Junta de Control Fiscal

Piden a los candidatos a no participar en conferencia sobre Promesa

Concertación Puertorriqueña contra la Junta de Control Fiscal prepara una manifestación durante la actividad y exhorta a los seis candidato a declinar invitaciones. María de Lourdes Santiago y Rafael Bernabe no asistirán.
29 Ago 2016 – 4:40 PM EDT

SAN JUAN, Puerto Rico. - La Concertación Puertorriqueña contra la Junta de Control Fiscal Federal emplazó a los candidatos a la gobernación a no asistir a la actividad llamada ‘1st Promesa Conference’ que se llevará a cabo este miércoles en un hotel de la zona de Condado.

El colectivo anunció además que llevará a cabo una manifestación ese día, al mediodía, frente al hotel Condado Plaza , para denunciar el propósito “entreguista y de colaboración” que persigue la conferencia auspiciada por organizaciones del sector empresarial.

El colectivo hizo públicas las cartas enviadas a los seis candidatos a la gobernación en la que expresan que “la Ley Promesa es un insulto a nuestro país y cualquier evento que no reconozca esa premisa no puede ni debe ser auspiciado".

En la misiva se exhorta a los aspirantes a "declinar cualquier invitación a ser parte de la actividad mencionada, ya que su presencia daría validez a un mensaje nefasto contra la capacidad de nuestro pueblo de buscar soluciones a nuestros problemas y de encaminar con voluntad y compromiso con el país el desarrollo económico que necesitamos”.

Luis Coriano, de la Liga de Cooperativas y uno de los portavoces de la concertación, indicó que “sabemos que un candidato y una candidata ya han declinado participar, María De Lourdes Santiago, del PIP (Partido Independentista Puertorriqueño), y el profesor Rafael Bernabe, del PPT (Partido del Pueblo Trabajador). Esperamos que los y las restantes cuatro hagan lo propio y no se presten para este engaño”.

El líder cooperativista destacó que “la protesta que la concertación llevará a cabo busca denunciar los planes colaboracionistas de sectores empresariales del país que prefieren adelantar sus particulares intereses a costa de las consecuencias empobrecedoras que traerá para nuestro pueblo la junta de control fiscal impuesta por el Congreso de Estados Unidos”.

Mientras, el planificador José “Tato” Rivera Santana señaló que “luego de aprobada la ley, mal llamada Promesa, los propios consultores contratados por el gobierno de Puerto Rico y otros expertos del tema reconocen el elevado grado de incertidumbre que contiene la nefasta ley, incluso ponen en duda la posibilidad de la reestructuración de la deuda”.

Serie de protestas


Este lunes en la madrugada un grupo de manifestantes provocó el retraso de la entrega de periódicos del grupo de medios GFR Media, cuando se apostaron al frente de las oficinas de la empresa durante varias horas.

La Fuerza e Choque de la Policía de Puerto Rico intervino con los manifestantes para permitir la salida de los camiones de repartición de periódicos.

El grupo denunciaba que la familia Ferré-Rangel, propietaria de El Nuevo Día, Primera Hora e Índice ha manifestado su apoyo a la legislación federal. Según dijeron, criticaron “a la familia Ferré-Rangel por adelantar sus agendas políticas refugiándose detrás de la libertad de prensa. En particular, su utilización de editoriales para apoyar el proyecto de ley federal Promesa y siendo inclusive uno de los auspiciadores del 1st Promesa Conference organizado por la Cámara de Comercio”.

La Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por su siglas en inglés), fue aprobada a finales del pasado junio por Washington para tratar de socorrer al Gobierno de Puerto Rico, un Estado Libre Asociado a EEUU, que sufre una recesión económica desde hace una década y que ahora se ha sumido en una crisis fiscal que le ha llevado a dejar de pagar la deuda a sus acreedores.

Promesa establece, entre otras medidas, la imposición de una junta de control fiscal compuesta por siete miembros elegidos por Washington y su misión será la de supervisar la actividad del Gobierno de la isla durante los próximos años, hasta que logre enderezar su situación económica.

Más:


Más contenido de tu interés