null: nullpx
Universidades

Estudiantes de Puerto Rico en competencia de autos ecoamigables en Detroit

El grupo, compuesto por siete varones y una fémina, pasó casi un año creando el modelo Aquila GX, de bajo consumo de combustible para representar a la Isla en el Shell Eco-Marathon Americas del 22 al 24 de abril.
21 Abr 2016 – 03:24 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
El equipo de la Universidad Interamericana de Bayamón se encuentra en Detroit para competir con su prototipo Aquila GX.

GUAYNABO, Puerto Rico, - Ocho jóvenes puertorriqueños llevan desde agosto trabajando en la creación de un prototipo de auto ecoamigable con el que se medirán entre con estudiantes de todo Estados Unidos en una competencia de alto rendimiento en Detroit, Michigan.

Se trata de un proyecto no solo por amor a su pasión, la ingeniería mecánica, sino por respeto al medio ambiente y por aportar un planeta tierra con mayor sostenibilidad.

El grupo de universitarios de la Universidad Interamericana de Bayamón ve este fin de semana los frutos del arduo trabajo en la competencia Shell Eco-Marathon Americas, que se celebra en la ciudad reconocida como la capital mundial de la industria automotriz, del 22 al 24 de abril.

Los jóvenes, junto con con su mentor, el profesor Eduardo Pérez, crearon un prototipo de auto ecoamigable con un rendimiento de mil millas por galón de combustible, que es una de las metas actuales de la industria automotriz. El equipo, Inter Eco Boost, está integrado por Alexander Rivera Torres (capitán) Javier Cortez Salgado, Javier López Torres, Oscar Negrón, Arnaldy Medina Cotto, Daumier Maldonado Cruz, Pedro Montenegro y Krystal Santiago Olavarría, única fémina y piloto del vehículo.

En entrevista con Univisionpr.com, Pérez habló muy orgulloso del logro de sus estudiantes. “El mérito es todo de los muchachos”, dijo. “Ellos lo trabajaron todo. Desde el diseño del concepto hasta llevar a la realidad un vehículo de alto rendimiento, ligero, que con poco combustible logre recorrer largas distancias. Con un galón de gasolina supera las mil millas. Un vehículo regular utiliza entre 20 y 30 millas por galón, imagínate mil. El impacto ambiental es muchísimo”, detalló el director del Departamento de Ingeniería de esa institución sobre el modelo que el equipo bautizó Aquila GX.

Loading
Cargando galería


Pérez estima que este es el primer grupo que representa a Puerto Rico en los nueve años que se ha celebrado esta competencia de alto rendimiento.

Por su parte, Santiago dijo sentir “una gran responsabilidad, pues más que conducir un auto, conduzco un esfuerzo, la responsabilidad de representar a mi familia, a la Universidad, a las mujeres y a mi Isla de Puerto Rico”. Compartió que siempre soñó con conducir autos de carreras y que con esta experiencia quiere “servir como guía para inspirar a otras chicas para que se involucren en otros proyectos como este”.

En el concurso, los grupos deben brindar soluciones creativas para resolver los desafíos energéticos. Los estudiantes participantes pueden seleccionar siete fuentes de energía que incluyen fuentes tradicionales como gasolina y diésel. Sin embargo, los participantes también pueden explorar alternativas como el hidrógeno, electricidad, etanol, gas a líquido (GTL) y gas natural comprimido (CNG).

Los jóvenes han puesto todo su talento, tiempo y empeño en el proyecto, pero el factor económico ha sido una limitación. Pérez indica que aunque se realizó prácticamente en tiempo récord, fue un proyecto sumamente costoso. Lograron que auspiciadores les proveyeran los materiales, aunque también contaron con apoyo de la Universidad. Se invirtió en total unos $8,000 a $9,000, estimó el académico.

“Si los estudiantes pudieran tener algún tipo de ayuda en términos de materiales (donaciones) o ayuda económica para este tipo de eventos, podrían hacer cosas mucho más grandes. Invertirían el tiempo solo en el vehículo, en investigaciones y el proyecto y podrían llegar más lejos y poniendo el nombre de Puerto Rico y la Universidad en alto”, reflexionó el educador sobre la mayor limitación, pues fue el propio grupo en que se encargó de buscar auspiciadores.

Pero el esfuerzo valió la pena. Cuando enviaron el auto por barco a Detroit hace unas semanas, fue cuando realizaron que su esfuerzo había valido la pena y que el logro era real. Por eso considera que “al margen de los premios que puedan recibir, el estudiante verse en igualdad con otras universidades de prestigio, es una gran ganancia, además de la exposición que reciben”.

Mientras, el capitán indicó que se sienten muy confiados y “con expectativas de que vamos a pasar las pruebas y las modificaciones al vehículo para cualificar para la prueba”.

“Tenemos una gran responsabilidad, pues no tan solo estamos representando a nuestra universidad, estamos representando a Puerto Rico”, abundó el capitán del equipo. “Hay un sinnúmero de cosas nuevas que hemos aprendido en esta primera experiencia y nos servirá para establecer un plan para la próxima competencia”, acotó Rivera Torres.

Lea también:


Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés