null: nullpx
Asesinatos

Hispana enfrentará juicio por el asesinato de su hijo recién nacido

Fiscalía sometió cargos contra Ashley Caraballo por homicidio, ocultar la muerte de un niño y abuso del cadáver en relación con la muerte de su hijo recién nacido después de que una búsqueda en 2017 de su antigua casa en North Whitehall Township culminara al encontrar a su bebé en un cubo de pintura de cinco galones.
16 Ene 2020 – 04:00 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

ALLENTOWN- Ashley N. Caraballo, acusada de matar a su hijo recién nacido en 2017, irá a juicio en marzo.

Según la investigación Caraballo dio a luz a un bebé en su casa de Allentown, luego lo envolvió en una sábana y lo colocó dentro de una mochila rosa, que estaba escondida en el interior de una lata de pintura de cinco galones.

Caraballo originalmente fue al hospital por dolor de estómago y sangrado.

Durante el tratamiento, el médico encontró evidencia de que la mujer había dado a luz recientemente, incluyendo tejido placentario, una porción del cordón umbilical y lesiones internas específicas.

Caraballo negó haber estado embarazada.

" Las lesiones en el cuello uterino junto con las lesiones en el cordón umbilical fueron consistentes con el daño, según el Dr. Avellini, que ocurriría cuando un bebé fuera arrancado de un cuello uterino que no estaba completamente dilatado", confirmó Jim Martin, fiscal del condado de Lehigh durante una conferencia de prensa en junio de 2019.

Los funcionarios del hospital iniciaron contacto con las autoridades, y la investigación posterior llevó a la policía a la casa del municipio de North Whitehall que Caraballo compartía con su pareja, Paul Wilson y sus cinco hijos.

Citando el informe del médico forense, Martin indicó: " Dentro de un grado razonable de certeza médica, el bebé nació vivo y la causa de la muerte fue una o una combinación de asfixia, pérdida de sangre y / o hipotermia".

Las autoridades expresaron que actualmente no hay evidencia que vincule a la pareja de Caraballo con el caso. Wilson no enfrenta cargos.

El bebé fue llamado póstumamente Paul E. Wilson Jr. por su padre.

Caraballo se entregó a las autoridades el miércoles, 19 de junio y quedó detenida sin fianza en la cárcel del condado de Lehigh por cargos que incluyen abuso de un cadáver, ocultar la muerte de un niño y asesinato.


Inicialmente, el caso fue reportado en el 2017, convirtiéndose en una de las noticias más comentadas por la comunidad del Valle de Lehigh y otras ciudades en Pensilvania.

Los vecinos de la pareja, en declaraciones anónimas confirmaron que, en el hogar no se apreciaban disturbios o violencia y parecían una familia sin dificultades. Los demás hijos, cinco menores de edad, asistían a la escuela, participaban de actividades extracurriculares y tenían sus citas de cuidado médico al día.

No había sospecha de patrones de abuso de menores o conductas inapropiadas por parte de los adultos.

Lo que hizo más perturbador el caso.

A partir de octubre de 2017, las autoridades en el condado de North Whitehall comenzaron un exhaustivo proceso de investigación.

En octubre, Caraballo vivía en una casa de la calle Mauser en North Whitehall Township con su prometido y sus cinco hijos. Las autoridades dijeron que el prometido de Caraballo, Paul Wilson, la llevó al hospital la mañana del 20 de octubre porque estaba sangrando mucho, según los registros judiciales.

La mujer requirió cirugía, y el médico tratante informó a las autoridades que había descubierto una gran cantidad de tejido placentario y una porción de cordón umbilical. El médico informó que las lesiones de Caraballo parecían consistentes con una persona " arrancando a un bebé" del cuerpo antes de la dilatación completa, según los registros judiciales, según los registros.

El médico estimó que el tejido placentario era de un feto de 30 a 34 semanas y le dijo a la policía que el bebé podría haber sido retirado horas o dos o tres días antes de que Caraballo ingresara en el hospital.

Caraballo supuestamente insistió al personal médico que no estaba embarazada ni acababa de dar a luz. Cuando el médico la cuestionó con la evidencia supuestamente atribuyó el tejido placentario a un embarazo anterior un año antes.

Uno de los detectives del caso, Everk, declaró que le preguntó al médico tratante si el tejido placentario podría permanecer en el cuerpo después de un embarazo más de un año antes.

Confirmó que le dijeron " absolutamente no".

El 21 de octubre de 2017, la policía estatal registró la casa de la pareja en la calle Mauser, pero no se encontró un feto. Los investigadores la entrevistaron al día siguiente, y ella nuevamente negó haber estado embarazada recientemente.

Los registros médicos también mostraron que Caraballo tenía una cita para que le ataran los tubos en febrero de 2017, pero el procedimiento nunca se realizó. Perdió otras cuatro citas para el procedimiento, según el expediente. Los registros médicos también indicaron que mintió acerca de obtener un dispositivo intrauterino, que según dijo fue insertado en agosto de 2017.

El 25 de octubre de 2017, la policía estatal presentó una orden de allanamiento en la casa del municipio de North Whitehall. Everk testificó que Caraballo estaba en casa cuando llegaron los investigadores. Ella no leyó la orden de allanamiento y no mostró " ninguna emoción en absoluto", dijo.

Los policías encontraron un par de cubos de pintura de 5 galones en el sótano. El sello de uno de los cubos estaba suelto, lo que provocó que un policía removiera la tapa.

En el interior, las autoridades dijeron que encontraron una bolsa de basura negra atada con un nudo. Dentro de la bolsa de basura había una mochila infantil rosa con cremallera que contenía una sábana enrollada. Los investigadores desenrollaron la sábana para descubrir a un bebé muerto.

Una autopsia mostró que el bebé, un varón, casi a término pesaba casi 8 libras y no mostró evidencia de trauma.

Para ayudar a determinar cómo murió el bebé, el caso fue remitido al perito, en Baltimore, el Dr. David Fowler, un experto en patología forense, quien proporcionó un informe escrito el 11 de marzo de 2018, opinando que el bebé nació vivo y murió de uno o cualquier combinación de asfixia, pérdida de sangre o hipotermia.

El patólogo forense Dr. Isidore Mihalakis revisó el caso y también concluyó que el bebé nació vivo y que su muerte fue un homicidio.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL

Más contenido de tu interés