null: nullpx
Vivienda Pública

Inquilinos de HPD viven entre moho, chinches y paredes roídas en Harlem

Hace tres semanas que la caldera del edificio no funciona y la agencia le entregó a los inquilinos bolsas de dormir para que se protegieran del frío mientras se corrige la situación.
26 Oct 2016 – 09:13 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- El Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY) advierte a los neoyorquinos del riesgo de utilizar el horno de la estufa para calentar los apartamentos, debido a posibles incendios y fugas de gas, pero Jean Hockaday dice que no tuvo otra elección. A sus 78 años, sus articulaciones no toleran el intenso frío otoñal.

Durante las últimas tres semanas, Hockaday ha suplicado a su casero, el Departamento de Desarrollo y Conservación de Viviendas (HPD), que repare la caldera que provee calefacción y agua caliente en los 62 departamentos del edificio de siete pisos ubicado en 161 de la calle 140 oeste, en Harlem. La mujer, legalmente ciega, asegura que sus ruegos han sido ignorados.

“Ellos (los funcionarios de HPD) quieren que muera de frío o que muera en un incendio, porque lo único que puedo hacer es calentarme con la estufa”, expresa Hockaday con indignación y evidente enojo. “He vivido en este lugar por 14 años. Puedo decir que a ellos nos les importa hacer reparaciones de emergencia, no les interesa porque somos negros (y algunas familias latinas) pidiendo el respeto de nuestros derechos”.

Las plagas agravan las condiciones de vivienda en el edificio construido en 1903. Las chinches han dejado rastros de sangre en la pared blanca del pequeño departamento de Hockaday. Sus brazos están plagados de piquetes, por eso se unta alcohol, para calmar la picazón y el dolor.


Las chinches me están comiendo viva”, denuncia al borde del llanto. “Necesito un andador para moverme, no puedo ni siquiera tomar el autobús para ir a la oficina de HPD y mostrarles mis brazos y piernas inflamados por los piquetes. He pedido una fumigación, pero ellos simplemente no escuchan”.

Según la organización de defensa de los inquilinos, P.A.'L.A.N.T.E. Harlem, en total son 37 familias que como Hockaday “sobreviven en vergonzosas condiciones de vivienda”. En el edificio residen en total unos 90 inquilinos, de estos, 17 son ancianos y dos legalmente ciegos.

Sin acceso para discapacitados

“Este edificio caerá sobre nosotros en cualquier momento”, anticipa el veterano de guerra Shane Jones, de 48 años. “Los ladrillos se caen del séptimo piso y en el sótano unas cuantas vigas sostienen toda la construcción. Vivimos entre moho, plagas y paredes roídas”.

Jones, quien tiene las piernas amputadas, denuncia que el edificio no tiene rampas ni accesos para los inquilinos deshabilitados. Salir o entrar con su silla de ruedas implica pedir ayuda a sus vecinos.

“HPD me envió aquí hace cuatro meses, porque en mi antiguo edificio no había ascensor, pero aquí no hay una rampa para mi silla de ruedas. He pedido muchas veces una rampa, no sólo por mí, también para los ancianos que que necesitan accesos seguros”, expresa Jones.


HPD administra 146 edificios en la ciudad -unos 4,000 departamentos-, incluyendo el de Hockaday y Jones, bajo el programa Tenant Interm Lease (TIL). Según los lineamientos de la agencia federal, los inquilinos de edificios de propiedad municipal pueden crear cooperativas para comprar sus departamentos por 250 dólares con la condición de hacer reparaciones mínimas. Bajo TIL, HPD se compromete a hacer las reparaciones de mayor costo, como la de la caldera.

Los inquilinos están obligados a reportar mensualmente el ingreso de rentas, entre 300 y 700 dólares, dependiendo del ingreso de las familias.

“HPD no ha cumplido con las reparaciones mayores en este edificio en particular, por eso muchos departamentos están vacíos. Eso disminuye el ingreso de la cooperativa y por lo tanto, también su capacidad para hacer reparaciones menores”, explica Elsia Vázquez, fundadora de P.A.'L.A.N.T.E. Harlem.

Dice que HPD entregó a los inquilinos bolsas de dormir para protegerse del frío debido a la falta de calefacción.

“No es una solución, es una burla. Lo que estamos pidiendo es que HPD realice de inmediato las reparaciones de emergencia. Le estamos dando como plazo hasta diciembre, de lo contrario, llevaremos el caso a la corte federal por la violación de los derechos civiles de los inquilinos”, advierte Vázquez.

El encargado del edificio, Kautey Benbella, intentaba consolar este martes a la inquilina Stephane Tribble, quien lloraba de impotencia y enojo.


“Ella vive en el peor piso (el séptimo piso) del edificio, muy cerca de un departamento destruido y lleno de moho. Está muy deprimida y desesperada, porque las plagas lo han invadido todo”, cuenta Benbella.

El departamento al que se refiere Benbella tiene agujeros en las paredes y escombros en el piso.

HPD responde

La portavoz de la agencia, J uliet Pierre-Antoine, dijo que “HPD toma la seguridad y salud de los inquilinos muy en serio y está trabajando activamente para resolver los problemas en este edificio”.

En un correo electrónico, Pierre-Antoine explicó que la caldera está siendo reparada y es probable que estará funcionando este fin de semana. Después de la reparación de la caldera, la agencia cambiará el tipo de combustible de modo que el edificio tendrá calefacción y agua caliente constantemente.

La vocera enfatizó que HPD se coordinó con la cooperativa “para proporcionar soluciones temporales de calor a los inquilinos mientras se trabaja con diligencia para la mejora el sistema de calefacción”.

Vea también:


Más contenido de tu interés