null: nullpx
Criminalidad y Justicia

Sentencian a 95 años de cárcel para José Bosch Mulero por participación en la ‘masacre de Guaynabo’

José Bosch Mulero, quien antes de la sentencia determinada por la jueza Vivian Durieux Rodríguez, se había declarado culpable en una vista previa y había rechazado un juicio por jurado, fue sentenciado a 95 años de prisión tras aceptar su participación en la denominada “masacre de Guaynabo”.
14 Nov 2016 – 11:07 AM EST

GUAYNABO, Puerto Rico.- A dos años de la masacre de Guaynabo, una de las peores masacres en la historia de Puerto Rico, José Bosch Mulero se declaró culpable en una vista celebrada la mañana del lunes en el Tribunal de Bayamón.

Bosch Mulero, quien antes de la sentencia determinada por la jueza Vivian Durieux Rodríguez, se había declarado culpable en una vista previa y había rechazado un juicio por jurado, fue sentenciado a 95 años de prisión tras aceptar su participación en la denominada “masacre de Guaynabo”.

El 17 de noviembre de 2014, el militar Miguel Ortiz Díaz, su esposa Carmita Uceda Ciriaco, su hijo adolescente Michael Ortiz Uceda y su suegra Clementina Ciriaco López fueron asesinados a sangre fría en lo que ha sido considerado una de las peores masacres en la isla.

El único sobreviviente de esta masacre fue el hijo menor de Ortiz Díaz de 13 años y quien, durante el juicio, relató cómo presenció el asesinato de su familia y cómo sobrevivió tras ser lanzado de un puente.


El hombre de 27 años de edad enfrentó un cargo de tentativa de asesinato por tratar de matar hijo menor de Ortiz Díaz, único sobreviviente, y cargos de secuestro agravado, agresión grave, destrucción de prueba, robo agravado, conspiración y varias violaciones a la Ley de Armas. Fue sentenciado a 80 años de cárcel por los delitos del Código Penal y otros 15 años y dos días por violar la Ley de Armas, para un total de 95 años. También

Bosch Mulero era acusado de haber actuado en conjunto con Christopher Sánchez Asencio, quien el pasado 2 de diciembre fue sentenciado a 254 años de cárcel por su responsabilidad en la masacre.

Una de las peores masacres en la historia de Puerto Rico

Christopher Sánchez Asencio y José Luis Bosch Muler llegaron a la residencia en la urbanización Frailes Lomas, en Guaynabo, Puerto Rico el 17 de noviembre de 2014 a eso de las 9:00 p.m. con el propósito de realizar un atraco.

Sánchez Asencio conocía a la familia ya que alquilaba una residencia que les pertenecía. Este llegó al hogar con la excusa de ir a pagar la mensualidad. En medio de la transacción, Bosch Mulero llegó a la casa armado para realizar un robo, el cual habían planificado entre ambos, pero se desató una serie de eventos que culminó con el asesinato de la familia.

Tras obligarlos a arrodillarse en la sala de la casa, les dispararon uno a uno al patriarca del hogar, su esposa y su suegra. El dúo continuó con el secuestró de los dos hermanos asesinando al mayor, pese a las súplicas de su hermano quien les dijo que era su cumpleaños, e intentaron estrangular al segundo, para luego lanzarlo de un puente. Lo que nunca imaginaron fue que el menor sobreviviría a semejante barbarie.

El menor de 13 años, el único sobreviviente, vio cuando mataron a su padre de un tiro en la frente, luego a su abuela y a su madre. Según la evidencia durante el juicio, Bosch Mulero no disparó su arma, pero sí colaboró en la masacre.


Vea también:


Más contenido de tu interés