Estatus de Puerto Rico

Alejandro García Padilla: “Puerto Rico tiene hambre y sed de justicia”

El primer mandatario de la Isla urgió acción y afirmó que "¡ha llegado el momento de actuar sobre el caso de Puerto Rico!". Además, pidió la excarcelación del preso político Oscar López Rivera.
20 Jun 2016 – 11:39 AM EDT

GUAYNABO, Puerto Rico.- El gobernador de Puerto Rico se presentó ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas (ONU) con la finalidad de defender ante la comunidad internacional los poderes de la autonomía local del pueblo de Puerto Rico.

Esta intervención se da tras la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos en el caso Puerto Rico vs. Sánchez Valle, en el que se estipula que el Estado Libre Asociado no tiene soberanía para efectos de la cláusula constitucional federal de doble exposición en los casos criminales.

El primer mandatario reclamó la ayuda del comité para que dentro del marco de la legalidad internacional y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, adoptado por la Asamblea General de la ONU, su relación con Estados Unidos se defina nuevamente basada en los principios de igualdad, respeto y el derecho a la autodeterminación del gobierno puertorriqueño.

García Padilla dijo que "a nombre del pueblo de Puerto Rico, solicito a los miembros de este Comité que lleven el caso de Puerto Rico ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, y ante su Comité de Derechos Humanos, para que se encausen los procesos necesarios para el ejercicio del derecho a la autodeterminación en cumplimiento con las normas de legitimación establecidas por esta organización y el derecho internacional aplicable."

El primer ejecutivo resumió y describió cómo las recientes determinaciones del gobierno federal sobre Puerto Rico resultan incompatibles con las representaciones anteriores que Estados Unidos ha realizado ante la ONU, donde ha reconocido la soberanía política de la isla. Según García Padilla, al establecer que Puerto Rico está sujeto al poder plenario del Congreso federal, Estados Unidos violenta así el acuerdo bilateral pactado con el pueblo puertorriqueño.

"De algunos años atrás a esta fecha, la Rama Ejecutiva del gobierno de los Estados Unidos de América ha venido dando señales de su propósito de violentar esta relación", critió el gobernador.

“Es mi deber como Gobernador electo por la gente de mi pueblo, en votación libre y secreta, que entendemos incompatible la postura del gobierno de los Estados Unidos de afirmar aquí que el poder político del pueblo de Puerto Rico ‘ emana del pueblo y se ejercerá con arreglo a su voluntad’ y al mismo tiempo afirmar en la metrópolis que se está sometido al poder plenario del congreso de ese otro pueblo. Es incompatible, afirmar ante la comunidad de naciones del mundo que el pueblo de Puerto Rico y el pueblo de los Estados Unidos están vinculados ‘por un pacto bilateral cuyos términos podrían alterarse solo mediante consentimiento mutuo’, pero en Washington, D.C., afirmar que el pueblo de Puerto Rico está sometido al poder plenario del congreso federal”, afirmó el mandatario.

Puerto Rico urge atención ante crisis humanitaria

El gobernador argumentó que este cambio en la postura de Estados Unidos con relación a Puerto Rico ha desencadenado un trato injusto para con el pueblo en un período en que necesita urgentemente herramientas que le lleven a enfrentar la reciente crisis fiscal y económica, que amenaza en convertirse prontamente en una crisis humanitaria.

García Padilla dijo que "no se trata de una coyuntura de falta de liquidez; se trata de un problema real de sobre-endeudamiento que no es aplazable y que amenaza los servicios básicos que se le deben a la población."

Este recalcó que Puerto Rico tieneuna deuda que no se puede pagar; tiene que reestructurarse. "Intentamos atender el asunto con legislación puertorriqueña, pero las cortes de los Estados Unidos nos cerraron el camino. Las leyes federales vigentes que tratan este asunto, protegiendo los intereses de los deudores también resultan insuficientes para manejar el problema, puesto que el Congreso federal excluyó de dichas protecciones al pueblo de Puerto Rico en 1984. Puerto Rico, por tanto, urgió acción del Congreso federal para establecer mecanismos de reestructuración de deuda que fuesen adecuados a la situación que afronta el país. Sin embargo, la realidad parece apuntar a que esa legislación será la que actualmente se encuentra ante la consideración del Senado, lo que podría trastocar los elementos de gobierno propio sobre los que se sostiene la Resolución 748 y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, señaló García Padilla.

García Padilla aceptó que con el proyecto Promesa, aprobado en la Cámara de Representantes y actualmente en discusión en el Senado, se atiende la crisis económica y se provee mecanismos de reestructuración por lo que "me he visto obligado a apoyar la referida pieza legislativa. No voy a someter a mi país a la miseria."

Sin embargo, resaltó que "atendida la crisis humanitaria, la legislación provoca una crisis política ya que el Congreso pretende innecesariamente, establecer una junta de control fiscal que usurpa los poderes que el pueblo de Puerto Rico delegó en el Gobernador y en su Asamblea Legislativa. Esto despoja a Puerto Rico de los atributos de soberanía política que fueron reconocidos por la Resolución 748 de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1953.

El gobernador además, aprovechó la ocasión para exigir la excarcelación de
Oscar López Rivera.

Se espera que en la sesión se apruebe por parte de los 29 países miembros del Comité de Descolonización una resolución, promovida por Cuba, sobre el derecho de Puerto Rico a su libre determinación e independencia.

Más:


Más contenido de tu interés