Juegos Olímpicos

Jasmine Camacho-Quinn le pide perdón a Puerto Rico tras su descalificación

“Perdón. Perdón. Yo estaba lista. Me sentía emocionada para la final”, repetía la vallista con cada parada que hacía entre los medios de comunicación que la seguían.
18 Ago 2016 – 10:43 AM EDT

Jasmine Camacho-Quinn a Puerto Rico: “Perdón. Perdón. Yo estaba lista"

Loading
Cargando galería

RÍO DE JANEIRO, Brasil.- Los ojos de Puerto Rico y el mundo estaban sobre ella. Había llegado primera en su heat para la clasificación a semifinales y las esperanzas de otra presea olímpica para Puerto Rico estaban sobre sus hombros.

Jasmine Camacho-Quinn representa a Puerto Rico en las olimpiadas, y siempre expresó el privilegio de hacer valer a Puerto Rico por la herencia boricua de su madre, y aseguró que nunca se negó a representar los colores de Puerto Rico.

En la ronda preliminar de la prueba en los Juegos Olímpicos, cruzó la meta en primer lugar con tiempo de 12.70 segundos.

Sin embargo, su participación la noche del miércoles estuvo lejos de poder conseguir esa anhelada medalla y lo más que se siente, no es el no haberla logrado, sino el dolor con el cual Camacho-Quinn culminó su carrera, desconsolada y hecha un mar de lágrimas.

La redes sociales se desbordaron de mensajes de apoyo, en agradecimiento por poner la monoestrellada en alto en la carrera de los 100 metros con vallas de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Pero Camacho-Quinn, claramente desconsolada, no pudo hacer más que- sin ser necesario - pedirle perdón a Puerto Rico por su desafortunada carrera de semifinales, en la que terminó siendo descalificada.

“Le pido perdón a Puerto Rico”, expresó la deportista de 19 años, quien tropezó con la octava valla cuando enfrentaba la última parte de la competencia en disputa del primer lugar con la estadounidense Nia Ali, quien finalmente se impuso.

Camacho-Quinn tropezó con la pierna derecha la valla, provocando un efecto dominó para derribar la novena con la pierna izquierda, y parar su carrera con la décima. El doloroso momento le provocó la descalificación en el evento técnico.

La boricua acabó por clasificar última después de haber firmado el tercer mejor tiempo (12.70) de las seis eliminatorias el martes y presentarse como cabeza de serie a semifinales
Yo estaba lista. Estaba muy emocionada con llegar a la final” dijo Camacho-Quinn, ahogada en llanto.

La estudiante-atleta en la Universidad de Kentucky expresó que no se dará por vencida y seguirá alcanzando sus metas con el atletismo olímpico.

Perdón. Perdón. Yo estaba lista. Me sentía emocionada para la final”, repetía la vallista con cada parada que hacía entre los medios de comunicación que la seguían.

Su expresión de dolor, frustración y desconsuelo trataron de ser calmados por la presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico, Sara Rosario Vélez, en la zona mixta para la prensa.


Más contenido de tu interés