null: nullpx
Demandas

Campaña de Trump demanda a funcionarios electorales de Pensilvania por promover el voto por correo

La demanda, presentada ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Oeste de Pensilvania, acusa a varios empleados públicos de eliminar la verificación y la transparencia de las elecciones al permitir que los votantes, durante las primarias, dejaran sus boletas en una variedad de ubicaciones, incluidos centros comerciales, casas de retiro y campus universitarios.
30 Jun 2020 – 05:34 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Joe Biden ha apostado por su natal Pensilvania y esta le está respondiendo. La más reciente encuesta del New York Times / Siena College encontró que el 50% de los votantes del estado preferían al demócrata, mientras que el 40% apoyaba la apuesta del presidente Trump por su reelección.

Al parecer, estos resultados llegaron a oídos de la campaña de Donald Trump, que una semana después ha decidido presentar una demanda en un tribunal federal con el propósito de prohibir las urnas de recolección de votos de cara a las elecciones presidenciales.

La campaña del republicano afirma que los buzones que Pensilvania usó para recoger las boletas por correo durante las elecciones primarias a principios de este mes fueron ilegales: "(La votación por correo no supervisada) crea oportunidades para el fraude y alienta la recolección de boletas donde los agentes políticos pagados intentan recolectar y entregar boletas sueltas", se lee en el documento que obtuvo PhillyVoice.

La demanda

La demanda, presentada ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Oeste de Pensilvania, también enumera al Comité Nacional Republicano y a cuatro congresistas de Pensilvania como demandantes. Acusan a los demócratas de " tratar constantemente de engañar y manipular las reglas electorales para socavar las salvaguardas y la seguridad en torno a las elecciones de noviembre".

También alega que el procedimiento se extendió más allá del alcance de una nueva ley, que permitió a cualquier ciudadano votar por correo sin proporcionar una razón.

La secretaria de Estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, demócrata, y las 67 juntas electorales del condado figuran como acusados. La campaña de Trump los acusa de eliminar la verificación y la transparencia de las elecciones.

"Los acusados han elegido inexplicablemente un camino que pone en peligro la seguridad de las elecciones y conducirá, y ya ha conducido, a la privación de derechos de los votantes, preguntas sobre la precisión de los resultados electorales y, en última instancia, el caos en las próximas elecciones generales del 3 de noviembre de 2020", se lee en la demanda.

Las votaciones

Luego de registrar más de 90 mil casos por coronavirus y, al menos, 6000 muertes, Pensilvania implementó las urnas de recolección de votos antes de las primarias del 2 de junio para alentar a los votantes a participar de forma segura.

Los votantes debían dejar sus boletas en una variedad de ubicaciones, incluidos centros comerciales, casas de retiro y campus universitarios.

El Partido Demócrata de Pensilvania respondió a la campaña de Trump y calificó la demanda como un intento de suprimir la participación electoral: " Donald Trump y los republicanos de Washington están tratando de suprimir las voces de los residentes de Pensilvania porque saben que cuanto más fácil sea para la gente común votar, más probabilidades hay de que pierdan", dijo el director ejecutivo Sincere Harris a PhillyVoice.

Estas tiendas JC Penney en Pensilvania cierran por bancarrota de la compañía

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés