null: nullpx
Juicios

Familia de Glorimar: "La democracia y la justicia en Puerto Rico ha dado un paso atrás”

"En nuestra isla los criminales mandan", dijo la familia en declaraciones escritas tras la noticia del archivo de los cargos contra Nelson Ortiz, Nelson Ruiz y José Caro.
27 Sep 2016 – 2:23 PM EDT

La familia de Glorimar Pérez Santiago, la joven asesinada en julio de 1988 en Aguada, eje de uno de los casos judiciales más notorios de los últimos tiempos en Puerto Rico, rechazó el archivo de los cargos contra los tres imputados, Nelson Ortiz, Nelson Ruiz y José Caro, exonerados por falta de pruebas.

“Hoy la democracia y la justicia en Puerto Rico ha dado un paso atrás”, dijeron en una nota difundida a los medios de comunicación. La familia indicó que “es hora de hacer conciencia. Nuestro sistema de justicia es otra frágil infraestructura que necesita mantenimiento porque ahora mismo es un negocio. La ley de ADN en Puerto Rico se manipuló para fines de enriquecer políticos y sus amigos. En nuestra isla los criminales mandan”.

El texto agrega que “un cartel de políticos corruptos en los el pueblo de Puerto Rico depositó su confianza se tomó la libertad de sacar de la cárcel a asesinos convictos de asesinato usando como excusa un examen de ADN inconcluso y ambiguo”.

Según la familia, “estos pusieron obstáculos y se aseguraron de que el Tribunal Supremo no tuviera la oportunidad de aplicar los más altos filtros de calidad y derecho. De hoy en adelante el precedente legal es que cualquier persona encarcelada puede reclamar su libertad por la mera razón de someterse a un examen de ADN. Las filas serán largas. Negocio redondo para los abogados y políticos conectados al primer caso de ADN. Para ellos las cárceles son minas.”

“A nosotros, la familia de Glorimar Pérez, EPD, no nos pueden mentir. Al público y a la prensa sí”, afirmaron los parientes de la modelo.

Cuestionan intervención política

A su vez, sostuvieron que “es nuestra opinión que el cartel de políticos incluye no solo el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, sino que también miembros de su gabinete. Entre estos vemos la mano de su secretario de Justicia, César Miranda, y la procuradora Margarita Mercado Echegaray”.

De acuerdo con la familia de Pérez Santiago, “esas personas influenciadas compartieron pública e independientemente que usaron su discreción a pesar de los problemas de la supuesta nueva prueba. Vemos la mano de la ínfima senadora de Aguadilla Mari Tere González, quien cuando apenas salió la información exagerada del examen de ADN solicitó al Senado de Puerto Rico un indulto para los asesinos convictos así intentando saltar procedimientos más transparentes”.

Consigna la nota que “el alcalde de Aguada también se unió al esquema ya que éste utilizó recursos del municipio para ayudar a la causa privada de los tres asesinos de Aguada. Todos son aves de rapiña bien vestidos”.

Sin embargo la familia advirtió que “Aguada es una comunidad pequeña. Sabemos que los tres individuos convictos 17 veces distintas e independientes por el Apelativo y el Tribunal Supremo de Puerto Rico del asesinato de nuestra amada niña son culpables. Hemos estado presentes y ponderado testimonios por 28 años. Nosotros no tenemos el poder o ganamos nada acusando a nadie por error. Nada nos va a devolver nuestra querida Glorimar EPD”.
Asimismo, lanzaron: “Ya veremos las declaraciones de los amigos del alma de los políticos echándose flores y alabando su labor fétida”.

Este martes, 27 de septiembre de 2016, los tres hombres, conocidos como "los tres inocentes de Aguadam quienes pasaron más de 20 años presos por el crimen, recibieron la noticia del archivo del expediente por parte del juez José Emilio González, del Tribunal de Aguadilla. "Ya nadie los acusa. Así que son inocentes. Nosotros vamos a estar pidiendo que se les quiten los grilletes y están libres para que puedan hacer de su vida lo mejor de ustedes”, afirmó el juez durante la vista.

Los tres estaban en libertad supervisada desde el pasado 23 de junio, cuando el juez González concedió la celebración de un nuevo juicio tras evaluar los resultados de las pruebas de ADN post sentencia.

La nueva Ley de Análisis de ADN Postsentencia, que el gobernador Alejandro García Padilla el año pasado, permitió que los presos fueran sometidos a las pruebas para exculparlos del caso. Este es el primer caso que se resuelve al amparo de la ley.

La tarde del 30 de julio de 1988, Glorimar Pérez Santiago se dirigía a jugar tenis a la base Ramey de Aguadilla. Su cuerpo fue recuperado sin vida en la playa Jobos, de Isabela en un área despoblada y boscosa, cerca de un complejo vacacional. Presentaba tres impactos de bala y estaba semidesnudo, por lo que se dedujo, fue objeto de violencia sexual.

Más:


Más contenido de tu interés