null: nullpx
Huracán María

La mayoría de las escuelas abiertas en Puerto Rico tras el huracán María están sin electricidad

El requisito esencial es que tuvieran agua, fuesen seguras y estuviesen libres de escombros. Padres y maestros afirman que se pueden abrir muchas más.
25 Oct 2017 – 1:56 PM EDT

La gran mayoría de las escuelas que reanudaron este martes las clases en Puerto Rico, paralizadas durante más de un mes por el azote del huracán María, lo hicieron sin electricidad aunque todas con agua. Sin embargo, residentes reclaman la apertura de más planteles que, según sostienen, están en buenas condiciones.

Un total de 119 escuelas públicas (de un total de 1,113 en todo el país) reanudaron las clases el martes en las regiones educativas de Mayagüez y San Juan una vez que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EEUU certificó que su estructura no representa peligro para los estudiantes y que tienen servicio de agua, están libres de escombros y fumigadas.

“El requisito es tener agua, sin agua no se puede abrir", dijo a Univision la portavoz del Departamento de Educación (DE), Yolanda Rosaly, quien reconoció que " la gran mayoría (de las escuelas) abrieron sin luz”,

La funcionaria no pudo especificar de inmediato cuántas escuelas siguen a oscuras aunque aseguró que de las abiertas el martes no hay electricidad en “prácticamente ninguna, como el resto del país”.

Es que en la isla, a más de un mes del azote del huracán María, que destruyó la infraestructura eléctrica del país, alrededor de 1.1 millones de clientes de la Autoridad de Energía Eléctrica siguen a oscuras y unos 375,000 ya la están disfrutando, según los más recientes datos oficiales.

Algunos padres o empleados cuestionaron que algunas de las 165 escuelas que funcionaron durante las pasadas dos semanas como centros de recreo para estudiantes y lugar donde se servían alimentos y agua no fueran reabiertas para la instrucción el martes.

La presidenta de la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR), criticó la limitada apertura del 10% de las escuelas públicas del país porque entiende que podrían haberse abierto muchos más centros gracias al trabajo de acondicionamiento realizado por los docentes durante semanas.

En las redes sociales, sin embargo, personas que dicen ser padres, madres de estudiantes o maestros reclamaron al DE que no abrieran más planteles a pesar de estar, según ellos, aptos para recibir a los alumnos y con el requisito mínimo de tener agua, no representar peligro para los jóvenes y tener algunas incluso electricidad.

“El retraso innecesario del inicio del semestre escolar en la mayoría de las escuelas parece ser parte de un plan orquestado por el gobierno de Estados Unidos, similar al utilizado en New Orleans en el 2005 para cerrar escuelas, eliminar maestros y promover que miles de estudiantes puertorriqueños abandonen la isla”, dijo Martínez al diario El Vocero.

Antes de los impactos de los huracanes Irma y María en la isla, el sistema de educación pública de la isla había sufrido la pérdida de 44,000 estudiantes, el cierre de 167 escuelas y fuertes recortes de presupuesto impuestos por la Junta de Control Fiscal que controla las finanzas del gobierno de Puerto Rico, que está en bancarrota con una deuda de 70,000 millones de dólares.

Pero la secretaria de Educación, Julia Keleher, sostuvo que la apertura de los planteles “no se trata de caprichos, sino de procesos muy bien estudiados, delineados, planificados en busca de comenzar a regresar a la normalidad pero con orden y disciplina".

En un comunicado enviado a todas las escuelas esta semana, Keleher sostuvo que solo el Cuerpo de Ingenieros está autorizado para certificar las escuelas como seguras y que ningún director puede abrir escuelas por iniciativa propia.

"El intentar hacer las cosas a la manera de cada cual, sea por la razón que sea, por más lógico que le pueda parecer a cualquiera, va en contra de la estructura que hemos creado durante largos días de trabajo en equipo, todos siguiendo estrictamente las instrucciones de la Agencia Federal de Emergencias, como corresponde", agregó Keleher.

Un total de 24 escuelas en las dos regiones educativas en donde se reanudaron las clases fueron declaradas no aptas para los estudiantes.

Martínez, por su parte, dijo que en realidad las visitas del Cuerpo de Ingenieros a las escuelas han sido rutinarias y que en ningún caso se han llevado a cabo estudios técnicos en los edificios ni nada que se le parezca, sino que únicamente los ingenieros se limitan a anotar la información que les provean los maestros.






La reapertura parcial de escuelas continuará el lunes 30 de octubre en las escuelas de las regiones educativas de Ponce y Bayamón, y en fecha posterior las de Caguas, Humacao y por último Arecibo.

Más contenido de tu interés