Política

Trump califica con un 10 la respuesta de su gobierno en Puerto Rico tras el paso del huracán María

En una reunión con el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, el presidente dijo que solicitó al Congreso dar más presupuesto a la isla para atender los daños que dejó el huracán María.
19 Oct 2017 – 2:36 PM EDT

El presidente Donald Trump calificó con un 10 la respuesta de su gobierno en Puerto Rico tras el paso devastador del huracán María sobre la isla. Esto pese a que un mes después aún más del 80% continúa sin servicio eléctrico y 40% incomunicado, según cifras oficiales.

"Le doy un 10 a nuestra respuesta en Puerto Rico (...) Hemos hecho un gran trabajo", dijo el mandatario durante una reunión con el gobernador Ricardo Rosselló, a quien le preguntó su opinión al respecto.

Rosselló se reunió con el presidente este jueves en la Oficina Oval de la Casa Blanca. Más temprano e incluso durante el encuentro insistió en que llegó a Washington para pedir un "trato igualitario para los ciudadanos de Puerto Rico" y en que la ayuda debe plantearse a largo plazo. "Queda mucho por hacer", dijo el gobernador sentado junto a Trump.

Como respuesta, el mandatario aseguró que había solicitado al Congreso aprobar fondos para la isla y que se podría trabajar en una mezcla de préstamos y subvenciones para la reconstrucción, en especial del tendido eléctrico.

"Nunca ha habido una situación similar con la luz", dijo al suavizar su postura de semanas anteriores, cuando advirtió a los puertorriqueños que la ayuda federal no duraría para siempre. Reconoció además que la devastación que dejó María ha sido mayor que la de otros huracanes que han tocado Estados Unidos, pese a que antes minimizó los daños en la isla: "Creo que esto fue peor que Katrina".

Aunque Trump dijo este jueves que la ayuda federal llegó de inmediato, los días que siguieron al huracán los habitantes de la isla criticaban que a sus puertas no había llegado ni la primera ayuda. Incluso se trataba de personas sin agua ni luz en sus casas desde que el huracán Irma apenas rozó la isla días antes de María.

En un balance, Rosselló dijo que 250,000 personas perdieron sus casas, que aún hay 500 postes de luz en el piso, que solo funciona 25% de las antenas celulares y que las acciones a tomar en materia hospitalaria deben ser urgentes "para evitar una emergencia de salud pública".

Tras la visita del mandatario a Puerto Rico a principios de octubre, Trump había pedido al Congreso una ayuda de 29,000 millones de dólares: 16,000 millones servirían para aliviar una parte de la millonaria deuda de la isla. Hace una semana la Cámara de Representantes aprobó un paquete de 36,500 millones de dólares para asistir a las comunidades afectadas por los desastres naturales, entre ellas, las de Puerto Rico. La decisión aún está siendo considerada por el Senado.

Hace una semana, el gobernador pidió otros 4,900 millones de dólares para atender gastos operacionales y los daños que dejó el huracán.

Este jueves, Rosselló indicó que iba a solicitar durante su entrevista con Trump hasta 4,600 millones de dólares a través de otros programas federales para aliviar al sector comercial, y otro paquete para recomponer la devastación.

El huracán María devastó la isla en momentos en que ya padece una severa crisis fiscal. En mayo, el gobernador se había acogido a la bancarrota.

La crisis ha expulsado desde 2006 al 10% de su población, que huye de las situación económica en la que está sumida la isla.

No se conocen aún las las cifras de la nueva diáspora que dejó María, pero se espera que impulse a miles de puertorriqueños a instalarse en Estados Unidos continental, muchos de ellos en Florida.

En fotos: El presidente Donald Trump visita Puerto Rico para ver los daños que dejó el huracán María

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés