null: nullpx
Escuelas Públicas

Gobierno gastó más de 200,000 dólares en equipo para comedores escolares que no se usó

Entre ellos, hornos, licuadoras y una docena de estufas a gas que fueron finalmente regaladas a colegios privados y centros de cuido de niños.
3 Ago 2017 – 2:04 PM EDT

La Autoridad Escolar de Alimentos gastó más de 200,000 dólares en equipo para comedores escolares como estufas, hornos y licuadoras que nunca se utilizaron, y la mayoría de las estufas fueron regaladas a instituciones privadas, según un informe de la Oficina del Contralor.

El informe cubre el periodo del 1 de enero de 2012 al 31 de diciembre de 2016 y como parte de la auditoría la oficina del Contralor examinó 31 órdenes de compra de la Autoridad Escolar de Alimentos, emitidas entre 2011 y 2016.

Los auditores hallaron que la entidad pagó 213,732 dólares por 138 aparatos de cocina (estufas, hornos de convección y licuadoras) entre 2012 y 2014 que nunca fueron distribuidos a los comedores escolares luego de transcurridos entre dos a cuatro años de la compra.

Una de esas órdenes de compra, emitida en 2011, fue para adquirir 15 estufas eléctricas para aquellos comedores escolares que no contaban con dicho equipo o en donde se necesitaba remplazar las estufas en malas condiciones.

La orden de compra, por 74,925 dólares, se hizo solicitando cotizaciones aunque el reglamento exige someter a subasta las compras mayores a 50,000 dólares, indica el reporte.

Las estufas fueron entregadas en agosto de 2011, luego se pidió cambiarlas por estufas a gas y se quedaron en los almacenes de la Autoridad hasta junio de 2016 porque, según el reporte, “las encargadas de los comedores se quejaron porque las estufas eran muy pequeñas para los calderos que utilizaban”.


Entre junio y julio del año pasado, 12 de las 15 estufas fueron regaladas a colegios privados o a centros de cuido de niños, dos se quedaron en el almacén de la Autoridad y solo una llegó a su destino: Una escuela en la isla municipio de Vieques.

En marzo de 2016 los auditores del Contralor observaron que, además de las estufas, la Autoridad mantenía en su poder cien hornos y 150 licuadoras recibidos en 2014, que tampoco habían sido distribuidas a los comedores.

En mayo de ese mismo año quedaban en el almacén de la Autoridad 38 hornos y 86 licuadoras, además de las 12 estufas posteriormente regaladas y las dos que retuvo la entidad en sus almacenes.

La auditoría señala con respecto al proceso de compras que en el 78% de las órdenes no se prepararon las requisiciones y en el 42% de las órdenes se fraccionaron los bienes y servicios para no exceder la cantidad autorizada de seis mil dólares diarios en compras.

Además, se identificó que el jefe de almacén lleva a cabo las funciones conflictivas de recibir y custodiar los equipos, a la vez que ejerce de delegado comprador (desde 2014).

Asimismo, los auditores determinaron múltiples desviaciones con respecto a la propiedad.

Por ejemplo, la encargada de la propiedad no realizó un inventario físico cuando comenzó sus funciones en 2014 y no cotejó el inventario físico de 2016 contra el subsidiario de la propiedad.

Más contenido de tu interés