null: nullpx
Juego y Lotería

El Tribunal Supremo de Puerto Rico paraliza la videolotería

Según Hacienda, podrían aportar 100 millones de dólares en su primer año. "Videolotería sería la “estocada mortal” a la industria turística", asegura el presidente de la Junta de Directores de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico.
14 Nov 2016 – 6:06 PM EST

SAN JUAN, Puerto Rico.- El Tribunal Supremo de Puerto Rico ordenó la paralización de la puesta en marcha de la videolotería al acoger una petición de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico (PRHTA).

La entidad recurrió al alto tribunal para que se declarara nulo el Reglamento Operacional de la Lotería Adicional y el Reglamento de los Vendedores de Jugadas de la Lotería Adicional por, según la asociación gremial, contravenir varias leyes locales.

La decisión supone un revés para el Gobierno, que con la legalización de las máquinas de vídeolotería esperaba ingresar hasta 300 millones de dólares anuales para las debilitadas arcas públicas de Puerto Rico.

El secretario de Hacienda, Juan Zaragoza, presentó en 2015 un reglamento para regularizar estas máquinas, que sólo en el primer año de regularización podrían aportar, según las estimaciones del Ejecutivo, 100 millones de dólares, una cantidad que con el tiempo podría elevarse a 300 millones de dólares.

Por su parte, Miguel Vega, presidente de la Junta de Directores de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico (PRHTA), se llenó de esperanza cuando el Tribunal Supremo de Puerto Rico (TSPR) paralizó la implantación de ese juego.

“La paralización de los procedimientos para implantar este juego tan nocivo nos llena de esperanza a todos en la industria turística en Puerto Rico. El turismo debe ser visto como puntal de la recuperación económica y la videolotería supondría una estocada mortal a la industria turística”, reaccionó Vega.

Denunció que el Departamento de Hacienda pretende establecer la videolotería sin requerir legislación.

A pesar de las presiones, por los pasados diez años la Legislatura ha rechazado consistentemente abrir espacio a este juego conocido como el “crack-cocaine” de los juegos de azar, dijo el ejecutivo.

Este agregó en declaraciones escritas que “por años ha existido un cabildeo en cuartos oscuros por parte de la compañía Caribbean Cage para la aprobación de dichos reglamentos. No obstante los reglamentos en cuestión no pudieron prevalecer en un país de ley y orden”.

Por otro lado, dijo, “es importante recordar que en el caso federal por corrupción pública en el que se declaró culpable a Anaudi Hernández, salió a relucir que el único cliente privado de la compañía de Hernández era precisamente Caribbean Cage”.


“Aun cuando está bajo la consideración del Tribunal Supremo, sabemos que la compañía Caribbean Cage ha estado en conversaciones en el Congreso de los Estados Unidos y con la Junta de Supervisión Fiscal para presentar la videolotería como la salvación a la aguda crisis que vive Puerto Rico”, precisó.

Sin embargo, sostiene, la recuperación económica de la Isla necesita “una industria turística fortalecida, que incluya más visitantes, y continuidad en la promoción y mercadeo del destino”.

Pero la solución que propone Caribbean Cage con la videolotería, añadió, “sería poner a nuestra gente a jugar desenfrenadamente en los barrios y comunidades, que redundará en más pobreza y problemas sociales”, manifestó.

Más contenido de tu interés