null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

"Es injusto, porque todos somos humanos", el drama de los indocumentados que necesitan un trasplante de órganos

Según la ley actual, cualquier persona, sin importar su condición migratoria, puede donar órganos. Sin embargo, aquellos que no tienen papeles, no tienen esa oportunidad. A José Antonio Barrera se le escapa la vida entre diálisis sin la esperanza de poder mejorar su condición médica.
4 Jun 2019 – 10:34 PM EDT

José Antonio Barrera es un padre mexicano de cuatro hijos, que padece de insuficiencia renal hace más de cinco años. Siente que la vida se le escapa y la legislación no le permite recibir un trasplante de riñón.

"No es fácil, pero no me queda de otra que seguir adelante", dice.

Residente de Brooklyn, José Antonio es un indocumentado que debe ir tres veces por semanas a un hospital a someterse a diálisis, y que, debido a su condición migratoria, no puede recibir un trasplante de órgano.

Según la ley actual, cualquier persona, sin importar su condición migratoria, puede donar órganos. Sin embargo, aquellos que no tienen papeles, no tienen esa oportunidad.

"No soy el único -explica-, hay mucha gente que está en diálisis que no tienen la oportunidad de un trasplante". Mientras, su esposa, Abigail Martínez, piensa que "es injusto, porque todos somos humanos, pero si necesitamos un trasplante no nos lo pueden dar porque somos inmigrantes".

Ante su situación, José Antonio ha acudido al asambleísta de su área, Felix Ortiz, quien impulsa un proyecto de ley en Albany que cubra en estos casos a los indocumentados.

Ortiz, quien ha apoyado propuestas para que no se discrimine a los receptores de órganos, que suman más de nueve mil en el estado de Nueva York, comunicó a Noticias Univision 41: "El proyecto de ley es bien sencillo, es autorizar al Departamento de Servicios Sociales y al Departamento de Salud del estado que añada una enmienda a la ley de salud para que todos aquellos indocumentados que carecen de tratamiento médico, sean cubiertos".

El proceso de realizarse las diálisis varias veces semanales significa para José Antonio un sacrificio. Unas veces debe sacar fuerzas para volver al trabajo; otras se tiene que recuperar de los efectos secundarios, como calambres en los pies, o debilidad física.

Ve también

La mujer que recibió un trasplante de rostro, la historia de portada de National Geographic

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés