null: nullpx
Policía

Acusan a un hombre de manejar en sentido contrario en Pensilvania (es su séptimo arresto por DUI)

Las autoridades confirmaron que el hombre, de 41 años, “estaba muy intoxicado” y que “conducía con una licencia suspendida”.
13 Feb 2020 – 02:39 PM EST

Un hombre de Pensilvania fue acusado de conducir bajo la influencia de sustancias alcohólicas (DUI, por sus siglas en inglés), por séptima vez después de manejar su automóvil por el desvío de Media en el condado de Delaware, según la policía del municipio de Upper Providence.

Las autoridades dijeron que este caso es otro ejemplo evidente de por qué la "Ley de Deana", que tiene como objetivo tomar medidas enérgicas contra los reincidentes de DUI, debe aprobarse en el estado.

La policía dijo que el hombre del condado de Berks, identificado como Jonny Paul Martinka III, de 41 años, de Bechtelsville, casi causó un desastre al conducir por el camino equivocado en la sección muy transitada de la Ruta 1, donde el tráfico a menudo va más allá del límite de velocidad publicado de 55 mph.

Una posible tragedia fue desviada solo por las acciones de un oficial de Upper Providence.

Alrededor de las 9:30 p.m., el 11 de febrero, dijo la policía, el conductor de un Ford F-250 viajaba hacia el sur en los carriles hacia el norte.

El oficial de policía de Upper Providence, Scott Ely, estaba entrando en la rampa hacia el norte cuando vio que el camión se acercaba.

" Instintivamente activó sus luces de emergencia y su sirena, colocó su vehículo en una posición de bloqueo diagonal y el vehículo que venía hacia él se detuvo abruptamente", dijo el jefe de policía de Upper Providence, David Montella.

La policía dijo que Martinka, el conductor del Ford, intentó escapar y esquivó el auto del oficial; pero sucedió que otro coche patrulla le impedía seguir adelante. Se evitó una catástrofe y nadie resultó herido.

La policía dijo que Martinka estaba muy intoxicado; "él pensó que estaba en el condado de Berks tratando de llegar a su trabajo de soldadura".

Este fue el séptimo arresto por DUI de Martinka en 10 años. La policía dijo que conducía con una licencia suspendida.

Hace casi un año este mes, Deana Eckman, de 45 años, fue asesinada en Upper Chichester por un sospechoso que tenía cinco condenas anteriores por DUI, que también conducía con una licencia suspendida.

El caso plantea la pregunta de por qué notorios delincuentes de DUI todavía pueden ponerse al volante de un vehículo en 2020.

" La tecnología existe en este momento para proteger mejor a nuestros ciudadanos de los reincidentes de DUI", dijo el fiscal de distrito del condado de Delaware Jack Stollsteimer.

La "Ley de Deana", que está pendiente en Harrisburg, requeriría que los reincidentes de DUI usen monitores continuos de alcohol conocidos como CAMS que alertarían a las autoridades cuando comiencen a beber nuevamente.

" Ya se ha probado en el condado de York en Pensilvania, donde su tasa de reincidencia en las personas a las que estaba conectado este dispositivo disminuyó en un 90%. Podemos hacer lo mismo en todos los condados de Pensilvania", dijo Stollsteimer.

La " Ley de Deana" ya pasó el Senado estatal. Ahora está en la Cámara esperando ser aprobado.

Las autoridades de todo el estado están instando a los residentes a presionar a sus representantes para que aprueben esta ley de una vez por todas.


Más contenido de tu interés