muerte de decenas de personas durante episodios de crisis mentales. La mayoría de los casos ocurren como respuesta a llamadas de familiares, vecinos, amigos y transeúntes.

Uno de los casos más recientes en el de Daniel Prude, un hombre negro de 41 años de edad, cuya muerte cerebral fue declarada en un hospital local después de que la policía le cubrió la cabeza con una capucha en la cuidad de Rochester, en el estado de Nueva York, y sostuvieron su rostro contra el piso durante tres minutos. Prude murió una semana más tarde. El médico forense de la ciudad declaró que la muerte de Prude había sido un homicidio.

La organización de defensa de los derechos de las personas con autismo Neurodiverse Utah dijo en su página de Facebook en referencia al caso de Cameron: "Llamaron a la policía porque necesitaban su ayuda, pero hicieron más daño, los oficiales del SLCPD esperaban que un niño de 13 años que experimentaba un episodio de salud mental actuara más tranquilo y sereno que los oficiales adultos entrenados".

En una publicación posterior, la misma organización recomienda " Nunca llamar a la policía cuando alguien está sufriendo una crisis mental”, y explica que “ al menos 1 de cada 4 personas que muere en manos de la policía ha sido diagnosticada con una enfermedad mental.

En una página de GoFundMe creada para el pago de sus gastos médicos, Cameron es descrito como un típico niño de 13 años, “al que le encantan los videojuegos, los todoterrenos y el longboard, y siempre está buscando formas de ayudar a la gente".

Barton explicó a KUTV que Cameron ha luchado durante mucho tiempo con una ansiedad severa por separación cuando ella lo deja solo, y el viernes fue su primer día de regreso al trabajo en casi un año.

En una conferencia de prensa la policía dijo que los agentes pensaron que el niño podría tener un arma. El sargento de policía de Salt Lake City Keith Horrocks dijo que los agentes se presentaron en la casa después de los informes sobre "un menor que estaba teniendo un episodio mental, un episodio psicótico, que había amenazado a algunas personas con un arma". SLCPD entregó el caso a investigadores externos, incluyendo las grabaciones de las cámaras corporales de los agentes involucrados, y se comprometió a realizar una sesión informativa completa sobre los hallazgos dentro de los 10 días.

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés